CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH condena el aumento de asesinatos contra defensoras y defensores de derechos humanos en Colombia

2 de noviembre de 2016

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9001
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamenta el aumento de asesinatos de defensoras y defensores derechos humanos en 2016 en los últimos meses y nota con preocupación la mayor vulnerabilidad a esta violencia de líderes campesinos, indígenas y afrocolombianos.

La CIDH nota que si bien las denuncias de amenazas, atentados, detenciones arbitrarias y hostigamientos contra defensoras y defensores de derechos humanos han disminuido significativamente respecto del 2015, los asesinatos han aumentado en los últimos meses. Al respecto, resulta de especial preocupación para esta Comisión que, de acuerdo a organizaciones de la sociedad civil, durante los últimos meses los asesinatos de personas defensoras hayan incrementado. En particular, según la organización “Somos Defensores”, 19 defensores y defensoras de derechos humanos y líderes comunitarios fueron asesinados entre julio y septiembre de 2016 (3 más que el trimestre anterior y que el mismo periodo en el 2015), lo que asciende a un total de 54 en lo que va del año. En la mayoría de estos casos, los autores serían grupos armados ilegales.

Asimismo, la Comisión Interamericana expresa su preocupación por la especial vulnerabilidad de defensoras y defensores campesinos, indígenas y afrocolombianos frente a los asesinatos, que se concentran en los departamentos de Cauca, Valle del Cauca, Antioquia y Nariño. El último caso del que la CIDH ha tenido conocimiento, señala el asesinato del defensor campesino Yimer Chávez Rivera el 16 de octubre en el departamento de Cauca. El señor Rivera era integrante de la Organización para el Desarrollo Urbano y Campesino (ORDEURCA) así como líder de la Guardia Campesina y Popular en la vereda de Frontino en la municipalidad de La Sierra.

El 25 de febrero de 2016, mediante comunicado de prensa, la Comisión condenó el asesinato de cinco defensores de derechos humanos en Colombia, así como el contexto generalizado de represalias, hostigamiento y amenazas contra defensoras y defensores de derechos humanos en el país. A la luz de la continuidad y aumento de los asesinatos, la Comisión expresa su alarma sobre estos actos de violencia. “La Comisión Interamericana se suma a la preocupación manifestada recientemente por diversos organismos internacionales y regionales de derechos humanos sobre la grave situación de violencia contra personas defensoras  de derechos humanos en Colombia”, dijo el Relator sobre los Derechos de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, Comisionado José de Jesús Orozco.

La Comisión Interamericana reitera que es obligación del Estado investigar de oficio hechos de esta naturaleza y sancionar a los responsables materiales e intelectuales. La CIDH toma nota de las investigaciones en curso y llama al Estado de Colombia a continuar con las mismas. Esto debe incluir el desarrollo de líneas de investigación bajo la hipótesis de que estos asesinatos pudieran haber sido cometidos en conexión con la labor de defensa de los derechos humanos. Dicha investigación además debe ser emprendida con debida diligencia, de manera exhaustiva, seria e imparcial. Asimismo, la CIDH urge al Estado a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de las defensoras y defensores de derechos humanos.

Como ha señalado la Comisión anteriormente, los actos de violencia y otros ataques contra defensoras y defensores de derechos humanos no sólo afectan las garantías propias de todo ser humano, sino que atentan contra el papel fundamental que juegan en la sociedad. Asimismo, esta Comisión ha señalado el deber de los Estados de garantizar la seguridad de los grupos de defensores y defensoras en especial situación de riesgo mediante la adopción de medidas específicas de protección en razón de sus actividades y riesgos habituales. La CIDH reitera que el Estado tiene la obligación de investigar estos asesinatos de manera seria, pronta y eficiente.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 160/16