Comunicado de Prensa

Día internacional de la mujer afro-latinoamericana, afrocaribeña y de la diáspora: CIDH llama a los Estados a combatir la violencia política contra mujeres afrodescendientes

25 de julio de 2021

Enlaces útiles

Datos de Contacto

Oficina de Prensa de la CIDH

cidh-prensa@oas.org

Lista de distribución

Suscríbase a nuestra lista de distribución de correos para recibir comunicaciones de la CIDH

Washington, D.C. - En el Día Internacional de la Mujer Afro-latinoamericana, Afrocaribeña y de la Diáspora, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llama a los Estados de la región a adoptar medidas efectivas para combatir todo tipo de discriminación y violencia contra mujeres afrodescendientes en el contexto de la participación política.

La Comisión Interamericana observa que las mujeres afrodescendientes enfrentan factores de riesgos específicos asociados a la violencia basada en género en el ejercicio de la participación en la vida pública; esto, como resultado de los patrones de discriminación histórica arraigados en la sociedad que refuerzan estereotipos procedentes del colonialismo y esclavización. En ese sentido, se tomó nota de investigaciones que señalan que las mujeres afrodescendientes pueden ver limitada su participación política, de forma agravada, debido a la imposición de roles socioculturales que resultan en carencia de autonomía económica y control sobre sus vidas. Asimismo, según datos disponibles, en algunos Estados de la región, las mujeres afrodescendientes se encuentran aún más subrepresentadas que los hombres afrodescendientes y que las mujeres no afrodescendientes en órganos políticos y espacios de toma de decisiones.

Además, la Comisión observa, con preocupación, información presentada por sociedad civil que da cuenta de discursos estigmatizantes que alientan a la violencia y el odio, así como expresiones que refuerzan estereotipos hacia mujeres afrodescendientes con liderazgo social, defensoras de derechos humanos o que ejercen cargos públicos. Particularmente, de insultos y descalificaciones abusivas basadas en el origen étnico-racial, orientación sexual, identidad de género y expresión de género, tanto en espacios públicos como en medios de comunicación y redes sociales. Asimismo, se ha recibido denuncias de detenciones arbitrarias en razón de su ejercicio en el ámbito político, amenazas y agresiones que ponen en peligro su vida e integridad personal. Además, se subraya, que algunas medidas adoptadas en Estados de la región han representado retrocesos en materia de derechos humanos de las mujeres, con impactos diferenciados en la situación de derechos de las mujeres afrodescendientes.

La CIDH recuerda a los Estados que deben adoptar acciones afirmativas para promover y asegurar la participación y representación de mujeres afrodescendientes en sistemas políticos, así como garantizar el ejercicio de sus derechos políticos, conforme a lo establecido en la Convención Interamericana contra el racismo, la discriminación racial y formas conexas de intolerancia, y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

Al respecto, se observaron diversas iniciativas por parte de algunos Estados para combatir la violencia política por razón de género y reitera la necesidad de que estos avances incorporen una perspectiva interseccional que incluya el impacto negativamente diferenciado de este tipo de violencia contra mujeres afrodescendientes, incluyendo mujeres trans y travestis, considerando otros factores que pueden agravar la violencia, como la expresión de género, identidad de género, edad, orientación sexual, discapacidad, origen socioeconómico, estatus migratorio, entre otros.

Finalmente, la CIDH urge a los Estados a desarrollar un marco legislativo y político que disponga medidas para prevenir y combatir la violencia política contra mujeres afrodescendientes, así como disponer de un sistema de denuncias y atención de casos por este tipo de violencias, incluyendo medidas de seguridad, e incorporando un enfoque interseccional e intercultural; los insta a implementar estrategias que promuevan un cambio sociocultural para combatir los estereotipos contra las mujeres afrodescendientes; así como a tomar medidas dirigidas a garantizar la participación de las mujeres afrodescendientes en la vida pública de sus países, incluyendo acciones para asegurar su participación política y social.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 191/21

9:00 AM