Comunicado de Prensa

La CIDH condena el asesinato del Presidente de Haití Jovenel Moïse, y urge al Estado garantizar la institucionalidad democrática y los derechos humanos

9 de julio de 2021

Enlaces útiles

Datos de Contacto

Oficina de Prensa de la CIDH

cidh-prensa@oas.org

Lista de distribución

Suscríbase a nuestra lista de distribución de correos para recibir comunicaciones de la CIDH

Washington, DC - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato del Presidente Jovenel Moïse durante un ataque a su residencia privada en Puerto Príncipe durante la madrugada del 7 de julio. Envía sus condolencias a la familia, expresa su solidaridad al pueblo haitiano e igualmente condena que en dicho ataque haya resultado gravemente herida la esposa del Presidente Moïse que esperamos pueda salvar su vida. La Comisión observa que dicho acto se enmarca en un contexto de violencia creciente y tensiones políticas e institucionales. En este sentido, urge al Estado a garantizar la institucionalidad democrática, la seguridad ciudadana y los derechos humanos de toda la población. Esto, con total apego al pleno respeto a los principios y reglas del marco constitucional y democrático.

De acuerdo con información pública, el presidente de Haití Jovenel Moïse fue asesinado el 7 de julio. Según comunicado de prensa de la Primatura de la República de Haití, aproximadamente a la 1:00 de la madrugada, un grupo armado atacó la residencia privada de la presidencia de la República, asesinando al presidente Jovenel Moïse y dejando herida a la primera dama, Martine Moïse. De conformidad con lo informado por el Primer Ministro interino, Claude Joseph, durante conferencia de prensa en la mañana del 7 de julio, el Consejo de Ministros se habría reunido para dar aplicación al artículo 149 de la Constitución de Haití, que prevé procedimientos sobre la sucesión presidencial en tales casos. Durante la misma conferencia de prensa, el Primer Ministro habría declarado Estado de Sítio en todo el país.

Por otra parte, la CIDH observa que el asesinato del Presidente se suma a un contexto de profunda agudización de la situación de inseguridad ciudadana que tiene componentes políticos y socio-económicos, y que resultan en un marco de vulneraciones complejas de los derechos humanos de la población. La Comisión recuerda su comunicado de prensa del 23 febrero de 2021, mediante el cual expresó preocupación por el aumento de las tensiones políticas y de los obstáculos al amplio diálogo entre segmentos de la sociedad haitiana. Al respecto, la Comisión reitera con urgencia su llamado para reanudar el diálogo político, preservar las instituciones democráticas, investigar y esclarecer todas las vulneraciones de derechos en el marco de las tensiones políticas e institucionales, así como a adoptar medidas que garanticen su no repetición.

En este contexto, la Comisión llama al Estado a realizar acciones inmediatas a fin de investigar con debida diligencia el asesinato del presidente, y de identificar y sancionar a los responsables de los hechos. Además, urge al Estado a investigar los incidentes de violencia que se han intensificado en el país, así como a garantizar los derechos humanos de todas las personas bajo su jurisdicción, con estricto apego a las reglas constitucionales y a los principios democráticos y republicanos.

Frente a un panorama de riesgo de inestabilidad de las instituciones y de profundización de la violencia en el país, recuerda a las autoridades haitianas la obligación especial de prevenir todos los factores que puedan generar y profundizar vulneraciones de los derechos humanos. La CIDH urge a las autoridades y actores políticos y sociales en el país que se atengan a los canales, estrategias y espacios democráticos para la resolución de conflictos y disputas, con pleno respeto al marco democrático y constitucional. Asimismo, la CIDH observa que el ambiente de tensión política e institucional en el país debe ser abordado a través de la creación de mecanismos efectivos de participación y diálogo social, así como de concertación política.

La CIDH reitera que mediante su Sala de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada (SACROI), se continuará monitoreando los aspectos referentes a la protección de los derechos humanos durante todos los momentos de la actual crisis política, así como los aspectos estructurales y sistemáticos de las tensiones en el país.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 172/21