Discursos y otros documentos del Secretario General

APERTURA, 58 CONSEJO DIRECTIVO DE LA ORGANIZACIN PANAMERICANA DE LA SALUD (OPS)

28 de septiembre de 2020 - Washington, DC

Este año más que ningún otro, la labor de la Organización Panamericana de la Salud es fundamental. Desde la OEA acompañamos y participamos de los esfuerzos que se vienen realizando para detener la pandemia y sus efectos nocivos en la salud y la economía regional.

Aprovecho este espacio para reconocer el encomiable trabajo y entrega del personal de la salud en estos complejos tiempos donde nuestra región se convirtió en el epicentro de la pandemia del COVID-19.

Hace unos días, la Doctora Etienne presentó el Informe Anual de Salud 2019 ante el Consejo Permanente de la OEA donde se detallaron los importantes instrumentos que cuenta la OPS y que han servido para avanzar en la expansión del acceso a la salud en la región.

Sin embargo, también presentó los preocupantes retos desatados por la pandemia que afectan este avance y las significativas acciones que habrá de realizarse en todos los sectores socioeconómicos para suprimir el flagelo del COVID-19.

As Director Etienne has previously stated, we cannot delay the fight against COVID-19, but we must not let COVID-19 delay us in completing our unfinished agenda of eliminating and controlling infectious diseases in our region. The risks are too high for our lives and our societies.

COVID-19 has not only introduced a grave new threat to the health of our societies, it has also shone a necessary spotlight on the high burden that Non-Communicable Diseases, which have plagued our region for decades, place on our health resources.

According to the PAHO data, among people with comorbidities such as diabetes, hypertension, and obesity in the Americas, there are 43 million high risk person who would require hospitalization due to their underlying health conditions.

Additionally, COVID-19 may also generate new long-term disabilities that will add to the NCD burden. This pandemic has illustrated well the crucial relation between communicable diseases and NCDs. The impact of comorbidities on the spread of the virus should act as a catalyst for governments to place greater priority on primary health care, preventative health care and well-being around NCDs.

Against this background, the OAS is pleased to collaborate with PAHO, through the Inter-American Working Group on NCDs, for the implementation of programs and initiatives under the Inter-American Education Agenda in member states on the promotion, monitoring, and evaluation of school environments conducive to healthy eating and physical activity.

We will also strengthen the teaching profession through the inclusion of training opportunities related to food, nutrition, health, and physical activity in the Inter-American Catalogue of Studies and Training Opportunities for Teachers.

La Secretaría General de la OEA ha trabajado arduamente buscando formas de brindar un mejor apoyo a los Estados Miembros para enfrentar los desafíos surgidos por la pandemia, enfocándonos particularmente en los cuatro pilares de la Organización: Democracia, Derechos Humanos, Desarrollo y Seguridad Multidimensional.

Esta crisis sin precedentes no es sólo una emergencia sanitaria y socioeconómica; sino que también trasciende la gobernabilidad y la confianza en las instituciones públicas.

La pérdida de vidas, de empleos y la incertidumbre sobre el futuro inmediato nos pone en una situación donde la capacidad de respuesta de las instituciones públicas y de nuestros gobiernos, al igual que la efectividad y respuesta de los actuales sistemas de gobernanza, se pone a prueba.

La pandemia ha empeorado las cosas. Para la OEA es prioritario tomar medidas urgentes, especialmente en apoyo a los más pobres y vulnerables.

La cooperación y coordinación entre los organismos internacionales e interamericanos puede ayudar a responder a las necesidades de apoyo planteada por los países.

Enfrentados con este reto de tantas dimensiones, junto a la OPS, hemos activado una instancia multisectorial de coordinación y respuesta en apoyo a los países de la región. Recientemente, hemos convocado la Cuarta Reunión con las Altas Autoridades del Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres donde participan los líderes de las Instituciones Financieras Multilaterales y Organismos Interamericanos.

En estas instancias, hemos coordinado y compartido capacidad técnica y financiera multilateral para dar una respuesta ordenada en los distintos ámbitos que se han visto afectados por la pandemia.

Los desafíos que tenemos por delante como región y de ayuda multilateral son inmensos. El Gobierno de los Estados Unidos asumió la Presidencia del Proceso de Cumbres en julio y tendrá el reto de liderar a los líderes del continente de cara a la celebración de la Novena Cumbre en el 2021.

Reiteramos la necesidad de fortalecer las acciones coordinadas en respuesta a nuestros mandatos y a las necesidades de los países del hemisferio, orientando nuestras medidas a la recuperación económica y sanitaria del hemisferio. El papel de la OPS será central para cumplir estos objetivos.

Muchas gracias.