Discursos y otros documentos del Secretario General

FORMALIZACIN DE LOS ACTUALES CAMPAMENTOS HUMANITARIOS QUE EXISTEN EN LAS FRONTERAS DE COLOMBIA Y BRASIL

20 de enero de 2018 - Miami, FL

El dolor de Venezuela y de los venezolanos nos duele a todos.

Los venezolanos son hoy víctimas de una dictadura, son víctimas de la violencia política, son víctimas de la violencia, de la falta de derechos; son víctimas los venezolanos de los despropósitos de un gobierno, son víctimas de acciones autoritarias, de la tiranía. Definitivamente, Venezuela necesita ser reconstruida y Venezuela necesita volver a vivir el desarrollo, a que su pueblo goce más plenamente de sus derechos, que el pueblo pueda tener la salud, la educación, la casa que merece por pertenecer a una sociedad instalada en un país que tiene los recursos como para sostener a los millones de venezolanos.

Los venezolanos no se van porque quieren, los venezolanos se van porque son víctimas de esa dictadura, son víctimas de la represión, son víctimas de la violencia del Estado, son víctimas de la generación permanente de miseria, son víctimas de la violencia, la falta de medicamentos, son víctimas de la violencia de la inseguridad que ha creado este régimen para reprimir a los venezolanos.

Un mal gobierno o una dictadura no es algo que exista en el pensamiento y que conceptualizamos simplemente en los manuales de política o en las resoluciones de las organizaciones internacionales; una dictadura, un mal gobierno afecta la vida de la gente.

Yo he mirado estas fotos que están en este panel detrás, son fotos que reflejan rebeldía, pero que reflejan también el sufrimiento profundo del pueblo. ¿Qué tenemos que hacer? Lo primero que hemos hecho, lo primero que nos salió naturalmente, debemos denunciar a esta dictadura, en cada violación de derechos humanos, debemos denunciar a esta dictadura en cada ejecución en cada acto de violencia, debemos denunciar a esta dictadura en el desmantelamiento institucional del país; debemos también, obviamente proponer soluciones, y por eso estamos reunidos hoy acá, por eso vinimos hoy acá, para proponer soluciones, para proponer soluciones para los venezolanos, para los que están adentro del país, para los que están afuera, para los que han debido salir de Venezuela.

Debemos ser fuertes, no podemos amilanarnos, el camino de la lucha por la democracia no es un camino plagado de victorias por aclamación eso no existe. Si miramos la historia de nuestras Américas, si miramos la historia de nuestros héroes, vemos que lo que hemos avanzado lo hemos construido sobre la base de derrotas y fracasos, llevándonos esas derrotas y fracasos para construir algo mejor.

Cada derecho que se ha dado en el continente a cada uno de los pueblos, ha estado pavimentado porque nuestros héroes –definitivamente- plantaron semillas, algunas tuvieron que germinar varias épocas después, algunas todavía quedan por germinar porque todavía seguimos teniendo problemas estructurales graves en el continente. No podemos admitir que se someta a un pueblo a la dictadura, no podemos admitir que la desinstitucionalización del país, que los golpes de Estado, no podemos admitir que regímenes tiránicos encuentren soluciones para mantenerse y perpetuarse en mecanismos de diálogo. Eso es absolutamente inadmisible, no puede ser validada ninguna dictadura a partir de ningún mecanismo de diálogo, eso no existe, no debe existir en este continente.

No se pueden legitimar los procesos que ha llevado adelante esta dictadura, de ninguna forma porque la misma ha significado el sufrimiento de millones de personas, el dolor de todos ustedes de tener que dejar su país, el dolor de los que están en el país y no tienen los recursos básicos para supervivir en el día a día.

Debemos tener claros los peligros que enfrenta Venezuela hacia el futuro, peligros que nosotros señalamos hace muy poco tiempo. El peligro que significaban las elecciones regionales, el peligro que significaban las elecciones municipales; y ni que hablar ahora el peligro que significaría una elección presidencial, que significaría bajo el mecanismo de la Asamblea General Constituyente simplemente perpetuar y tratar de darle legitimidad a este régimen por seis años más, eso es absolutamente inadmisible, absolutamente inadmisible.

Ninguna elección que salga de esta dictadura en estas condiciones va a traer un cambio político para el pueblo venezolano. Ninguna elección que salga de esta dictadura y de estas condiciones le va a dar soluciones a la gente. Van a aplicarle la peor sanción, a veces se habla de las sanciones y que estas sanciones como pueden afectar al pueblo venezolano, no hay peor sanción contra el pueblo venezolano que seis años más del régimen de Maduro, eso definitivamente es así, es perpetuar, perpetuar esta situación, este sufrimiento del pueblo, esta falta de derechos económicos, sociales, políticos, civiles que sufre el pueblo venezolano. Seis años más es perpetuar los presos políticos, es perpetuar las ejecuciones extrajudiciales, es perpetuar el atropello absoluto de los derechos de la gente.

Los venezolanos asumen su responsabilidad, la han asumido como señalaban quienes me precedieron al uso de la palabra, la han asumido con costos muy duros porque la muerte es un costo duro y los mártires que tiene Venezuela hoy, definitivamente son un ejemplo para todo el continente, son un ejemplo para todos los pueblos del continente.

Pero esa es una construcción que se hace con mucho dolor, esa responsabilidad que han asumido para forzar y para tratar de alcanzar una solución política y un cambio, un camino de democracia, hacia la democracia, un camino de paz hacia la paz, fue avasallado por el gobierno, fue ultimado a los tiros por el gobierno, fue asesinado por el gobierno, el nombre de cada uno de los mártires asesinados durante las manifestaciones.

El pueblo de Venezuela hoy sufre estigmatización, discriminación, la sufre adentro y afuera del país, debemos ser conscientes de que debemos apoyar, y que debemos sumar esfuerzos, en este mundo tenemos que ver que el rostro de cada refugiado, asilado o migrante venezolano acarrea un dolor profundísimo por detrás, lleva detrás de sí un país que ha sido completamente destruido por la dictadura; lleva detrás de si la violencia política, lleva detrás de si las ejecuciones, lleva detrás de si la prisión y la arbitrariedad.

Tenemos que proponer soluciones para esos venezolanos, debemos proponer soluciones para esos venezolanos, las soluciones que surgen hoy acá, a las que nosotros debemos agregar algo más, creemos importantísimo que todos los esfuerzos que se están haciendo tratando de poner ayuda humanitaria en Venezuela también se concentre en los refugiados, asilados y migrantes venezolanos en el exterior, y especialmente en las zonas más afectadas que fueron nombradas hoy aquí. Que el diálogo político de la comunidad interamericana y del mundo entero se concentre no solamente en esta posibilidad de una ayuda humanitaria a Venezuela -que ha sido negada permanentemente- sino la ayuda directa a los venezolanos que ya padecen esta situación de sufrimiento en el exterior.

Apoyar esos campamentos en Brasil, en Colombia o donde estén, definitivamente es un primer paso importantísimo que debe asumir la comunidad internacional y para la cual ya hoy debe haber y debería estar en marcha un diálogo político para la construcción de soluciones para esos venezolanos.

Debemos concentrar también en ese diálogo político soluciones para los temas migratorios de los venezolanos, los venezolanos hoy son reprimidos de una manera que posiblemente ninguna dictadura lo haya hecho en el pasado. Los venezolanos hoy son forzados a ser indocumentados porque el gobierno se niega a entregar documentos, pasaportes, a los venezolanos en el exterior o los entrega en un número muy bajo. Ese es un esquema de represión que definitivamente transciende lo que hemos conocido hasta ahora, es seguir a sus ciudadanos reprimiéndolos aun fuera del propio territorio venezolano, esa situación es absolutamente un despropósito político.

Y después algo que también se señaló, los venezolanos tienen que sumarse, tienen que sumarse en la política al revés de lo que nos ensenaban en la escuela, que no se suma zanahorias con mandarinas y con zapatos, la política se suma todo y hay que sumar, tienen que sumar, sumarse entre ustedes, unirse entre ustedes, eso es fundamental, es esencial. Solamente hay un límite en el que ustedes no pueden transar, son las acciones directas o indirectas de apoyo a la dictadura, acciones políticas o sociales de apoyo a la dictadura, ese es el único límite después todos los venezolanos tienen que sumar sus esfuerzos, para ayudarse, para sostenerse, para solidarizarse y para desterrar a la dictadura venezolana de su país.

Debemos detener la violencia política que sufren los venezolanos, debemos dar respuesta de la comunidad internacional, nos duele la situación de Venezuela, nos duele la situación de los venezolanos, los desplazados, aislados, asilados, refugiados, son el rostro mismo del sufrimiento. Debemos por lo tanto, en cada caso pelear por los derechos humanos de los venezolanos, debemos en cada caso luchar por el restablecimiento de la democracia en Venezuela; debemos erradicar los pasos cortos de la política, los tiempos largos de la diplomacia. Hoy no tenemos tiempo para hacer retóricos, no tenemos tiempo para pasos cortos y debilitados, no tenemos tiempo para alejarnos de los principios, no tenemos margen para validar una elección que va a ser completamente espuria y que simplemente va asegurar seis años más a Maduro.

Definitivamente tenemos que seguir luchando por la democracia en el país, debemos seguir luchando por los derechos humanos de los venezolanos estén dentro o fuera del país y tenemos que sostener la memoria de los mártires que ha tenido Venezuela.

Gracias.