Discursos y otros documentos del Secretario General

DA DE LA MUJER DE LAS AMRICAS

24 de febrero de 2021 - Washington, DC

Un día como hoy en 1928 se creó la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) durante la Sexta Conferencia Internacional Americana. La creación de la CIM fue la expresión del movimiento de mujeres que surgió a principios del siglo pasado y lideró la lucha por el derecho al voto.

En 1982, la Asamblea General declaró cada 18 de febrero como Día de la Mujer de las Américas en reconocimiento de la labor de la CIM como “portavoz de las reivindicaciones de las mujeres de las Américas”.

Desde entonces, la OEA continúa impulsando la igualdad de género y los derechos de las mujeres en el hemisferio y continúa fortaleciendo a la CIM, que defiende los derechos políticos, económicos, sociales y culturales de la mujer, que eleva la paridad y la no violencia contra las mujeres.

El trabajo de la CIM consiste en luchar permanentemente contra determinados estereotipos que están anquilosados en nuestra región, arquetipos que son fosilizados, prehistóricos, anacrónicos, pero ahí están, instalados permanentemente.

Gran parte del fracaso de nuestra sociedad está en esas variables de discriminación que permanentemente sufren las mujeres en el hemisferio.

En el plano interno de la OEA, reconocemos la importancia del trabajo de transversalización de género que posibilita abordar los temas de igualdad de género y derechos de las mujeres en todas las instancias de la organización.

El tema de la desigualdad, es sin duda un tema de poder y está arraigado profundamente en nuestras sociedades, lamentablemente arraigado, culturalmente y antropológicamente en nuestras sociedades porque la historia siempre ha sido dominada por los hombres.

En este sentido, debemos revertir esto, debemos ser claros y fuertes al expresar nuestra condena a esta situación actual. Escuchar no es suficiente, reconocer no es suficiente, por más que felicitamos a todas las mujeres que hoy han participado en este evento, pero eso nos demuestra también que falta muchísimo por hacer y falta muchísimo por alcanzar.

No permitamos que la pandemia signifique retrocesos en los derechos alcanzados por las propias mujeres. Debemos seguir fortaleciendo a la CIM para alzar la agenda de las mujeres, su derecho a vivir libres de violencia y tener las mismas y mejores oportunidades.


Muchas gracias.