Discursos y otros documentos del Secretario General

SITUACIN ACTUAL DE LA PANDEMIA DEL COVID-19 EN LA REGIN Y EL ACCESO A LAS VACUNAS

14 de abril de 2021 - Washington, DC

Estamos en una coyuntura crítica, caracterizada por el aumento continuo de contagios y de muertes por COVID-19 por el limitado acceso a vacunas para las poblaciones de los países de la región.

Cerrar esta brecha en el acceso a las vacunas tiene que ser la prioridad absoluta en términos sociales, en términos humanos y en términos de derechos humanos.

Es clave trabajar para que estas vacunas puedan llegar a toda la población sin distinción y sin que incidan factores como costo o logística. Definitivamente son otras las condiciones de equidad que necesitamos.

Actualmente la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha documentado 58,2 millones de casos confirmados y casi 1,5 millones de fallecidos.

La desigualdad también sigue de manifiesto no solo dentro de nuestros países, sino entre países.

El mercado de las vacunas es un mercado cruel, el que tiene puede comprar y el que no tiene va al final de cola.

Si miramos los datos de concentración de casos por país vemos como a pesar de tener solo un ocho por ciento de la población, cuatro de los diez países más afectados en el mundo son de nuestra región, en donde se ha registrado cerca del cuarenta por ciento de las muertes globales.

La desproporción entre el ocho y el cuarenta por ciento tiene que quedar muy clara en nosotros para saber la urgencia con la que tenemos que actuar y este es un tema de voluntad política, de acción política, de generar las condiciones de equidad y de generar las condiciones de igualdad.

Tenemos los instrumentos que debemos utilizar, con más fuerza, con más vigor, con más dinámica. La OPS tiene la competencia en el tema, pero siendo un tema político, obviamente nuestro compromiso está detrás para lograr que esas condiciones de equidad sean una realidad.
La OPS ha señalado que se han administrado más de 210 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 en 49 países y territorios de la región de las Américas.

Ha tenido un papel fundamental el Fondo Rotatorio que ha permitido entregar más de 2,6 millones de vacunas por medio del Mecanismo COVAX a 26 países de la región, incluyendo a los países del Caribe.

Todo esto se ha hecho en un contexto de absoluta desigualdad, en las cuales la dimensión humana no puede depender de algoritmos, debe depender de situaciones humanitarias, atención de la situación humanitaria y avanzar en la situación humanitaria.

Se estima que a nivel global únicamente diez países que suman el sesenta por ciento del PIB global, habrían aplicado tres cuartos de las primeras dosis de las vacunas administradas, mientras que más de cien países no habrían recibido siquiera una dosis o apenas han administrado algunas dosis “de carácter simbólico o político”.

El acceso en pie de igualdad a una vacuna contra el COVID-19 para todos los Estados sin importar su tamaño y su economía es instrumental para ir avanzando hacia la recuperación total.

Es importante y fundamental el papel de la OPS al respecto. Es fundamental el papel del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) al respecto, porque en la asistencia financiera, nuevos y adicionales recursos financieros son clave para avanzar en este tema y para generar las condiciones de equidad; en función que las condiciones de acumulación financiera de muchos de nuestros países son inexistentes, pocas o nulas, o tenían un sistema de salud absolutamente saturado.

Debemos enfrentamos a los temas de costos y para eso tenemos que trabajar en las dinámicas que permitan que el Banco Interamericano de Desarrollo y las demás instituciones financieras internacionales hagan un apoyo decisivo a este proceso.

Redoblamos el llamado a los organismos de financiamiento multilateral a que intensifiquen sus esfuerzos para que existan facilidades de créditos accesibles, o mecanismos de subsidios directos que permitan a los países de la región contar con los insumos suficientes para administrar las dosis a tiempo, para que tengan condiciones suficientes de acceso equitativo al mercado de las vacunas.

También es clave la colaboración entre gobiernos y sector privado para seguir protegiendo la vida y la salud de la población, sin consideraciones políticas, sin consideraciones ideológicas, sin vender ideologías, simplemente por la necesidad humanitaria que tenemos de rescatar a nuestra gente.

De antemano, sabemos que solo habrá disponibilidad de una cantidad limitada de vacunas y por eso son importantes las iniciativas respecto al aumento de la producción de vacunas.

Nos preocupa que esas vacunas disponibles lleguen dentro de los países a todas las personas sin excepción.

Hace pocos días, la Doctora Etienne señaló que aún faltan muchas dosis para lograr la cobertura necesaria para proteger a los grupos vulnerables. Definitivamente tenemos que avanzar de otra manera.

Consideramos fundamental la resolución aprobada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, los conceptos ahí vertidos son claves para administrar, distribuir y vacunar a toda la población del hemisferio.

La OEA entiende que nos mueve un objetivo común, el bienestar de nuestra población y el camino hacia una recuperación rápida y sostenible.

Seguiremos coordinando con la OPS, el BID y los demás organismos interamericanos para lograr mejores resultados al respecto.

Muchas gracias