Discursos y otros documentos del Secretario General

HOMENAJE Y RECONOCIMIENTO A LOS LDERES SOCIALES POR PARTE DE LA SOCIEDAD Y EL GOBIERNO NACIONAL, EN EL MARCO DE LA CONMEMORACIN DEL DA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS.

10 de diciembre de 2019 - Cartagena, Colombia

• Permítanme sumarme al homenaje y reconocimiento a los líderes y lideresas sociales por parte de su ciudad y el gobierno nacional, en el marco de la conmemoración del “Día internacional de los Derechos Humanos”

¡Ni una asesinato más!
Ni una violación más.
Ni un atentado más.
Ni una más!

• Las mayores garantías deben ser para aquellos que defienden los derechos humanos de los colombianos, de las colombianas, aquellos que defienden los derechos humanos en cada comunidad en el hemisferio.

Ministros, ministras, amigas y amigos.
• El reconocimiento a las lideresas, líderes y defensores de Derechos Humanos de Colombia, definitivamente ha sido para la OEA un imperativo de acompañar y respaldar las gestiones que desarrollan a favor de la promoción, reivindicación, respeto y protección de los derechos humanos. Esta labor constituye un eje central para la transformación social y la consolidación de la paz, la democracia y la vigencia de los derechos humanos en la región.

• Una especial mención a todas aquellas mujeres lideresas, defensoras de Derechos Humanos que nos acompañan y a las miles de mujeres que se encuentran en los territorios trabajando incansablemente, por transformar sus realidades, por ser agentes constructoras de paz, por abrirse espacios que históricamente les han sido negados, abriendo camino para que cada día más mujeres ejerzan sus derechos con una poderosa agenda de igualdad y de paz.

• Es apropiado que nos reunamos hoy para rendir este homenaje a los líderes sociales de esta gran República en el contexto de una celebración global: el Día Internacional de Derechos Humanos.


• Un día en que celebramos la Declaración Universal de Derechos Humanos -adoptada en 1948 – como un esfuerzo de nunca repetir la pesadilla de los crímenes de lesa humanidad que se vivieron en Europa y otras partes del mundo en esa década, tras el horror vivido en la Segunda Guerra Mundial que dejó decenas de millones de muertos.

• Un documento histórico que dejó claro y en alto los derechos inalienables inherentes a todos los seres humanos. Y, es particularmente apto, que rendimos este homenaje y celebramos el Día Internacional de Derechos Humanos, aquí en Cartagena de Indias, proclamada capital colombiana de los derechos humanos en 1985.

• En la ciudad del santo de los esclavos San Pedro Claver, el Patrono de los Derechos Humanos en Colombia. Un ser humano, quien rindió servicio incondicional a los demás, especialmente a los más abandonados y excluidos de su tiempo.

• Defender y ampliar los derechos humanos es un deber, un deber de todos los que creemos en la democracia y en la libertad e igualdad y que tenemos que cumplir.

• Como lo hace el llevar adelante –y como lo realiza el gobierno nacional- los Acuerdos de Paz, propiciando el más pleno cumplimiento de los mismos con los recursos disponibles, con las acciones posibles, con toda la voluntad política para llevar estos acuerdos a que sean definitivamente el instrumento de la paz, la democracia y fundamentalmente del desarrollo de Colombia.

• Todos los colombianos, todas las colombianas y líderes sociales se tienen que respetar y proteger. Legalidad y equidad – dos ejes fundamentales del gobierno – están al corazón del tema del día.

• Sin legalidad y equidad la promoción de los derechos humanos es, simplemente, imposible.

• Y lo es en el contexto que trae hoy a Cartagena de Indias para rendir homenaje a los líderes sociales de Colombia.

• Los líderes sociales son un elemento fundamental de una democracia tan vibrante como la colombiana.


• Los políticos tienen la obligación de continuamente escuchar las expresiones legítimas de las poblaciones. Estar abiertos al diálogo constructivo y real, aún mientras estén vigilantes ante los que simplemente quieren fomentar destrucción y división.

• Un canal indispensable de la comunicación responsable comunitaria es el diálogo abierto y ágil con los líderes sociales.

• Un diálogo al que tenemos todos el gran privilegio de presenciar aquí hoy. Un diálogo que avanza en el bienestar y bien común de todos los colombianos.

• Tenemos claro que ser líder social en Colombia, como lo es en demasiados países de nuestro continente, no ha sido, no será fácil.

• Nuestras Américas han pasado por demasiados momentos oscuros de campañas para silenciar las voces del pueblo.

• Esas campañas a veces son oficiales, a veces son de regímenes cobardes que tratan de negarle la voz a la sociedad civil.

• A veces las campañas tienen que ver con la represión y negación, a veces esas campañas significan un fracaso en las libertades para nuestros hermanos y hermanas del continente. Todos tenemos una responsabilidad de hacer nuestra parte para que ese día, el día de gozar la más plena libertad, la mejor democracia, sea lo más temprano posible.

• Pero las violaciones de los derechos humanos de líderes sociales no solo es una gestión de regímenes autoritarios. Los derechos de líderes sociales son atacados aquí en Colombia por grupos ilegales quienes se nutren de cultivos, minería y drogas ilícitas.

• Estos grupos operan gracias a los logros y sacrificios de Colombia a lo largo de la última década, en espacios cada día más reducidos del territorio nacional, aunque encuentran aliento irresponsable e ilegal no tan lejos de aquí.

• Y frente a ese fenómeno me uno a todos los colombianos, al gobierno, en reiterar que ni un líder social más, ni una lideresa social más puedan perder la vida en su trabajo.

• Reconozco el esfuerzo del gobierno de hacer frente a las amenazas enfrentadas por líderes sociales y celebro el progreso, aún incompleto, en reducir el número de asesinatos sufridos por los valientes que representan sectores fundamentales de la compleja y enriquecedora sociedad colombiana.

• Conocemos las difíciles condiciones de seguridad y hemos manifestado en distintas instancias nuestra preocupación por las amenazas y asesinatos que se han perpetrado contra personas que ejercen acciones de liderazgo en sus comunidades.

• Tampoco puedo dejar de expresar mi preocupación por la continuidad de los patrones de violencia que enfrentan las personas que defienden los derechos humanos en las Américas durante el presente año.

• En este Día Internacional de Derechos Humanos lo tomo como la oportunidad para reiterar nuestras condenas de asesinatos y otros ataques contra líderes sociales e instar a hacer justicia, adoptar todas las medidas y acciones necesarias para garantizar la seguridad a los líderes sociales.

• Pero como se ve reflejado en este programa, aquí en Colombia, como lo es a lo largo del continente y el ancho del mundo, no siempre está en manos del gobierno.

• Es una responsabilidad compartida entre todos.

• Una responsabilidad de la comunidad internacional.

• Una responsabilidad por la cual la OEA ha abogado aquí en Colombia por, entre otros, el incansable trabajo de nuestra Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP-OEA) que en sus más de 15 años en terreno ha trabajado de la mano con líderes sociales en cada rincón del territorio colombiano y seguirá comprometida en este trabajo crucial.

• La responsabilidad de defender los derechos humanos y sus defensores es también una responsabilidad del mundo empresarial.

• El sector privado colombiano, como motor de crecimiento económico y creación de empleo que es un ejemplo para muchos países del continente, es un motor indispensable para construir una sociedad próspera y equitativa.

• Es decir, una sociedad que respeta mejor los derechos fundamentales de todos y así hace su parte en cumplir con la responsabilidad colectiva de proteger los derechos humanos.

• Una responsabilidad que tiene también que ver con permear todos los niveles educativos.

• Entonces el trabajo de defender los derechos humanos y a sus defensores. El trabajo de defender y exaltar el papel indispensable de los líderes sociales a quienes reunimos en un homenaje hoy es una responsabilidad compartida entre todos.

• Un deber de todos los que estamos aquí y de todos nuestros colegas en la comunidad internacional, los gobiernos nacionales de las Américas, los sectores privados y de los medios de toda la sociedad civil.

• Los líderes sociales en Colombia, los líderes sociales en todo el continente, tienen enemigos poderosos y peligrosos.

• Es nuestra responsabilidad ayudarlos a ser más fuertes, a ser más fuertes nosotros, más valientes que los enemigos, más valientes que todos y defender sin pausa los derechos y principios que celebramos juntos hoy en el Día Internacional de los Derechos Humanos.

• Honrado de estar en Cartagena de Indias, hermosa y heroica.

Muchas gracias.