Discursos y otros documentos del Secretario General

SECRETARIO GENERAL DE LA OEA ENTREGA A LA REPBLICA DOMINICANA PREMIO PATRIMONIO CULTURAL DE LAS AMRICAS AL MERENGUE DOMINICANO

23 de mayo de 2018 - Washington, DC

Amigas y amigos, 

Desde sus orígenes, nuestra Organización ha procurado apoyar el patrimonio cultural de las Américas, como base de la cooperación cultural, especialmente estimulando la producción nacional, artística, científica y literaria.

La propia Carta de la OEA de 1948, el Protocolo de San Salvador de 1988, los documentos adoptados en la Cumbre de las Américas de Quebec en 2001 y la Carta Social de las Américas de 2012, entre otros,  reconocen el papel que la cultura debe desempeñar en nuestas sociedades, su naturaleza transformadora y su contribución al desarrollo y bienestar de las Américas. 

En esta línea, nuestra organización creo en 2011, en el Año Interamericano de la Cultura,  el “Premio de reconocimiento al Patrimonio Cultural de las Américas”, con el fin de resaltar la expresión cultural más destacada del país que haya sido anfitrión del período ordinario de sesiones de la Asamblea General, así como otras expresiones culturales de la región.

Este premio se ha otorgado en tres ocasiones. En 2011, al Perú por el aporte de su gastronomía; en 2014, a Guatemala por la Marimba; y en una tercera oportunidad al cantautor mexicano Armando Manzanero, en 2015.

En esta ocasión, a nombre de la Secretaría General, me es grato otorgar el premio Patrimonio Cultural de las Américas al “Merengue Dominicano”, incluido ya por la Unesco, en el 2016, en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como expresión de integración de nuestro continente.

Este reconocimiento se fundamenta en aspectos diversos, que hacen de él un bien cultural de características patrimoniales, con elementos excepcionales que atañen a una geografía muy amplia y que trasciende su territorio de origen, adquiriendo especial valor regional y continental. 

Uno de los aspectos más valiosos del Merengue es su carácter integrador. En un ejemplo simbólico más de la diversidad de nuestra América, el merengue cuenta con raíces africanas, las características ancestrales de las poblaciones locales y aborígenes, así como los aportes de la cultura europea por la presencia del acordeón y otros modernos instrumentos como el saxofón.

Si bien la música y el texto pueden operar aisladamente, ninguno de nosotros entendería el merengue sin la danza. Y todos los que lo hemos intentado sabemos que tampoco la danza es para todos.

Expertos o no en merengue, los máximos exponentes de este ritmo nos suenan a todos. Hay músicos, directores de orquesta, conjuntos musicales, bailadores, cantantes, etc. como: Luis F. Alberti, Fernando Villalona, Sergio Vargas, Francis Santana, Wilfredo Vargas, Toño Rosario, Félix del Rosario, Quinito Méndez, Johnny Ventura, Milly Quezada, Olga Tañón, Joseíto Mateo y Juan Luis Guerra, entre otros.

En la actualidad, el merengue cuenta con un reconocimiento nacional en República Dominicana, como expresión de un patrimonio cultural, de carácter inmaterial. Desde el año 2005, cada 26 de noviembre se festeja el Día Nacional del Merengue. Pero también ha trascendido sus fronteras, desde el 2008, la Alcaldía de Puerto Rico declaró el 27 de julio como Día Nacional del Merengue.

Su ingreso en Estados Unidos, y su fusión con otros ritmos le ha dado una popularidad que, a través de la industria discográfica estadounidense, se ha extendido a otros contextos de América Latina - fundamentalmente México y Sudamérica, pero también al resto del planeta. 

Hoy en día podemos escuchar merengue en cualquier lugar del planeta. Aunque debemos decir que para verlo bailar es mejor no alejarnos demasiado de su lugar de origen.       

Nuestra Organización, dentro de sus actividades culturales, ha prestado particular atención a la música, que es sin duda una de las primeras manifestaciones artísticas de cualquier comunidad humana y un elemento de integración de nuestro Continente. Aquí nuestro reconocimiento y entrega del premio al Merengue Dominicano.

Muchas gracias