Cotejar con la alocución

Señor Presidente
Señor Secretario General
Señor Secretario General Adjunto
Señoras y señores Embajadores, Representantes Permanentes<">

Discursos

MISIÓN PERMANENTE DE COSTA RICA ANTE LA OEA
INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO DE COSTA RICA, SR. MANUEL A. GONZÁLEZ SANZ, EN LA SESIÓN ORDINARIA DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS (OEA)

30 de diciembre de 1899 -


Cotejar con la alocución

Señor Presidente
Señor Secretario General
Señor Secretario General Adjunto
Señoras y señores Embajadores, Representantes Permanentes
Señoras y señores invitados especiales y delegados

Costa Rica expresa sus sinceras condolencias al pueblo y gobierno de Haití, a la ex Primera Dama y su familia, por el fallecimiento del ex Presidente René García Préval acontecida el viernes pasado. Es una pérdida lamentable de uno de los líderes destacados de Haití y de nuestra región.

Señor Presidente,

Costa Rica agradece la presentación oficial del Informe Regional sobre flujos de migrantes en situación migratoria irregular en las Américas, que mi país solicitara en este mismo recinto en mayo de 2016 con el respaldo unánime de todos los Estados Miembros de esta Organización.

Reconocemos el enorme −pero ineludible− esfuerzo que implicó su elaboración. Agradecemos la labor sustantiva del Departamento de Inclusión Social de la Secretaría de Accesos a Derechos y Equidad, y los valiosos aportes de la Secretaría de Seguridad Multidimensional, de la Organización Internacional de las Migraciones y del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Gracias a ese trabajo conjunto, el Informe que recién escuchamos confirma el marcado incremento de los flujos migratorios mixtos en situación migratoria irregular en las Américas. Un incremento de casi el 78% mientras que lo observado en el resto del mundo fue del 42%; pues esta población ha aumentado en unos 34 millones en 1990, a 61 millones en 2013, en nuestro continente.

El Informe ratifica la complejidad del fenómeno migratorio y, en especial, el hecho de que ningún Estado escapa de él: ya sea como países de origen, tránsito o destino. Confirma que no podemos clasificar a un país en una única categoría pues, como bien lo señala, algunos países de tránsito se han convertido desde hace varios años en países de destino. Esta tendencia está en crecimiento y traerá desafíos adicionales a muchos de los Estados en la región. 

El informe nos proporciona una radiografía de la situación migratoria irregular de personas provenientes de África, Asia y el Caribe en las Américas. Identifica correctamente nacionalidades y determina las razones de los desplazamientos. Establece las rutas escogidas, los movimientos migratorios y los lugares donde se encuentran los principales asentamientos. Hace hincapié en la situación de vulnerabilidad de las personas migrantes, en particular, de las mujeres, niños y adultos mayores.

Este estudio urge a enfrentar, en conjunto, decididamente y en cumplimiento de la normativa internacional, a la delincuencia transnacional organizada, incluidas las redes de tráfico ilícito y de trata de personas, que se aprovechan de la situación de vulnerabilidad del migrante en condición irregular. 

También, el informe destaca los retos que enfrentan los Estados, muchos de ellos países de renta media como Costa Rica, para cumplir con su responsabilidad de proteger la vida, el bienestar y la dignidad de las personas migrantes, y para abordar el fenómeno en todos sus aspectos: el humanitario, de desarrollo y de derechos humanos, entre otros. Pese al enorme reto, no debemos desfallecer en visibilizar a la persona migrante y garantizarle el pleno ejercicio de sus derechos, su integridad y protección sin importar su estatus migratorio.

Entre estos retos, deseamos destacar el aumento exponencial en el número de solicitudes de asilo recibidos en países como Argentina, Brasil, Costa Rica, México y Panamá, entre otros. Es claro para estas personas no solo existe uno, sino muchos Nortes.
 
Este es el principal logro del Informe que hoy recibimos: contar con información y datos desglosados de un fenómeno que se torna cada vez más complejo de abordar. Este es el primer paso para articular un nuevo enfoque sobre el tema en las Américas, un enfoque de carácter multicausal, global, concertado, solidario, cooperativo, coherente y de responsabilidad compartida en el que ningún país, ninguno, ni grupo pequeño o grande de Estados, puede cumplir por sí mismo con el compromiso de proteger la seguridad y garantizar la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las personas, sea cual fuere su estatus migratorio.

Señor Presidente,

Para Costa Rica, los datos contenidos en el informe no son fríos ni anónimos. Tienen un rostro humano que narra −incluso sin pronunciar una sola palabra−, inimaginables historias de sufrimiento, peligro, maltrato, abuso y desesperación, pero también de valentía, determinación y resiliencia, de carácter.

Por nuestro doble compromiso con la dignidad de las personas migrantes y con el derecho internacional, Costa Rica desea invitarlos a un Foro de Alto Nivel sobre los Flujos de Migrantes en Situación Migratoria Irregular provenientes de África, Asia y el Caribe en las Américas a organizarse en el segundo semestre de este año por nuestro país.

En él, analizaremos las conclusiones y recomendaciones del Informe, su puesta en marcha, y avanzaremos en las conversaciones regionales de cara a la reunión preparatoria del Pacto Mundial sobre Migración, en México, en noviembre próximo.
 
En el sistema interamericano, el último ejercicio de este tipo tuvo lugar en el 2010 cuando se convocó a un Foro Especial sobre Migración Extra-continental en las Américas. Siete años han pasado desde esa última ocasión, por lo que consideramos que no solo es pertinente, sino impostergable convocar a otro intercambio sobre la migración irregular extra-continental y extra-regional, a la luz de la información con la que hoy contamos.

Invitamos a la Organización de los Estados Americanos y sus Secretarías, así como a la Organización Internacional para las Migraciones, a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y al Comité Internacional de la Cruz Roja, entre otros, a que nos acompañen técnica y sustantivamente en este esfuerzo.

En San José, reafirmaremos la contribución positiva de los migrantes al crecimiento inclusivo y al desarrollo sostenible. Avanzaremos en el diseño de mecanismos de cooperación y colaboración entre los países para abordar este fenómeno de manera ordenada y segura; y reiteraremos la importancia de combatir las causas de la migración forzosa e irregular, como los conflictos, la violencia, la pobreza, la falta de oportunidades, los desastres naturales y el cambio climático, en resumen, con un abordaje desde el punto de vista de desarrollo sostenible.

Asimismo, renovaremos nuestro compromiso con la Agenda 2030 y el objetivo de no dejar a nadie atrás, con la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, y con el proceso preparatorio para adoptar un Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, el próximo año.

El éxito de estas iniciativas dependerá de la voluntad política y del compromiso de cada uno de nuestros Estados para concretar nuevas alianzas, muchas de ellas Sur-Sur, que resulten efectivas para revitalizar la gobernanza global en este tema y responder así −con solidaridad y responsabilidad− a un desafío que no ha conocido precedentes, ni reconoce fronteras.

Ya en el pasado, países del hemisferio hemos demostrado que ser solidarios y trabajar en acciones concertadas y articuladas son el camino adecuado para encontrar las soluciones a estos temas. Ahora nos corresponde trabajar en una solución hemisférica, sostenible para todos.

Juntos, solo juntos, sin eludir nuestras responsabilidades como Estados y muchas de ellas ya obligaciones contenidas en tratados internacionales, con independencia de que seamos países de origen, de tránsito o de destino, podremos calmar el llanto silencioso de millones de personas migrantes cuya noche es eterna. Su bienestar y su futuro está en nuestras manos. No podemos fallarles cuando más nos necesitan.

Muchas gracias.