Discursos y otros documentos del Secretario General

GOBIERNO DIGITAL, ABIERTO Y TRANSPARENTE -VI REUNIN MINISTERIAL DE GOBIERNO DIGITAL DE LAS AMRICAS

18 de noviembre de 2020 - Washington, DC

;Antes de la crisis del COVID-19, la revolución digital hizo que los gobiernos empiecen a modernizarse y se vuelvan más agiles, abiertos y respondan de manera más efectiva a la ciudadanía. Ahora sabemos que el trabajo remoto, la educación a distancia y la telemedicina llegaron para quedarse.

La pandemia del COVID-19 ha evidenciado la fragilidad y vulnerabilidad de los seres humanos ante la capacidad destructiva del virus. Ha trastornado nuestras realidades y nos ha confinado.

Según la Organización Mundial de la Salud al cierre de la semana pasada habíamos alcanzado 52 millones de casos en el mundo, incluyendo cerca de 1.300.000 muertes a una tasa de casi 600.000 casos en aumento diarios.

Lo peor de las cifras, es la preocupación que nos encontramos en la etapa alta de un segundo pico con un aumento de casos de contagio del COVID-19 a nivel global.

La pandemia nos ha afectado multidimensionalmente como seres humanos y aún nos queda por seguir aprendiendo cómo nos afectará como personas y como sociedades en el futuro. El teletrabajo, la educación virtual, e incluso los procesos electorales mixtos, vía correo y presenciales, son algunas de estas transformaciones.

También afecta a las economías, llevándonos a enfrentar una de las crisis económicas más agudas de la historia moderna. Según la CEPAL, se prevé una contracción de la economía del 9,1 por ciento este año, lo que equivaldrá a un retroceso de diez años en términos de crecimiento, con una perspectiva de recuperación lenta y un alto impacto en el 2021, 2022 y aún en el 2023.

En este proceso, la pandemia no solo afecta a las empresas, negocios, comercio y productividad, sino que lo más preocupante es que aumenta la desigualdad y la pobreza y en particular a las poblaciones en condiciones de vulnerabilidad que son específicamente las más aceptadas.

La CEPAL proyecta que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45,4 millones en 2020, con lo que el total de personas pobres pasarían de 185,5 millones en 2019 a 230,9 millones en 2020, cifra que representa el 37,3 por ciento de la población latinoamericana.

Los niños sin computadoras o sin servicios de internet no pueden estudiar. Empleados sin computadoras o servicio de internet, no pueden trabajar. Instituciones públicas sin servicios digitales, no pueden operar. Ciudadanos sin teléfonos inteligentes e internet, no pueden acceder a los servicios del Estado.

La pandemia ha creado situaciones que amenazan a la democracia y a la libertad de expresión. El confinamiento reduce las oportunidades de participación ciudadana y amenaza al gobierno abierto. Desde marzo de este año, se siguen encendiendo alarmas por el aumento de casos de corrupción relacionados con procesos de contratación y compra de suministros y equipos de emergencia para tratar el COVID-19, realizados bajo disposiciones especiales de estados de emergencia para atender la crisis sanitaria.

Una respuesta efectiva a la crisis sanitaria como el COVID 19 requiere de transparencia, rendición de cuentas, participación de la sociedad civil y acceso a la información pública. La corrupción es rampante en los tiempos de crisis y hace que los gobiernos y la comunidad internacional sean menos efectivos en sus respuestas. Los procesos de compra de emergencia y la suspensión de medidas de supervisión, en muchos casos, incrementan los riesgos al respecto.

Si nos creíamos dependientes de las tecnologías de la información y la comunicación, no hay duda que ahora lo somos más. Sin embargo, ante esta crisis y sus grandes desafíos, se presenta la oportunidad de lograr importantes avances en lo que se refiere al Gobierno digital, abierto y transparente.

El uso de la tecnología ha demostrado ser esencial para dar respuesta a la pandemia y mitigar sus efectos. En los últimos años se ha iniciado una transformación digital importante del sector público que, además, facilita la aplicación de los principios de gobierno abierto de transparencia, colaboración y participación. La crisis actual causada por el COVID-19 está acelerando estos procesos de digitalización de servicios públicos que ya no son una opción, sino una necesidad.

A pesar que el avance para algunos gobiernos se ha visto afectado por falta de voluntad política y por restricciones presupuestarias, a causa de la pandemia, los gobiernos han tenido que digitalizar muchos servicios y la ciudadanía se ha visto obligada a usarlos. De igual manera, se ha incrementado la cooperación interagencial en muchos gobiernos partiendo por el simple hecho de compartir información.

Esperemos que esta situación contribuya a una mayor oferta de parte de los gobiernos y demanda de la ciudadanía, por servicios públicos digitalizados. Esto requerirá, a su vez, de reformas normativas con una visión a más largo plazo y un mayor apoyo político para digitalizar y simplificar las burocracias.

El trabajo remoto, la educación a distancia y la telemedicina llegaron para quedarse. Debemos aprovechar estos medios para llegar a los más pobres y necesitados y para brindar salud y educación de calidad.

La tecnología debe aprovecharse para generar igualdad de oportunidades y cerrar brechas digitales y generacionales. Hoy en día todos los ciudadanos y ciudadanas de las Américas, en las áreas urbanas y rurales, deberían tener acceso al internet y contar con las capacidades y herramientas necesarias para poder realizar sus trámites en línea.

El gobierno digital deja de ser una opción y pasa a ser una necesidad. Su aplicación permite mejorar la eficiencia en la prestación de servicios al ciudadano, promueve la participación ciudadana y permite transparentar la gestión gubernamental y desarrollar políticas públicas basadas en evidencia.

Los esfuerzos que hagamos juntos para poder asegurar que el gobierno digital sea el catalizador para la reactivación económica y social, con transparencia, son esenciales en esa dirección.

Es por esto que desde la OEA promovemos las políticas de gobierno abierto y el uso de las tecnologías digitales, particularmente de los datos abiertos para “impulsar la transparencia, rendición de cuentas, interacción con la ciudadanía, reducción y simplificación de la burocracia, apertura de la información y fortalecimiento de la cooperación e intercambio de buenas prácticas para el desarrollo y aplicación de dichas tecnologías.”

Hace 17 años que la OEA viene impulsando los trabajos de la Red Gealc como su Secretaría Técnica, desde el Departamento para la Gestión Pública Efectiva en un trabajo muy cercano con los ministerios e instituciones que ustedes representan, y socios como el BID y el Instituto de Desarrollo e Investigación de Canadá (IDRC).

En los últimos años hemos apoyado el desarrollo de políticas nacionales de datos abiertos en siete países de la región. Además, cumpliendo con un mandato de la Cumbre de las Américas, la OEA impulsó el desarrollo del Programa Interamericano de Datos Abiertos para Prevenir y Combatir la Corrupción (PIDA) con el objetivo de incrementar las capacidades de los gobiernos y ciudadanos en la prevención y combate a la corrupción. Este Programa fue aprobado por la Asamblea General de la OEA de 2019 y ahora nos encontramos en la fase de implementación.

Para concluir, quisiera manifestar que nos es muy grato trabajar con el BID en esta agenda de impulso a la transformación digital de la región. Llamamos a fortalecer esta cooperación y este espacio de intercambio de experiencias y buenas prácticas entre las autoridades de gobierno digital de las Américas.

La construcción de espacios de encuentro, interacción y trabajo conjunto entre autoridades, funcionarios públicos y ciudadanía es clave para fortalecer nuestras democracias.

Este es un papel que viene cumpliendo la OEA, como el principal foro político del hemisferio y que queremos fortalecer.

Es un punto de encuentro de todos los gobiernos, que se abre a participación de la sociedad civil, para tratar los temas esenciales en favor de la profundización de la democracia en nuestro hemisferio.

Muchas gracias