CIDH

Comunicado de Prensa

En el Día Internacional de la Memoria Trans, CIDH urge a los Estados a aumentar la expectativa de vida de las personas trans en América

20 de noviembre de 2015

   Enlaces relacionados
   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Directora de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9001
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C.- En el Día Internacional de la Memoria Trans, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se une a la comunidad internacional en honor a la memoria de las personas trans que han perdido sus vidas e insta a los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a mejorar los sistemas de recolección de datos, aumentar la expectativa de vida de las personas trans a través de medidas que reduzcan su vulnerabilidad a la violencia y a la muerte y a investigar, juzgar, sancionar y reparar a las víctimas de los asesinatos cometidos contra personas trans.

A través del Registro de Violencia, la Comisión observó que el 80 por ciento de los asesinatos de mujeres trans que aparecen en el Registro tenían 35 años de edad o menos. Esto coincide con la información de organizaciones de la sociedad civil de que el promedio de expectativa de vida de las mujeres trans en América Latina es de 35 años, lo cual refleja que muchas mueren asesinadas. A través de diversas herramientas de monitoreo, incluyendo audiencias públicas sobre el tema, la CIDH también ha recibido información sobre los tipos de violencia que afecta a los hombres trans, la cual ocurre sobre todo en la esfera privada y está relacionada con la violencia familiar, y en los sectores de salud y educación.

Asimismo, la mayoría de los Estados Miembros de la OEA no cuentan con sistemas de recolección de datos que tengan en cuenta la identidad de género de las víctimas y varios de los Estados que cuentan con estas herramientas confunden la identidad de género con la orientación sexual.

En el contexto de la obligación estatal de prevención de violaciones a derechos humanos, los procedimientos de recolección de estadísticas son necesarios para medir de manera uniforme y precisa la prevalencia, tendencias y otros aspectos de la violencia en un determinado estado o región. El análisis detallado de estas estadísticas proporciona a las autoridades la información y comprensión necesarias para diseñar políticas públicas para prevenir más actos de violencia. Más aún, la CIDH subraya que las estadísticas deben estar lo más desagregadas que sea posible, de forma tal que reflejen las tendencias de la violencia. La información desagregada se convierte en un factor clave cuando la violencia contra personas trans como el resultado de la intersección con otros motivos de discriminación, tales como la raza, etnicidad, discapacidad, edad y nacionalidad. Otros factores incluyen la situación socioeconómica, trabajo que desempeñaba, situación de privación de libertad, y situación de defensor o defensora de derechos humanos, entre otros.

Adicionalmente, la CIDH encuentra un estrecho vínculo entre exclusión, discriminación y la corta expectativa de vida de las personas trans. De acuerdo con la información recibida por la CIDH, la violencia y la discriminación contra niños, niñas y jóvenes trans inicia a temprana edad, ya que generalmente son expulsadas de sus hogares, colegios, familias y comunidades, como consecuencia de expresar sus identidades de género diversas. Como resultado, las personas trans enfrentan pobreza, exclusión social y altas tasas de inaccesibilidad a la vivienda, presionándolas a trabajar en economías informales altamente criminalizadas, como el trabajo sexual o el sexo por supervivencia. Como consecuencia, las mujeres trans son perfiladas por la policía como peligrosas, haciéndolas más vulnerables al abuso policial, a la criminalización y a ser encarceladas.

De la misma forma, la exclusión dificulta el acceso al sistema de salud y a transformaciones corporales de calidad y medicamente supervisadas -necesarias para algunas personas trans en el proceso de construcción de sus identidades-, generando complicaciones de salud e incluso la muerte. Es así que el ciclo de pobreza y exclusión en el cuál están inmersas las mujeres trans las hace más vulnerables a la muerte y a la violencia de parte de agentes estatales y no estatales.

La Comisión insta a los Estados de la OEA a recopilar datos desagregados en relación con los asesinatos de las personas trans y otras muertes tempranas de personas trans y a tomar medidas para reducir la vulnerabilidad generalizada de las personas trans a la violencia a través de medidas positivas que reduzcan la pobreza y las incluyan en el sistema educativo y en el mercado laboral formal. Asimismo, los Estados deben revisar los marcos legislativos que criminalizan y estigmatizan a las y los trabajadoras sexuales. Finalmente, los Estados deben investigar con la debida diligencia los asesinatos y otros actos de violencia contra personas trans, incluyendo la apertura de líneas de investigación que tomen en cuenta si  los asesinatos fueron cometidos por la identidad o expresión de género de la víctima; sancionar a las personas que resulten responsables y reparar a las víctimas.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan a sus países de origen o residencia.

No. 137/15