CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH registra buenas prácticas recientes de protección a los derechos humanos de las personas LBGTI en 5 países de la región

25 de julio de 2018

   Enlaces relacionados

 

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9000
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) saluda los avances en materia de derechos humanos de las personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) que se han registrado durante los últimos meses en la región, particularmente en Ecuador, Chile, Argentina, Canadá y Costa Rica. Por otra parte, la CIDH expresa su preocupación ante la persistencia de amenazas a los derechos humanos de personas LGBTI que ya habían sido reconocidos en la región.

En materia de derecho a la familia, la Comisión tuvo información sobre la Corte Constitucional de Ecuador de ordenar que una niña hija de una pareja de madres inglesas nacida en ese país fuera registrada como ciudadana ecuatoriana y que el registro deba indicar el nombre de sus dos madres. La Corte Constitucional declaró que la Dirección General del Registro Civil, Identificación y Cedulación violó los derechos de la niña, al decir en primera instancia que la constitución protege “a la identidad y nacionalidad, así como el derecho a la igualdad, no discriminación, y a la protección de la familia en sus diversos tipos, conformada, en este caso, por ella y sus dos madres". La CIDH estima que esta decisión es una medida importante en el reconocimiento de las diversas formas de familia existentes en el continente. La CIDH recuerda que el concepto de familia no puede limitarse por  estereotipos basados en orientaciones sexuales heteronormativas, sino que debe ser comprendido en su más amplio espectro, reconociendo los vínculos afectivos diversos y protegiendo los derechos de las niñas, niños y adolescentes pertenecientes a estas familias.

La CIDH también tomó conocimiento sobre el ejercicio del derecho a la identidad de género mediante la decisión de la Corte Suprema de Chile, que reconoció el cambio de nombre y de sexo en el registro civil de una mujer trans sin el requerimiento de intervención quirúrgica. La decisión es acorde a las obligaciones internacionales del Estado chileno, así como los estándares interamericanos en la materia. La CIDH recuerda que la identidad de género no se determina necesariamente por las transformaciones corporales, las intervenciones quirúrgicas o los tratamientos médicos. Por lo tanto, insta a los Estados de la región a reconocer la identidad de género mediante procesos administrativos que se fundamenten en el consentimiento libre e informado de la persona y que no exijan requisitos estigmatizantes y/o patologizantes.

En el marco del derecho a la identidad de género, la Comisión Interamericana saluda la decisión de la justicia de Argentina de condenar al acusado por la muerte da la activista social trans Diana Sacayán, por la comisión del delito de transfemicidio agravado por odio a la identidad de género de la víctima. La CIDH subraya que esta es la primera vez en la región que se reconoce en una decisión judicial la figura jurídica del transfemicidio. En su Informe sobre la Violencia contra Personas LGBTI en América (2015), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha llamado la atención de que la violencia en contra de las personas LGBTI ocurre de manera generalizada en el continente, y que las personas trans son más vulnerables a ser sometidas a diversas formas de violencia en razón de su identidad de género, real o percibida. La CIDH urge a los Estados Miembro de la OEA a adoptar todas las medidas necesarias para aplicar los estándares de debida diligencia en la prevención, investigación y sanción de la violencia basadas en la orientación sexual, identidad y expresión de género y diversidad corporal.

Finalmente, en materia de memoria, verdad y justicia, la CIDH aprecia la labor de reparación promovida tanto por Canadá como por Costa Rica. Tras reconocer y disculparse por las persecuciones y violaciones de derechos derivadas de la política de purga de las personas LGBTI, el Estado canadiense ha reservado 85 millones de dólares americanos para la reparación de las víctimas. En el mismo sentido, el Estado de Costa Rica, ha lanzado una nota disculpándose por la promoción y ejecución de persecuciones y detenciones arbitrarias en el pasado hacia las personas LGBTI, tras reconocer que hasta 1969 las relaciones de personas del mismo sexo eran un delito penal en el país. En este sentido, la CIDH urge a los Estados de la región a que adopten medidas para erradicar cualquier ley o política pública que criminalice y/o penalice a las personas LGBTI por su orientación sexual, identidad de género - real o percibida – y diversidad corporal. Asimismo, la CIDH insta a los Estados a garantizar que las personas LGBTI, víctimas de violaciones de derechos humanos, así como sus familiares, tengan acceso efectivo a una reparación integral.

“Pese a los avances destacados, la Comisión Interamericana también toma nota de la preocupación expresada por diversas organizaciones de la sociedad civil de la región en torno a las amenazas de regresión en lo relativo al reconocimiento de los derechos humanos de las personas LGBTI”, afirmó Flavia Piovesan, Relatora de la CIDH sobre los Derechos de las Personas LGBTI.

Por su parte, el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, agregó: “Seguimos tomando conocimiento del avance de propuestas de leyes, decisiones judiciales y políticas públicas que, por medio de campañas de desinformación, buscan acentuar la estigmatización de las personas LGBTI y que acaban por incentivar y acentuar la violencia y los discursos de odio en contra de estas personas. Los ejemplos de avances progresivos deben servir para inspirar a otros países en el mismo sentido”.

La Comisión Interamericana urge a los Estados a promover leyes y políticas públicas que garanticen los derechos humanos de las personas LGBTI, avanzando en la construcción de sociedades más igualitarias y libres de todo tipo de violencia, discriminación y prejuicio.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 160/18