Discursos y otros documentos del Secretario General

DISCURSO DEL SECRETARIO GENERAL DE LA OEA, LUIS ALMAGRO, DURANTE LA SESIN PROTOCOLAR DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA PARA RECIBIR AL PRESIDENTE DE GUATEMALA, ALEJANDRO GIAMMATTEI

7 de diciembre de 2021 - Washington, DC

Señor Presidente Alejandro Giammattei, es un gran honor darle la bienvenida a esta Casa de las Américas, de la cual su país es miembro fundador y un activo integrante.

Hace pocas semanas tuvimos la oportunidad de llevar a cabo, de manera exitosa, nuestra Asamblea General bajo los auspicios de Guatemala.

A pesar de que no pudimos disfrutar de la hospitalidad que siempre nos brinda Guatemala, debido a los problemas de la virtualidad que resolvía las dificultades de trabajo que genera la pandemia del COVID-19, su Canciller, Pedro Brolo y su delegación nos hicieron sentir en todo momento la dimensión humana de los guatemaltecos.

Al inaugurar nuestra Asamblea General, usted dijo que la pandemia ha impactado a las poblaciones más vulnerables y demandó el libre acceso de las naciones de las Américas a las vacunas.

De esta manera continuó con el liderazgo en este tema, en el cual ha solicitado a los demás países de la región que se pueda establecer una estrategia que nos permita contar con más recursos para superar futuras crisis de salud. Coincidimos totalmente con esa solicitud.

El multilateralismo es un espacio que debe fortalecerse y promoverse. Desde esta perspectiva, un plan regional de acceso equitativo a las vacunas es una respuesta eficiente a la crisis para atender de manera concreta a los desafíos que estamos enfrentando.

También dijo que la inmunización de una masa crítica de la población mundial se enfrenta a otros desafíos y limitantes, que incluyen nuevas cepas peligrosas del virus, el acceso no equitativo a las vacunas y la competencia mundial por un suministro limitado de dosis. Estamos absolutamente de acuerdo.

Presidente, la desigual distribución de las vacunas, tanto a nivel mundial como regional, confirma la marcada asimetría que sigue vigente entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Al respecto, saludamos los esfuerzos de vacunación que se continúan llevando a cabo en la región, con importantes avances.

De todas maneras es absolutamente imprescindible redoblar esfuerzos para reducir el porcentaje de las personas no vacunadas y las diferencias entre países como prioridad indeclinable.

En ese sentido, hemos promovido desde de la OEA, con el liderazgo de la Organización Panamericana de la Salud, una amplia campaña para lograr que el suministro equitativo de vacunas pueda llegar de manera urgente a la mayoría de los países de la región.

Los impactos múltiples de la crisis sanitaria han desnudado realidades y vulnerabilidades existentes. Inequidades, violencia, exclusión y discriminación que viven nuestros pueblos y constituyen brechas que sabemos debemos resolver. No nos puede seguir distanciando en términos humanos nada, absolutamente nada. El acceso a derechos deber ser absolutamente equitativo. Cada derecho, sea económico, civil y político, debe ser en términos equitativos en nuestras sociedades y entre países.

Lo anterior tiene que conducirnos, como propósito fundamental, a alcanzar una América Renovada, tal y como fue propuesto por su país como tema central de nuestras deliberaciones hace algunas semanas. Considero que las resoluciones aprobadas durante la Asamblea General son un paso adicional muy importante en ese sentido.

Cumpliendo con los mandatos otorgados por los Estados miembros a través de la Carta Democrática Interamericana, cuyo vigésimo aniversario celebramos, hemos continuado con el desarrollo e implementación de programas y actividades orientados a promover y fortalecer los principios y prácticas democráticas en el hemisferio.

El año anterior tuvimos la oportunidad de visitarlo en Ciudad de Guatemala y conocer de cerca la situación por la que atravesaba el país.

La Misión Especial de la OEA estuvo en su país hace un año. Luego de reunirse y dialogar con integrantes de distintos sectores, la Misión presentó un informe sobre la situación política, económica y social, en el cual se hicieron una serie de observaciones y recomendaciones en materia de instituciones, seguridad, justicia y corrupción.

Al respecto, quiero felicitarlo por los esfuerzos realizados en el cumplimiento de esas recomendaciones y por los resultados obtenidos a partir del cumplimiento de esas recomendaciones.

Deseo reiterar nuestra voluntad de continuar apoyando a su gobierno y a su país.

Reiteramos el apoyo que brindamos en la Zona de Adyacencia Guatemala-Belize.

Señor Presidente, su país enfrenta problemas que ustedes han hecho esfuerzos especiales por resolver, temas vinculados a la pobreza, a la migración, temas que han sido agravados por la pandemia, como los desastres naturales que tienen que enfrentar año a año. Todos estos temas ameritan la mejor gestión de gobierno. Los felicitamos por impulsar y llevar adelante esos proyectos y esos programas.

Nada debe distraer la gestión de gobierno. Debe ser llevada adelante porque los beneficios son para la gente y la gente no puede esperar.

Desde la OEA mantenemos nuestra determinación de abogar por soluciones duraderas para todos y para todas. Nos corresponde lograr más inclusión, más protección, más dignidad y más derechos para más gente.

Coincidimos con su propuesta de llevar una solución integral a las causas que originan estas migraciones. Esas soluciones no deben ser exclusivamente coyunturales, sino que deben ser propuestas de largo plazo, dentro de las cuales se busque la “construcción de prosperidad”.

Frente al tema de la Reducción del Riesgo de Desastres, debemos concentrarnos en los esfuerzos de combatir el cambio climático. Países del Caribe y países de Centroamérica como el suyo, año a año, son la primera frontera contra el cambio climático. Año a año ustedes tienen que recomponer infraestructura, vivienda y desplazamiento social. Por lo tanto, año a año debemos renovar el compromiso para que en materia de adaptación y mitigación contra el cambio climático sea cada vez más fuerte y más vigente.

Apoyar también los programas del Programa Mundial de Alimentos es de vital importancia, porque la seguridad alimentaria en tiempos de pandemia ha pasado a ser una cuestión absolutamente relevante.

Su país, con una fuerte vocación agrícola, debería recibir un apoyo especial en dicho sector para que los agricultores puedan continuar cultivando de manera segura, mientras se toman medidas para la seguridad y continuidad de las cadenas de suministro y los canales de distribución.

Señor Presidente, en este año los países centroamericanos celebran los 200 años de su independencia. Son muchos los retos y oportunidades que aguardan a la región y a su país en particular. Sepa usted que siempre cuenta con nuestra Organización para continuar acompañándolos en este camino.

Los felicitamos, señor Presidente, por su trabajo y esperemos que el mismo se refleje en soluciones para el pueblo guatemalteco.

Ojalá que encuentren el mejor camino para resolver los temas sociales y los temas económicos que se ha enfocado en resolver, así como llevar adelante una propuesta política cada vez más democratizadora. Usted tiene la experiencia y la capacidad para eso.

Muchas gracias.