Discursos y otros documentos del Secretario General

DURANTE LA INAUGURACIN: CURSO PARA CANDIDATAS ELECTORALES EN COSTA RICA: LIGA FEMINISTA COSTARRICENSE

22 de noviembre de 2021 - Washington, DC

Quiero enviar un caluroso saludo a las más de cien candidatas que hoy inician su participación en el Curso para Candidatas Electorales de la OEA y darles la bienvenida a este espacio.

Nos congratula ser parte de este gran evento de la Comisión Interamericana de Mujeres e inaugurar la treceava edición del Curso para Candidatas Electorales y segunda edición en Costa Rica, que organizamos junto al Tribunal Supremo Electoral.

Nos recordaba doña Elisabeth Odio en su intervención el viernes 12 en la Asamblea General de la OEA, que el tiempo de las mujeres ha llegado y concuerdo completamente con esta afirmación.

Por eso desde la OEA estamos, de la mano de la CIM, impulsando la aspiración regional de la paridad en todas las esferas.

Celebramos la elección de nuevas mujeres juezas a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y próximamente realizaremos la presentación de la política de paridad al interior de la Organización.

Mucho ha sucedido en este 2021. Continuamos enfrentando la pandemia, tratando de reforzar los servicios de salud, ampliando el acceso a la vacunación y en proceso de recuperación de las economías que también integren financiamiento para combatir la desigualdad y la profundización de las brechas en nuestra región, muy golpeada por la pandemia.

La desigualdad de género es la mayor de las desigualdades. Las mujeres son las más pobres, las que sufren mayores índices de desempleo, las que se ocupan en los sectores laborales más precarios, las que menos seguridad social tienen, las que llevan la carga de los cuidados.

Y como bien señaló la CIM en el documento sobre Emergencia Global de los Cuidados, podríamos tener el riesgo de profundos retrocesos en los derechos alcanzados por las mujeres.

Los datos son dramáticos. Un retroceso de más de una década en la participación política de las mujeres. Una de cada cinco mujeres está desempleada, la participación laboral bajó 6 puntos porcentuales, pasando del 52 por ciento en 2019 al 46 por ciento, según datos de CEPAL. Estas condiciones perjudican a las mujeres, a las familias, a las economías de los países y nos hacen más débiles.

Desde la Secretaría General hemos intensificado los esfuerzos desde el multilateralismo para colocar la agenda de las mujeres en un lugar central en las políticas para enfrentar la pandemia y la recuperación posterior en nuestras sociedades.

En este contexto excepcional, la región ha continuado celebrando elecciones. Una de las lecciones más relevantes que nos ha dejado la coyuntura actual es comprobar el enorme compromiso de las y los ciudadanos con la permanencia de las elecciones.

Hemos desplegado hasta la fecha 18 Misiones de Observación Electoral desde el inicio de la pandemia.

Las Misiones, entre otros aspectos, observan la participación política de las mujeres y han recomendado medidas concretas para aumentar la participación de las mujeres en el ámbito político con leyes de paridad, promover el acceso de candidatas al financiamiento público y a los medios de comunicación y visibilizar la violencia contra las mujeres en contextos electorales, entre otros temas.

La democracia no se detiene en nuestro continente, pero avanza con problemas que deben resolverse con un mensaje claro: el fortalecimiento de nuestras democracias como agenda crucial hoy en las Américas, también pasa por una política con mayor liderazgo de las mujeres y por agendas públicas que se enfocan en sus necesidades. Es decir, la democracia debe responder a las mujeres.

Las mujeres no compiten ni ejercen el poder en igualdad de condiciones. La ex Presidenta Laura Chinchilla, aludiendo a la discriminación de las mujeres en el poder, señalaba en un artículo en el New York Times, que: “los gobiernos de las mujeres experimentaron un escrutinio desigual al de los hombres por parte de los medios de comunicación y de la opinión pública”.

Este año celebramos el vigésimo aniversario de la Carta Democrática Interamericana, una referencia jurídica y política fundamental para los países del hemisferio y un instrumento básico del derecho internacional en materia de protección y defensa de las instituciones democráticas.

Los avances en la región en materia de democracia y derechos de las mujeres nos llevan a interpretar el artículo 28 sobre la participación política de las mujeres a partir de la noción de paridad.

La paridad ya es un nuevo estándar que mide la estatura de nuestras democracias. Y está dando resultados: las Américas es la región el mundo con más mujeres legisladoras y esto es gracias a la paridad.

Manifestamos nuestro total apoyo al Tribunal Supremo de Elecciones que tiene un alto prestigio en Costa Rica. Nuestro apoyo a las mujeres que se presentan en estas elecciones y a la CIM como líder en esta agenda del liderazgo de las mujeres.

La OEA seguirá siendo el espacio de la promoción de la democracia y el desarrollo sostenible, el motor para el avance de los derechos humanos. Este curso es una contribución hacia esa dirección.


Muchas gracias