Discursos y otros documentos del Secretario General

COVID-19 EN LA VIDA DE LAS MUJERES: EMERGENCIA GLOBAL DE LOS CUIDADOS

9 de septiembre de 2020 - Washington, DC

La OEA y la Comisión Interamericana de Mujeres lo alertaron desde el primer día: la pandemia ha profundizado las desigualdades de género existentes y ha traído serios riesgos de retrocesos en los derechos conquistados por las mujeres.

Es un hecho: la crisis del COVID-19 aumentó la carga global de trabajo sobre las familias en general y en particular sobre los hombros de las mujeres.

Las medidas de confinamiento buscan proteger la salud pública y evitar el colapso de los servicios de salud, pero las medidas de confinamiento no son neutras desde el punto de vista del género.

Los hogares son ahora el espacio más flexible y donde todo ocurre: el cuidado, la educación de niños, niñas y adolescentes, la socialización y el trabajo productivo, y por la naturaleza del espacio y la segmentación sexual del trabajo, es atendido particularmente por las mujeres.
Todo esto ha exacerbado la crisis de los cuidados al incrementar la carga de trabajo de las mujeres relacionada con el cuidado y la atención de las personas.

El cuidado ya planteaba una brecha en el uso del tiempo de las mujeres, que se exacerba con el cierre de escuelas, el aislamiento social, las necesidades de atención de personas enfermas, el teletrabajo y las nuevas necesidades de las personas mayores.

Ante la llegada del COVID-19, la CIM alertó sobre el profundo retroceso en las posibilidades de participación laboral de las mujeres, tanto en calidad como en cantidad con las implicaciones que eso tiene sobre las empresas y el crecimiento económico, en el recrudecimiento de la violencia contra las mujeres y en las necesidades diferenciadas del COVID-19 entre hombres y mujeres.

La CIM, como principal foro político de la región para los derechos de las mujeres, con la cooperación de la Unión Europea a través del programa Eurosocial, lanzaron el documento “COVID-19 en la vida de las Mujeres: Emergencia global de los cuidados”.

Con este documento, desde la OEA buscamos dejar en evidencia la ubicuidad de los cuidados y mostrar cómo las mujeres han estirado su tiempo para cumplir con las múltiples tareas y obligaciones que ya tenían antes de la pandemia y que ahora se agudizaron.

El documento Emergencia Global de los Cuidados, identifica los nuevos patrones de cuidados que conducen a una emergencia en este ámbito, pero también, invita a preguntarnos: si todas las personas hemos necesitado o necesitaremos cuidados en algún momento de nuestras vidas, ¿por qué las mujeres son las principales responsables?, ¿dónde están los hombres?, ¿cuál es el rol del Estado?

Por justicia, bienestar y progreso, es urgente que los hombres, el sector privado y los Estados asuman sus responsabilidades de cuidado, no solo para el beneficio de las mujeres que han asumido la carga, sino de las personas cuidadas porque requieren de una atención integral.

No podemos darnos el lujo de perder el capital humano, el liderazgo, las habilidades y los talentos de las mujeres mucho menos en medio de esta crisis sin precedentes.

Es indispensable que los Estados diseñen políticas que apunten a la corresponsabilidad dentro y fuera de la casa y garanticen la participación de las mujeres en la vida pública, especialmente en los comités de crisis y en los puestos de decisión.

La OEA y la CIM presentan y ponen a disposición el documento “COVID-19 en la vida de las Mujeres: Emergencia global de los cuidados” . Es un llamado a los Estados miembros a declarar una emergencia global de los cuidados, a hacer visible que los cuidados son centrales y están en todos los espacios de la vida, y por eso no podemos seguir permitiendo que las mujeres sigan llevando la mayor y principal carga.

Enfrentar la crisis sanitaria, económica y social que vive la región requiere ineludiblemente abordar y declarar la emergencia global de los cuidados. Desde la OEA nos unimos al llamado de la CIM y decimos con fuerza que CUIDAR VALE.