Digital Library

PANAMÁ: INICIATIVA REGIONAL DE SEGURIDAD PARA AMÉRICA CENTRAL (CARSI)

PANAMÁ: INICIATIVA REGIONAL DE SEGURIDAD PARA AMÉRICA CENTRAL (CARSI)

Descripción y resultados

Panamá es uno de los cinco países en los que se ha implementado La Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI), un conjunto de programas con el objetivo de reducir las tasas de delincuencia y mejorar la seguridad en América Central mediante el fortalecimiento de la capacidad de la comunidad para combatir los delitos y la creación de oportunidades educativas y de empleo para los jóvenes en riesgo.

Este paquete de intervenciones – es decir, el “tratamiento” – incluye actividades como la planificación de los comités a nivel municipal; observatorios de delincuencia y recolección de datos; prevención de la delincuencia a través de un diseño ambiental (tales como una mejora en el alumbrado público, borrado de grafitis, limpieza de espacios públicos); programas para los jóvenes en situación de riesgo (tales como centros de alcance, capacitación profesional, programas de mentores); y policía comunitaria. Los proyectos de prevención de la delincuencia de USAID basados en la comunidad son intrínsecamente intersectoriales. Es decir, integran intervenciones en educación y capacitación profesional, desarrollo económico y empleo, salud pública y gobernanza.

Los objetivos generales del gobierno de los Estados Unidos para CARSI incluyen: (1) La interrupción de la circulación de los delincuentes y del contrabando dentro de las naciones de América Central y entre ellas; (2) apoyar el desarrollo de gobiernos centroamericanos fuertes, capaces y responsables; (3) el restablecimiento de la presencia efectiva del Estado, de servicios y seguridad en las comunidades en situación de riesgo; y (4) el fomento de mayores niveles de coordinación y cooperación entre las naciones de la región, otros socios internacionales y donantes para combatir las amenazas de seguridad regional.

La evaluación de impacto realizada por LAPOP, realiza varias advertencias respecto al proceso de evaluación en este país. Primero, en Panamá no se registran los altos niveles de violencia y delitos que se registran en los países del triángulo norte, donde también se ha implementado el programa, las tasas de delito tienen mucho menos margen para caer, y el impacto será, necesariamente, más bajo. Segundo, el tamaño de la muestra de las comunidades para los datos cuantitativos obtenidos de las comunidades panameñas tratadas, es demasiado pequeño para justificar el tratamiento de la muestra de Panamá como adecuada para el análisis a nivel país. Tercero, la implementación del programa quedó rezagada en Panamá, y en algunas comunidades de tratamiento los tratamientos centrales no se habían aplicado al final de las encuestas de evaluación de impacto. Solo por esta razón, la medición del impacto en esas comunidades no tendría significado. Cuarto, varios de los elementos clave de los programas comunitarios de prevención de la violencia iniciados por CARSI en los otros países en los que se realizó esta evaluación ya estaban en vigencia cuando se recopilaron los datos de referencia, puestos allí por el gobierno de Panamá, agencias cooperantes y ONG.

Lecciones Aprendidas

  • La policía comunitaria está muy extendida en las comunidades de tratamiento de CARSI, muy probablemente resultado de un programa nacional de la Policía Nacional Civil. Las opiniones expresadas por las partes interesadas sobre la confiabilidad y eficacia de la policía parecen estar relacionadas con la presencia de agentes de la policía comunitaria en sus comunidades.
  • Los líderes comunitarios, en particular, mantuvieron actitudes altamente positivas hacia la policía, y puntualmente señalaron que sus oficiales de policía local eran parte del programa de policía comunitaria. El clero también expresó confianza en la policía (mucho más que los clérigos de El Salvador y Guatemala); sin embargo, se mostraron menos optimistas sobre la capacidad de la policía para aprehender a los perpetradores de crímenes.
  • La mayoría de las partes interesadas entrevistadas coincidieron en que el crimen había disminuido, aunque la policía no percibió una caída tan aguda en el crimen como lo hicieron los líderes comunitarios. La policía informó que el crimen había disminuido "un poco". Los líderes comunitarios vieron una reducción drástica en la delincuencia en las comunidades tratadas, particularmente los robos, y atribuyeron esta reducción a un aumento en las patrullas policiales de sus vecindarios. Sin embargo, los líderes señalaron que la violencia doméstica no había disminuido en absoluto.
  • Todos los interesados estuvieron de acuerdo en que, si bien hubo muchas (cientos de) pandillas en Panamá, incluidas las comunidades de CARSI, se trataba de pandillas locales basadas en la comunidad. El clero entrevistado, también se consideró que había pandillas presentes en las comunidades en las que se basaban. Y si bien consideran que el crimen ha disminuido entre la segunda y tercera ronda de la intervención CARSI, todavía informan que los tiroteos de pandillas son el tipo de delito más común en sus comunidades. Los jóvenes en riesgo, reportan robos y hurtos menores como crímenes más frecuentes en sus comunidades, y asociados con las pandillas.
  • Directores y docentes, que basan sus opiniones en lo que observar en sus escuelas, encontrar poca o ninguna evidencia de actividad de pandillas allí, posiblemente porque Los administradores escolares transfieren rápidamente a los estudiantes que perciben como miembros de pandillas a otros escuelas. Confirmando su impresión de la ausencia de miembros de pandillas en sus escuelas, la mayoría reportó una ausencia o un bajo nivel de grafiti y vandalismo en la propiedad de la escuela.
  • Las iglesias evangélicas son particularmente activas en el trabajo con jóvenes, tanto en los esfuerzos de prevención, como en el trabajo de resocialización, ayudando a ex convictos de prisión a reingresar a la sociedad.
  • En Panamá, como en El Salvador, algunos de estos pastores son ex miembros de pandillas que han sido rehabilitados y que parecen ser particularmente efectivos para trabajar con jóvenes en riesgo, especialmente aquellos que ya están involucrados en la vida de pandillas. Algunos evangélicos que son agentes de policía trabajan como policías cristianos, es decir, capellanes de prisiones, que tratan de convertir a los presos pandilleros a su fe, en un esfuerzo por alejarlos de sus pandillas mientras todavía están en prisión, y así evitar que se vuelvan activos en las pandillas una vez que están de vuelta en la sociedad.
  • Las escuelas siguen practicando suspensiones hogareñas, por períodos de tres días a hasta una semana, para los estudiantes que han violado seriamente las normas y regulaciones de la escuela. Esto es desafortunado, porque obligar a esos niños a quedarse en casa, a menudo en hogares desestructurados sin padres presentes. En escuelas que tienen el beneficio de psicólogos en el lugar, el castigo en la escuela se ha transformado de la asignación de tareas serviles a la administración de consejería. Los psicólogos escolares y los trabajadores sociales están desempeñando un papel vital en el trabajo por el bienestar de los estudiantes en riesgo.
  • Todavía existe una práctica generalizada de expulsión de la escuela y traslado posterior a otra escuela, a veces demasiado lejos de la casa del menor para permitirle vivir con sus padres. Dichas transferencias resultan en una mayor desintegración de la vida hogareña del niño y, por lo tanto, se convierten en un factor de riesgo que lleva a que el niño abandone la escuela.
  • Una familia desintegrada es el factor de riesgo más alto para que un joven termine involucrado en pandillas. Sobre todo, los hogares de madres cabezas de hogar que al juntarse con parejas que no tienen el vínculo biológico con sus hijos corren mayor riesgo a ser sometidos a abusos lo que los termina expulsando del hogar y buscando refugio en las pandillas que representan familias sustitutas para jóvenes que buscan amistad y protección.
  • El programa “Vecino Vigilante”, junto con el programa “Rendición de Cuentas”, recibió muchos elogios de todos los entrevistados. Las reuniones regulares entre los líderes de la comunidad y la policía para que los primeros compartan inteligencia con este último, y para que estos últimos informen a la comunidad de lo que hicieron desde su última reunión para prevenir el crimen o resolver crímenes, son muy apreciados por la comunidad, y son de gran ayuda para que la policía haga su trabajo de manera efectiva. Los líderes de la comunidad aprecian particularmente las líneas telefónicas dedicadas basadas en la comunidad para denunciar crímenes, dijeron.
  • El mayor problema de los jóvenes en riesgo, es encontrar empleo. Esta es su necesidad más apremiante.
  • Los socios implementadores de CARSI proporcionaron una imagen mixta del éxito del programa de crimen / violencia.
  • Los programas de prevención de la violencia basados en la comunidad deben convertirse en un arma de primera línea para reducir el crimen y la violencia, ya que está demostrado que este tipo de programas funcionan.
  • Los programas de vigilancia comunitaria deben fortalecerse y expandirse en Panamá. Los policías comunitarios son menos propensos a hacer perfiles de jóvenes, es decir, acorralar indiscriminadamente a los jóvenes en las calles, registrarlos y transportarlos a las estaciones de policía sin motivo. La policía de la comunidad recibe una mejor inteligencia, porque se gana la confianza de la comunidad. Por lo tanto, es necesario invertir más en los programas de vigilancia comunitaria, así como en las necesidades de los oficiales ya entrenados (automóviles, motocicletas).
  • Los policías comunitarios y la policía regular deberían recibir capacitación especial para tratar casos de violencia doméstica. La policía debe dar charlas informativas a los escolares (tanto a nivel de primaria como a secundaria) sobre violencia doméstica y abuso infantil. Los niños deben ser educados acerca de los recursos disponibles para ellos cuando se conviertan en el blanco del abuso en el hogar.
  • Los clérigos que tienen programas de prevención de la violencia juvenil y programas de reinserción para los jóvenes que abandonan la prisión deberían recibir recursos adicionales para facilitar un mayor alcance.
  • Los administradores escolares deben ser educados sobre los efectos nocivos de las suspensiones y expulsiones en el hogar, y deben ser entrenados en métodos alternativos de disciplina. Sus escuelas deberían estar equipadas con un número adecuado de personal capacitado en psicología de niños y adolescentes, preferiblemente, psicología clínica. La capacitación en mediación y resolución alternativa de disputas debe ampliarse a todo el personal escolar y a un mayor número de estudiantes.
  • Los programas de prevención de la violencia juvenil deben constituir la capacitación laboral como su mayor prioridad. Deben llevarse a cabo estudios de jóvenes en riesgo, así como de las cámaras de comercio locales, para determinar qué trabajos están interesados en obtener los jóvenes, y qué trabajos están disponibles localmente y en otras partes de Panamá.
  • El cuidado de niños subsidiado debe proporcionarse a las madres que trabajan, para que a los hermanos mayores no se les dé la responsabilidad de quedarse en casa para cuidar a los hermanos de preescolar.
  • La educación sobre los peligros de unirse a las pandillas y los peligros del abuso de sustancias debe estar dirigida a los niños de la escuela primaria (de 8, 9 y 10 años). Estos son los grupos de edad a los que las pandillas ahora se dirigen para el reclutamiento.
Category:Best Practices
Country:Panama
Language:Spanish
Year:2018
Institution:OEA
Additional Information:Estrategias integradas de prevención y reducción de la violencia letal | Planes-Estrategias Nacionales

Karen BozicovichKaren Bozicovich

Other posts by Karen Bozicovich

Contact publisher

Please login or register to post comments.

x