CIDH

Comunicado de Prensa

Canadá debe abordar las causas fundamentales de la violencia extrema y discriminación contra las mujeres indígenas – Expertos

1 de febrero de 2016

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9001
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Ottawa / Ginebra / Washington, D.C. - Seis expertos*de las Naciones Unidas y el sistema interamericano de derechos humanos urgieron hoy al Gobierno de Canadá que aborde en forma plena las causas fundamentales de la extrema violencia y la discriminación contra las mujeres y niñas indígenas en el país.
       
Los expertos en derechos humanos hicieron este llamado en una reunión clave en Ottawa con los tres ministros canadienses encargados de diseñar el servicio nacional de información oficial sobre el asesinato o desaparición de aproximadamente 1.200 mujeres y niñas indígenas en las últimas tres décadas en Canadá.

"La investigación debe ser participativa, enfrentando las causas profundas de la extrema violencia y la discriminación contra las mujeres y niñas indígenas en Canadá," dijeron los expertos a los ministros de Justicia, Asuntos Indígenas y del Norte, y la Condición de la Mujer. "Además, hay que basarse en un sólido conocimiento  que las violaciones de los derechos humanos que sufren las mujeres indígenas requieren respuestas adecuadas, eficaces y transparentes".

Los expertos también hicieron hincapié que para alcanzar un resultado sostenible, debe haber un fuerte compromiso con el cumplimiento de las obligaciones bajo el derecho internacional de derechos humanos, tanto durante como después de la investigación. "Es imperativo que la investigación esté sólidamente fundada en las normas internacionales de derechos humanos en los que Canadá está obligado, así como de su propio marco jurídico interno", dijeron.

Canadá ha enfrentado críticas por parte de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quienes  condujeron sus propias investigaciones, por su falta de acción para enfrentar a las desapariciones y homicidios de mujeres y niñas indígenas, y el abandono de sus derechos humanos. Tanto la ONU y la CIDH, así como las comunidades y grupos de defensa de los indígenas, habían solicitado desde hace tiempo una investigación. En diciembre de 2015, el gobierno canadiense anunció una investigación nacional, lo que sugiere un nuevo reconocimiento de la crisis.

La Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli Corpuz, agradeció el reconocimiento del Gobierno canadiense sobre "las violaciones de derechos humanos complejas, multidimensionales e interdependientes que las mujeres y niñas indígenas enfrentan, y que habitualmente las excluye de disfrutar de los derechos que de otro modo son garantizados a los ciudadanos”.

"Los desafíos que incluyen brechas y debilidades en el monitoreo e implementación de los derechos humanos de los pueblos indígenas contribuyen a una cultura de impunidad y transforman en invisible a las violaciones de los derechos para los responsables de políticas nacionales e internacionales y legisladores", expresó.

"Es mi esperanza de que el servicio nacional de investigación arroje a la luz la magnitud, la naturaleza y el contexto de la violencia que sufren las mujeres y niñas indígenas, y que sus recomendaciones aceleren el progreso y la acción para proteger y prevenir la violencia que han sufrido en todas sus formas," dijo la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra la mujer, Dubravka Šimonović. "El ciclo inaceptable de la violencia e impunidad debe ser interrumpido y una reparación adecuada tiene que ser proporcionada."

El Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, James Cavallaro, señaló que las causas fundamentales de esta situación están relacionadas con una historia de colonización, discriminación y desigualdad, y su impacto continuo en la actualidad. "Como consecuencia de ello, mujeres y niñas indígenas constituyen uno de los grupos más desfavorecidos en Canadá. La pobreza, la vivienda inadecuada, el descenso económico y social, entre otros factores, contribuyen a su creciente vulnerabilidad a la violencia ", señaló.

"Para que la investigación tenga éxito, será necesario una examinación específica de privaciones graves de derechos socioeconómicos como una causa fundamental de las experiencias de las mujeres indígenas de las formas más extremas de violencia", ha indicado la Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a la vivienda, Leilani Farha. "También requeriría que Canadá reconozca que los derechos socioeconómicos imponen en todos los niveles de su gobierno normas y obligaciones muy particulares."

Dos miembros del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), que llevan a cabo su propia investigación, el año pasado, señalaron que: "El fracaso de Canadá para proteger mujeres indígenas y proporcionarles recursos efectivos bajo la ley era una grave violación de la Convención”.

"El Gobierno tiene ahora la oportunidad de implementar todas las recomendaciones del informe de la Comisión y debidamente proteger y asegurar que las mujeres indígenas sean consideradas con el mismo nivel de respeto y condición que los demás miembros de la sociedad", dijeron expertas de la CEDAW, Barbara Bailey y Ruth Halperin-Kaddari .

Los expertos internacionales en derechos humanos expresaron que la reunión con el Gobierno canadiense podría "conducir a un nuevo enfoque hacia las mujeres indígenas en Canadá, y la investigación podría presentarse como un procedimiento modelo de los derechos humanos a nivel internacional."

Previamente de la reunión de ministros de Canadá, los expertos participaron de un simposio de dos días (30-31 de enero) con mujeres líderes indígenas y sus aliados en homicidios y desapariciones de mujeres y niñas indígenas para discutir el posible marco y la estructura de la investigación en la Universidad de Ottawa.

 

(*) Las y los expertas/os: Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas; Dubravka Šimonović, Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra la Mujer, sus causas y consecuencias; Leilani Farha, Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda adecuada; James Cavallaro, Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; Barbara Bailey, vicepresidente del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y uno de los miembros designados por el Comité de la CEDAW quienes realizaron Canadá Investigación; y Ruth Halperin-Kaddari, miembro del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y al Presidente del Grupo de Trabajo de la Comisión de Consultas.

No. 008/16