Discursos y otros documentos del Secretario General

DCIMO OCTAVO PERODO DE SESIONES DEL CICTE

3 de mayo de 2018 - Washington, DC

* Cotejar con texto pronunciado*


El terrorismo es una de las principales amenazas para la paz y seguridad internacional que afrontamos. La rápida evolución de conflictos en varias regiones del mundo, con ideologías extremistas y grupos terroristas, hace necesario que la OEA pueda articular una respuesta eficaz y contundente a las amenazas nuevas y emergentes que este flagelo presenta.

Amigas y Amigos

• Los actos terroristas comprometen la estabilidad de las naciones, independientemente del lugar geográfico donde se ubique el conflicto que los origina. El terrorismo internacional se nos presenta como un enemigo sin domicilio, sin fronteras ni nacionalidad.
• Ello nos obliga a reconsiderar estrategias.

• Esta complejidad queda de manifiesto si tenemos en cuenta los últimos informes de Unicef que señalan que cada vez más niños y adolescentes son utilizados en actos terroristas, y que el término combatiente terrorista también incluye a niños y mujeres.

• La Resolución 2178 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, aprobada en 2014, situó la problemática de los terroristas combatientes extranjeros en un lugar relevante de la agenda internacional.

• Los define como aquellas personas que viajan a un Estado distinto de su estado de residencia o nacionalidad con el propósito de cometer, planificar o preparar actos terroristas.

• El hecho de que estos individuos logren exitosamente trasladarse de un país a otro, cruzando las fronteras sin restricciones, no solo representa una amenaza para su país de origen, sino también para todos aquellos estados a los que viajen o por los que transiten.

• Las nuevas amenazas que plantea este fenómeno se extienden a los ataques perpetrados por “lobos solitarios”, así como al uso de internet con fines de radicalización y captación; las nuevas vías de radicalización de mujeres y niños, y la radicalización en los centros penitenciarios.

• ¿Qué hacer frente a este problema?; ¿Cómo prevenir que nuestros jóvenes sean captados para que se unan a una lucha absurda y sin sentido?; ¿Cuáles son las vulnerabilidades que el terrorismo internacional aprovecha y saca ventaja en los países de nuestra región?

• Debemos plantearnos todos estos interrogantes para poder encarar este desafío desde una mirada integral.

• La Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 2396, aprobada en 2017, insta a los países a adoptar las medidas necesarias para enfrentar el extremismo que conduce al terrorismo, y los exhorta elaborar planes adecuados de contingencia y respuesta de emergencia para los atentados terroristas.

• Otros aspectos transversales a considerar incluyen las estrategias y planes de acción en materia de prevención a escala nacional, regional o local, mediante la participación de las organizaciones de la sociedad civil, los foros para el intercambio de conocimientos y experiencias, así como las medidas de sensibilización y formación.

• La responsabilidad de prevenir y contrarrestar la radicalización y la captación de terroristas recae en los Estados miembros. Pero para hacer frente a este desafío debemos hacerlo en forma mancomunada, y la OEA, a través de su Comité Interamericano Contra el Terrorismo, CICTE, tiene un papel que cumplir.

• Hay que fortalecer la cooperación internacional a través de un mayor intercambio de información, más seguridad y control en las fronteras, prevenir el apoyo financiero, y aplicar métodos de evaluación de los riesgos que presentan los combatientes terroristas extranjeros que regresan y se trasladan a otros países.

• Quiero invitarlos a asumir unidos este compromiso de luchar contra el terrorismo, de adoptar medidas efectivas, y reforzar nuestras legislaciones contra el terrorismo y su financiamiento.

• Tomemos el liderazgo de nuestra región, demos el ejemplo al mundo y demostremos que las Américas están a la vanguardia de la adopción de medidas para enfrentarlo.

• No olvidemos que la derrota del terrorismo es fundamental para la supervivencia del estado de derecho y la consolidación del sistema democrático. Ese, será nuestro mejor legado a las generaciones futuras.

Muchas gracias