Discursos y otros documentos del Secretario General

INFORME PRESENTADO ANTE EL CONSEJO PERMANENTE SOBRE LA SITUACIN EN NICARAGUA

19 de enero de 2022 - Washington, DC

Muchas gracias Sr. Presidente.

Cumplo en dirigirme al Consejo Permanente en el marco de lo encomendado en la Resolución CP/RES. 1188 (2355/21) del 8 de diciembre de 2021 que dispuso en su párrafo operativo 4:

“Encomendar al Secretario General que solicite con urgencia una reunión con el Gobierno de Nicaragua a fin de transmitirle esta decisión y obtener su compromiso de aceptar una misión de buenos oficios de alto nivel para realizar lo dispuesto en el párrafo 2, incisos a), b) y c) de esta resolución, como primera medida para restablecer el cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana cuanto antes”.

Al respecto, agradezco al señor Presidente y a los integrantes del Consejo Permanente la gestión encomendada.

En cumplimiento de lo solicitado procedo a informar que, inmediatamente de adoptada la Resolución, procedimos a realizar gestiones correspondientes a través de comunicaciones dirigidas al propio Comandante, Presidente Daniel Ortega y de contactos institucionales al más alto nivel pertinente con la cancillería nicaragüense y sus dependencias.

Se llevaron adelante gestiones a través de canales políticos del más alto nivel también y a través de la Secretaría General.

Al respecto damos cuenta de las siguientes gestiones:
a) Contactos con la Misión de Nicaragua ante la OEA
b) Dos notas enviadas al Presidente Daniel Ortega, en los términos de las resoluciones aprobadas, a través de la Misión y de la propia Cancillería.
c) Contactos con Oficiales del Gobierno Nicaragüense a través de “back channels” para gestionar posibles visitas a Nicaragua. Al respecto se ha señalado que la misma no es posible en el presente contexto y se han manejado otras opciones.
d) Contactos a los efectos de establecer una agenda positiva que incluyera otros temas importantes de desarrollo democrático y de derechos.

Con estas expectativas recibidas no constituyen progresos específicos que abrieran ya procesos de trabajos.

Tampoco es pertinente decir que ha habido hasta ahora -hasta este Consejo Permanente- un rechazo formal o definitivo a los contactos y trabajos iniciados.

De las gestiones emprendidas no se ha recibido el beneplácito para el envío de una misión de buenos oficios de alto nivel tal como fue solicitado por el Consejo Permanente en su Resolución de diciembre pasado, es decir, no se ha recibido respuesta formal al respecto.

Tal como se ha realizado en el pasado, se continuarán extremando los esfuerzos que en su momento permitieron a esta Secretaría General facilitar mecanismos de diálogo con las autoridades de Nicaragua que llevaron a trabajar aspectos relevantes para el país, tales como la observación de las elecciones municipales de 2017, la definición conjunta de los contenidos de las reformas electorales e institucionales necesarias, la firma del acuerdo para el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Nicaragua así como para la creación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI); y la liberación de más de 300 presos políticos en el proceso negociador de 2019 junto con la Nunciatura Apostólica y la Cruz Roja. Los mecanismos interamericanos e internacionales de derechos humanos deben volver a ingresar al país.

Respecto a la situación institucional y de derechos humanos del país no ha habido en este tiempo avances de ningún tipo y la misma continúa revistiendo la gravedad que ha sido señalada por la Secretaría General y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así como otras organizaciones, en reiteradas ocasiones a este Consejo Permanente.

Lamentablemente, las versiones de liberación de presos políticos para Navidad, Año Nuevo o antes de la asunción presidencial de Daniel Ortega no se concretaron.

Tampoco ha habido acciones unilaterales que permitieran señalar avances de ningún tipo en cuanto a condiciones electorales, cooptación de poderes, situación de la justicia, situación de presos políticos, libertad de expresión y otros derechos y libertades fundamentales.

La OEA, como la comunidad de democracia de la región, tiene la responsabilidad de aplicar los principios y valores de democracia y derechos humanos, así como los mecanismos que hacen a los mismos vigentes.

Es competencia del Consejo Permanente evaluar los resultados de estas gestiones, sin perjuicio del carácter continuo de las mismas, en el marco de la Carta de la OEA, en el marco de las evaluaciones colectivas que se realizan basadas en la Carta Democrática Interamericana y las resoluciones aprobadas sobre Nicaragua.

Gracias señor Presidente y cumplo con la información que ha sido solicitada por la Resolución.