Discursos y otros documentos del Secretario General

CLAUSURA DE XI REUNIN DE MINISTROS DE JUSTICIA, PROCURADORES O FISCALES GENERALES DE LAS AMRICAS (REMJA)

19 de mayo de 2021 - Washington, DC

Al cierre de la REMJA XI hemos logrado avances en las políticas de modernización de la justicia y el fortalecimiento de la cooperación jurídica internacional en la región. Mis felicitaciones a todos los presentes.

Hacer un especial reconocimiento a la importancia que la República del Ecuador, como Estado anfitrión, ha otorgado a la reunión. Gracias señora Fiscal General del Estado del Ecuador, Diana Salazar y gracias Embajador Carlos Játiva.

El éxito que hemos tenido es una demostración de los beneficios de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para la cooperación jurídica internacional, ya que nos ha permitido continuar con el trabajo conjunto de nuestros países en temas que, como los que se tratan en las REMJA, son fundamentales para la justicia y, con ello, para el fortalecimiento del Estado de Derecho.

Las conclusiones y recomendaciones adoptadas constituyen un aporte valioso para la solución de problemas de los sistemas de justicia que, aunque trascienden la actual coyuntura de la pandemia, se han puesto más en evidencia durante la misma, como, por vía de ejemplo, la lentitud en la solución de los casos que se someten a tales sistemas, que se ha visto agravada por los obstáculos que la pandemia ha traído consigo.

Lo anterior hace indispensable que nuestros países procedan a efectuar los ajustes jurídico-institucionales necesarios para permitir que se puedan aprovechar a cabalidad las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para simplificar y facilitar la administración de justicia.

En las recomendaciones formuladas se exhorta a nuestros Estados a analizar la utilización que se le ha dado a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, tanto en los sistemas de justicia como en los mecanismos alternativos al proceso judicial para la solución de conflictos, y esto nos llevará a adoptar las medidas que sean pertinentes para que los beneficios de la justicia digital persistan, con las mejoras que sean necesarias, más allá de la pandemia.

El uso adecuado de las nuevas tecnologías, además de permitir enfrentar en tiempos de pandemia los obstáculos que de ella se derivan para el desplazamiento y la presencia física de quienes deben acudir a los sistemas de justicia y de quienes la imparten, servirá para reducir costos económicos y ambientales y para acercar más la justicia a los ciudadanos, colocándolos a un “click” de distancia de tales sistemas.

Aportará también al fortalecimiento de la transparencia de los sistemas de justicia, al facilitarles la implementación de mecanismos automatizados de control de los procesos a su cargo, la difusión con claridad y en tiempo real de sus actuaciones, y a rendir cuentas, de tal manera que los ciudadanos puedan valorar con objetividad su gestión y exigir la aplicación de los correctivos a que haya lugar.

Los anteriores son sólo algunos ejemplos, y como sus recomendaciones en materia de uso de la tecnología para el fortalecimiento de la justicia y la cooperación jurídica internacional son bien claras y concretas, no me quiero detener más en recalcar su utilidad, con la seguridad de que sus países sacarán buen provecho de ellas.

En el campo de la cooperación jurídica internacional en las Américas, sus recomendaciones servirán para impulsar a nuestros Estados a implementar a cabalidad las convenciones interamericanas en la materia, adoptando la legislación y demás medidas necesarias para ello, así como para el establecimiento de sus autoridades centrales y para la dotación de éstas con los recursos que les permitan cumplir sus funciones de manera efectiva, eficiente y expedita, incluyendo una adecuada infraestructura tecnológica.

Son igualmente valiosas sus directrices y el respaldo que le han brindado al Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), como entidad creada en el marco de las REMJA para apoyar los procesos de modernización de los sistemas de justicia en la región.

En consonancia con lo que nos hemos propuesto en la OEA, de buscar la debida armonización en el tratamiento de los diferentes temas de los que se ocupa la Organización, ustedes realizaron recomendaciones para fomentar sinergias entre el proceso de las REMJA con otros procesos de cooperación como la MISPA y el mecanismo anticorrupción de la OEA – MESICIC.

La Fiscal General del Estado del Ecuador destacó la importancia de la cooperación jurídica internacional para luchar eficazmente contra la corrupción, y por esto nos complace que sus recomendaciones prevean el aprovechamiento mutuo de los desarrollos que para el logro de ese propósito y de otros temas de interés para la justicia se han dado tanto en las REMJA, como en la MISPA y en el MESICIC.

Sepan que cuentan con toda la disposición de la Secretaría General de la OEA para apoyar los trabajos que se realizan en el marco de las REMJA, al igual que para continuar con la prestación de los servicios de secretaría técnica que el Departamento de Cooperación Jurídica de la Secretaría de Asuntos Jurídicos le ha venido brindando a este proceso de cooperación desde sus orígenes.

No obstante, nuestra decidida voluntad y entusiasmo para continuar prestándole a las REMJA nuestro apoyo, quiero, de manera más sincera, decir que para ello necesitamos contar con los recursos financieros que esto nos demanda. Solo tomen nota de las recomendaciones que en este sentido se han adoptado en la presente reunión.

Muchas gracias.