Discursos y otros documentos del Secretario General

DURANTE LA SESIN DEL CONSEJO PERMANENTE PARA CELEBRAR EL DA INTERNACIONAL DE LOS AFRODESCENDIENTES

1 de septiembre de 2021 - Washington, DC

Ha sido un honor escuchar a la señora Vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, quien ha demostrado con su compromiso cómo avanzar en la lucha contra el racismo sistémico, y así lo ha hecho con su carrera y con su vida.

El Día Internacional de los y las Afrodescendientes es una oportunidad adicional para promover las extraordinarias contribuciones de la diáspora africana en las Américas y en el mundo y para reafirmar nuestro compromiso con la lucha para eliminar todas las formas de discriminación contra las personas afrodescendientes.

Tenemos que empezar por el principio: nuestros países están anquilosados y fosilizados todavía en formas de racismo y en racismo sistémico. La lucha contra el racismo sistémico es una necesidad hemisférica, es una necesidad global y esa alianza global contra el racismo sistémico es algo en lo cual todos tenemos que brindar nuestros esfuerzos, sumar iniciativas y apoyar incondicionalmente, eso forma parte de nuestro trabajo en las Américas, es lo que debemos hacer.

El racismo sistémico, el racismo estructural no es admisible, porque se transforma en pobreza, se transforma en dolor, se transforma en discriminación, se transforma en formas -a veces evidentes y a veces solapadas- de tratar diferente y de discriminar.

También es necesario que actuemos frente al racismo sistémico y hagamos algo frente a las reparaciones. Es absolutamente imprescindible pensar en dinámicas de reparación, mecanismos de reparación a la afrodescendencia. Es absolutamente necesario que avancemos por ese camino.

Las personas afrodescendientes han sido víctimas probablemente de la tragedia más grande, del dolor más grande y del avasallamiento discriminatorio más grande que ha existido en la historia de la humanidad. Es muy difícil concebirlo de otra manera. Que haya tráfico de esclavos durante 300 o 400 años fue una absoluta demencia mundial.

Ninguna otra razón humana ha hecho algo tan horrible con otros seres humanos, no existe en la historia de la humanidad y debemos de tener claro que las dinámicas de racismo sistémico que tenemos hoy son hijas de esas causas y de esas razones. Tenemos que abordarlas, tenemos que atacar las causas del racismo sistémico y las dinámicas de reparación.

Todavía la afrodescendencia cuenta en porcentaje de pobreza en nuestros países por encima de la representación de la población total, salvo en los países caribeños y en los que hay mayoría de población afrodescendiente.

Es inadmisible para los pueblos latinoamericanos, es inadmisible para las Américas, es inadmisible para todos que esto continúe siendo así. Eso es racismo estructural, es racismo sistémico y necesita ser reparado con acción afirmativa, con recursos financieros y con recursos materiales para generar las condiciones de igualdad necesaria para la afrodescendencia.

Nos tenemos que plantear esto, porque si no, seguiremos repitiendo la misma historia y seguiremos repitiendo nuestro compromiso, pero avanzando en las soluciones reales, en las soluciones completas que este tema necesita.