Untitled Document
left   right
 
orange Sobre la OEA   orange Estados Miembros   orange Noticias   orange Estructura   orange Preguntas Frecuentes
 
  SSM | English  | Contáctenos      
OEA Alertamerica.org Menu
EstadísticasdownArrow Acción PúblicadownArrow Crimen y ViolenciadownArrow DrogasdownArrow Eventos Noticias Biblioteca Digital downArrow  
OEA-Departamento de Seguridad Publica
clock face hour hand minute hand second hand
En las Américas se estiman
Homicidios
desde el 1 de Enero de 2015
 
 
Observatorio
 
Proceso Ministerial
Biblioteca Digital
Datos por Países
Victimización
Enlaces
Eventos
Marco Legal
Noticias
Políticas Públicas
Lecciones Aprendidas

Newsletter
 
Biblioteca Digital
Datos Estadísticos
Indicadores
 

Comisión de Seguridad Hemisferica del Consejo Permanente

 

Proyecto apoyado por

AECID
Government of Canada
por medio de "Anti-Crime Capacity Building Program" (ACCBP)
 
 
 
 

 

 

 

 


OEA-Departamento de Seguridad Publica
 

SSM > Alertamerica.org > Noticias

Noticias

La violencia contra las mujeres
no es un tema privado

CarmenMoreno
Carmen Moreno,
Secretaria Ejecutiva de la CIM.

“La falta de consideración de las necesidades de seguridad de las mujeres (…) significa que la política de seguridad de la mayoría de los países de la región ignora a más del 50 por ciento de la población de estos países” .

Durante el Seminario internacional sobre el acceso a la justicia para las mujeres víctimas de la violencia, organizado por la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) el 27 de septiembre, en la sede la OEA, Carmen Moreno, Secretaria Ejecutiva de la CIM, concedió una entrevista a Alertamerica.org en la cual abordó la violencia contra la mujer como un tema  frecuentemente olvidado por las políticas públicas.

¿La violencia contra las mujeres en la región es menor o mayor que desde hace diez años?

La respuesta simple es que no sabemos. La paradoja fundamental de la violencia contra las mujeres es que sabemos que es altamente prevalente en toda la región, pero existe todavía una carencia importante de conocimiento específico sobre la incidencia, las causas, los costos y las consecuencias de la violencia contra las mujeres.

Esta laguna en nuestro conocimiento es debido a dos factores principales: En primer lugar, la violencia contra las mujeres es sumamente sub-reportada. La falta de seriedad de las instituciones policiales y de justicia, el temor de las propias mujeres y la estigmatización social que acompaña la violencia, particularmente  la violencia sexual, son barreras importantes a una medición adecuada del problema. Asimismo, los datos estadísticos sobre la violencia contra las mujeres en la región son extremadamente pobres. Esto es en parte porque el crimen es sub-reportado, pero se debe también a la debilidad de sistemas de registro de casos y de recopilación de datos.

Pero podemos hacer varias afirmaciones: Un volumen creciente de estudios de caso apoya la aseveración general que 1 de cada 3 mujeres ha sido, en algún momento de su vida, víctima de violencia física o sexual. En los últimos años han incrementado dramáticamente los feminicidios – es decir la muerte de mujeres – en varios países de la región. Finalmente, la violencia contra las mujeres aumenta en momentos de crisis – sea desastre natural, crisis de seguridad o crisis económica/financiera que resulta en altos niveles de desempleo masculino. Así que hoy día, podemos afirmar que la severidad de la violencia es mucho peor que desde hace diez años, aunque tenemos poca idea todavía de su incidencia real.


¿Cómo compara la situación de America Latina y el Caribe con las demás regiones del mundo respecto a la  violencia contra las mujeres?

Hoy día, podemos afirmar que
la severidad
de la violencia
es mucho peor que desde hace diez años, aunque tenemos poca idea todavía de su incidencia real.

La respuesta a esta pregunta tiene mucho que ver con nuestra forma de definir y de conceptualizar la violencia. La región esta viviendo una pandemia de violencia en este momento – con mayores y mas amplios impactos que cualquier enfermedad biológica. Pero nuestra comprensión de la situación de seguridad de la región no incluye – ni a nivel conceptual, ni a nivel del trabajo del sector de seguridad – a la violencia contra las mujeres como una cuestión de inseguridad para las mujeres. Esto ha tenido un impacto significativo en nuestra capacidad de abordar el problema.

Podemos comparar ciertas formas de violencia de manera aislada – la violencia sexual, por ejemplo ha recibido mucha atención en la región de África, particularmente su utilización como arma de guerra y su prevalencia en países como la Republica Democrática del Congo.  Pero no podemos afirmar que la violencia sexual en esta región es menor, porque simplemente no sabemos. Los llamados “crímenes de honor” en el medio oriente también reciben mucha atención – y el resultado ha sido un percepción de que no existen en otras partes del mundo.  Esto no es cierto – lo que se denomina como crimen de honor en el medio oriente en esta región se llama crimen pasional – siendo las dos afirmaciones de una masculinidad violenta que busca controlar el comportamiento y la sexualidad de las mujeres.

La incidencia de la violencia contra las mujeres en nuestra región no es menor.  Como se caracteriza el problema, la atención publica y política que recibe y como se aborda a nivel del sector de seguridad, y la efectividad de estos esfuerzos – esto si varía mucho y me atrevo a decir que es más fuerte en America Latina y el Caribe.

¿Cuales son los avances legislativos en la región en materia de la violencia contra las mujeres?

Poco a poco, los países de América Latina y el Caribe han adaptado su legislación nacional al marco jurídico internacional e interamericano sobre los derechos de las mujeres. De hecho, según la OECD, en el mundo en vías de desarrollo, América Latina y el Caribe es la región que ha alcanzado más progreso en el reconocimiento formal de los derechos de las mujeres. Esto incluye la adopción de compromisos a nivel internacional – destacamos particularmente a la Convención para la Eliminación de todas Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) y también a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará); la garantía constitucional de igualdad entre hombres y mujeres; y la formulación de leyes y políticas públicas para prevenir y abordar la violencia contra las mujeres

De igual manera, América Latina y el Caribe es la región en vías de desarrollo que más ha avanzado en cerrar la brecha entre mujeres y hombres. Sin embargo, este compromiso y estos avances todavía no se han traducido en una protección adecuada de la integridad física y de la seguridad de las mujeres. La violencia física y psicológica sigue siendo un tema de particular preocupación en toda la región – y la OECD destaca en particular a Brasil, Guatemala, Haití y Jamaica.

¿Entonces cuál es la respuesta?

Nuestra comprensión de la situación de seguridad de la región no incluye – ni a nivel conceptual, ni a nivel del trabajo del sector de seguridad – a la violencia contra las mujeres como una cuestión de inseguridad para las mujeres.

El mayor obstáculo que enfrenta nuestra respuesta a la violencia contra las mujeres es la impunidad.  En grandes sectores de la sociedad, sigue existiendo la percepción que la violencia contra las mujeres en particular (independientemente de la violencia social o interpersonal) es una cuestión privada, a resolverse entre parejas. Tenemos que fomentar un cambio radical en nuestra definición de la seguridad. Los enfoques tradicionales de la seguridad limitan nuestra comprensión de la violencia como fenómeno social y nuestra capacidad de abordarla de manera integral y efectiva a través de la legislación o la política pública. 

Tanto los debates públicos sobre la inseguridad como las acciones y políticas públicas que intentan dar respuesta a la criminalidad y la violencia se basan en indicadores que reducen la violencia a tipologías delictivas que por lo general excluyen la violencia que se ejerce hacia las mujeres.  El cambio global en la naturaleza del conflicto exige un cambio en el enfoque y en la política de seguridad de los países de la región. Hay que reconocer las amenazas a la seguridad inherentes en la pobreza, la desigualdad de género, el VIH, el racismo, la violencia doméstica, el conflicto étnico y el desplazamiento de poblaciones, entre otros factores. Implícita o explícitamente, el énfasis en los espacios públicos como sitios de inseguridad asume que el hogar es un sitio seguro o un refugio de la violencia que sucede en las calles. Pero para las mujeres, la realidad puede ser la opuesta, ya que en gran parte, ellas experimentan la violencia dentro de sus hogares, a manos de sus parejas íntimas o de otros familiares.

La falta de consideración de las necesidades de seguridad de las mujeres, por un lado, y su ausencia de los espacios de toma de decisiones y de acción en lo que se refiere a la seguridad, por otro lado, significa que la política de seguridad de la mayoría de los países de la región ignora a más del 50 por ciento de la población de estos países. Sin embargo la misma debilidad institucional que permite la existencia y el crecimiento del crimen organizado y la violencia que implica, obstaculiza también la formulación de una respuesta adecuada a estas nuevas amenazas.

Datos rápidos
  • Ratificada por 32 países de la región, la Convención de Belém do Pará plantea a la violencia contra las mujeres como un fenómeno basado en la desigualdad de género, de gran prevalencia y con consecuencias y costos de gran alcance tanto individual y familiar como social y comunitario.
  • Algunos autores han estimado que una de cada 3 mujeres ha sido golpeada, violada o maltratada de alguna forma durante su vida.
  • Para las mujeres entre 15 y 44 años, la violencia es una causa principal de muerte e invalidez.
  • Según UNIFEM, diferentes estudios mundiales establecen que “la mitad de las mujeres que mueren por homicidio son asesinadas por sus parejas o maridos actuales o pasados.”
  • Para el caso de América Latina, la cantidad de mujeres que ha sido alguna vez violentada físicamente por su pareja va del 19% en Paraguay (2004) al 42% en Perú (2000).
  • En Centroamérica, Honduras (2001) presenta un 10% y República Dominicana (2002) un 22%.
  • La violencia sexual dentro del matrimonio es también común en la región, con estimaciones que van del 4% de las mujeres en Ecuador al 47% en Cusco (Perú).
  • En Bahamas, los homicidios de mujeres (femicidio) relacionados con la violencia doméstica representaron el 42% del total de los asesinatos en el año 2000, el 44% en 2001 y el 53% en 2002.
  • Trinidad y Tobago registra que un 30% de las mujeres de la muestra había sufrido violencia doméstica. Además, cifras policiales de 1991 muestran que una mujer es violada cada 1.75 días.
  • En Guyana una de cada cuatro mujeres en uniones de pareja ha sufrido violencia física.
  • En Suriname la violencia en las relaciones conyugales alcanza al 69% de las mujeres.
  • Los resultados de un estudio cualitativo realizado en Dominica mostraron que el 32% de los entrevistados había sido víctima de violencia por su cónyuge o pareja.
  • En un estudio sobre Barbados el 30% de las mujeres entrevistadas había sufrido abuso sexual en la niñez.

 

 
 
Videos

Informe sobre seguridad ciudadana en las Américas
Video de La Prensa Gráfica de El Salvador (tomado de YouTube.com)
Duracción: 1:30 min.
Idioma original: Español.


» Más Videos

Impactos de prensa
>> Secretario General de OEA condena ley antiinmigrantes de Alabama (Andina)
>> Policías de 30 países firman declaración sobre descriminalización de drogas (Viva Rio)
>> 2 Powerful Cartels Dominate in Mexico Drug War (The New York Times)
>> Anti-corruption law to enhance fight against crime (Barbados Advocate)
>> Guyana signs firearms marking agreement with OAS (Stabroek News)
>> Expresidente CICAD: América Latina avanza en lucha contra lavado (Venezolana de Noticias)
>> Analizan Plan Estrategico Regional Sobre Lavado de Dinero (ANSA)
>> Recomiendan a la OEA orientar lucha contra las drogas en reducción de la demanda (Andina)
>> Expertos de OEA debaten redución de demanda de drogas en América (EFE)
>> OEA: la criminalidad no afecta a los principales sitios turísticos (EFE)
Noticias
Otras noticias en Alertamerica.org

Publicaciones seleccionadas
Alertamerica.org: Informe sobre segurdidad ciudadana en las Américas 2011

PDF,  10 MB
Documentos Claves de la OEA sobre Seguridad.
Volumen II


PDF,  1.5 MB
La Seguridad Pública en las Américas:
Retos y Oportunidades


PDF
La Cárcel: Problemas y Desafíos para las
Américas

PDF, 7.4 MB
© Copyright 2011 OEA © Copyright 2011 Alertamerica.org Todos los Derechos Reservados.
1889 F Street NW, Washington D.C. 20006, USA
Tel. (202) 458 3163 email: ssm@oas.orgTérminos de Uso y Privacidad