Discursos y otros documentos del Secretario General

PRESENTACIN DE LA DECLARACIN DE ESTADOS MIEMBROS DE LA OEA EN SOLIDARIDAD A LA INCLUSIN DE PASES DE AMRICA LATINA Y EL CARIBE EN LA LISTA DE TERCEROS PASES QUE PRESENTAN DEFICIENCIAS ESTRATGICAS EN SUS MARCOS DE LUCHA CONTRA EL BLANQUEO DE CAPITALES Y LA FINANCIACIN DEL TERRORISMO PUBLICADA POR LA COMISIN EUROPEA EN MEDIO DE LA PANDEMIA DEL COVID-19

27 de mayo de 2020 - Washington, DC

Los problemas de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, así como los esfuerzos de cooperación internacional para combatirlos, han estado con nosotros por muchos años y reconozco el compromiso de todos los países en avanzar al respecto.

Es indudable que el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo pueden amenazar la estabilidad económica de los países.

Sin embargo, también son indudables los esfuerzos de todos nuestros Estados Miembros en América Latina y el Caribe para fortalecer sus políticas y buscar asistencia para combatir estos flagelos. Estos esfuerzos han incluido la búsqueda de análisis y asesoramiento sobre políticas, la evaluación de la salud, integridad de los sectores financieros, el fortalecimiento de las instituciones para aumentar la efectividad operativa y el intercambio de mejores prácticas y otras actividades diseñadas para fortalecer el apoyo a los regímenes de financiamiento contra el lavado de dinero y el terrorismo.

Más allá del derecho de la Unión Europea de ejercer su jurisdicción para establecer sus propios mecanismos para mantener la estabilidad de su sistema financiero, comparto las inquietudes de los Estados Miembros. En el sentido de que -en el contexto actual de la pandemia causada por Covid-19- los países carecen de la capacidad de movilizarse o de realizar esfuerzos efectivos para demostrar el progreso que han realizado a este respecto para ser evaluados y valorados adecuadamente cuando las nuevas medidas de protección de la Unión Europea se comiencen a aplicar.

El momento de la adopción de esta nueva lista de terceros países de alto riesgo es muy lamentable, ya que la Comisión de la Unión Europea se había comprometido públicamente a entablar conversaciones con los países potencialmente afectados antes de incluirlos en dicha lista. La capacidad de nuestros países para responder adecuadamente estará limitada por su necesidad de reasignar recursos hacia la lucha contra las consecuencias económicas de la pandemia de Covid-19.

La publicación de la nueva lista de terceros países de alto riesgo, como ha sido el caso de otras listas similares en el pasado, podría tener consecuencias económicas adversas para estos países, particularmente en relación con los flujos de inversión extranjera y el acceso a financiamiento. La situación se exacerba aún más en el entorno actual cuando la inversión extranjera y el acceso al financiamiento son más necesarios que nunca.

Acogemos con beneplácito el compromiso expresado por los países, así como por los de los demás Estados Miembros de la región, de continuar trabajando juntos para que los sistemas financieros sean más transparentes, mientras luchan contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, de conformidad con sus obligaciones internacionales y con las normas internacionales.

En este contexto, sumamos nuestra expresión de solidaridad con los países afectados. También instamos a la Unión Europea a entablar un diálogo significativo con los países afectados para brindarles la oportunidad de tener intercambios plenos y francos antes de la entrada en vigencia de esta norma.
En política el hilo no se puede cortar por el lado más simple, tenemos que tener un compromiso más fuerte a la hora de resolver las cosas.

Castigar a los culpables individualmente es la medida más eficiente, en ese sentido se deben continuar buscando acciones de cooperación al respecto como se han comprometido nuestros países.
Nuestros países no se han enriquecido con esto, no están mejor económicamente, obedecen a temas estructurales y están colaborando y realizando esfuerzos significativos para mejorar la situación.

Definitivamente es necesario el llamado al diálogo para que pueda resolverse esta cuestión de una manera absolutamente favorable para todas las partes.

Gracias