Contenido Caracterización

DIÁLOGO SOBRE AGUA Y CLIMA


Cómo Enfrentar la Variabilidad Climática en una

Cuenca Transfronteriza en América Central:

La Cuenca del Río San Juan
(Costa Rica y Nicaragua)


Informe Técnico Final

Introducción

Propósito del Informe: Éste es el informe técnico final del Diálogo sobre Agua y Clima –un proyecto llevado a cabo con los auspicios de la Secretaría Internacional del Diálogo sobre Agua y Clima (IS/DWC) en la cuenca transfronteriza del Río San Juan (Costa Rica y Nicaragua). Las Unidades Técnicas del PROCUENCA-SAN JUAN, un programa de los ministerios de medio ambiente de Costa Rica y Nicaragua, emprendieron el proyecto, el cual fue financiado por el Gobierno de Holanda. El proyecto tenía cuatro objetivos. Primero, debía describir las prácticas utilizadas por las comunidades en la cuenca para responder a la variabilidad climática. Segundo, debía alentar las discusiones en marcha sobre este tema en toda la cuenca. Tercero, debía proporcionar aportes al programa estratégico de acción del PROCUENCA-SAN JUAN. Y, cuarto, debía proporcionar a los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua información que pudiera ser usada para una revisión de las políticas sobre preparación y mitigación de riesgos naturales con respecto a la variabilidad climática (OEA 2002)i.

Antecedentes: Según la IS/DWC, el cambio climático provocará cambios en el ciclo del agua a nivel mundial, que posteriormente tendrán un impacto sobre los recursos hídricos regionales, aumentarán la variabilidad del clima y empeorarán las ya marginales condiciones socioeconómicas en gran parte del mundo. En realidad, esto puede ya estar ocurriendo. Es esencial comprender estos fenómenos a diferentes escalas a lo largo del tiempo y el espacio para manejar adecuadamente los recursos de agua dulce del mundo. El Diálogo busca incrementar la toma de conciencia sobre los problemas y sus soluciones potenciales y desea iniciar los procesos sociales y políticos que, a su vez, conducirán a la adopción de las estrategias más apropiadas para enfrentar los problemas ocasionados por la variabilidad climática (DWC 2002)ii.

El Diálogo sobre Agua y Clima es un consorcio de miembros y una Secretaría Internacional que ha sido creado para mejorar la gestión de los recursos hídricos a nivel mundial con el fin de enfrentar el impacto de la creciente variabilidad climática. Es un escenario en el cual las autoridades encargadas de la formulación de políticas y de la gestión de los recursos hídricos tienen acceso y pueden usar la información generada por los expertos en climatología y los meteorólogos. Una de las principales tareas del Diálogo es organizar y administrar diálogos sobre el agua y el clima, que pueden variar significativamente en cuanto a su alcance y temática, pero siempre enfocados hacia temas relacionados con la variabilidad climática y el agua. Los principales resultados que el Diálogo busca obtener son una base de conocimientos y un sistema de información accesibles; principios orientadores y herramientas para las autoridades encargadas de la formulación de políticas y de la gestión de los recursos hídricos; materiales publicitarios y de otra índole para incrementar la toma de conciencia y la comprensión por parte de quienes manejan los recursos hídricos del impacto potencial de la variabilidad climática sobre los recursos hídricos, los ecosistemas, la salud humana y la pobreza; y estrategias aplicables a nivel nacional y en la cuenca.

Con el fin de lograr estas metas, el Diálogo ha auspiciado 18 proyectos a nivel nacional y de cuenca (Mapa 1). Debido a la experiencia del PROCUENCA-SAN JUAN en la incorporación de la participación de la sociedad civil en su proceso de planificación, la Cuenca del Río San Juan fue seleccionada como uno de esos proyectos.

PROCUENCA-SAN JUAN

El PROCUENCA-SAN JUAN tiene sus orígenes en la Cumbre de Presidentes Centroamericanos de 1992 (Panamá) que decidió apoyar el Plan de Acción Centroamericano relativo a las áreas fronterizas y designó a la cuenca transfronteriza del Río San Juan como un área prioritaria. Posteriormente, por petición de los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de los Estados Americanos (OEA) firmaron en 1994 un acuerdo de cooperación para trabajar en la CRSJ, el cual comenzó en 1995. Con la cooperación técnica de la Oficina de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la OEA, se formaron unidades técnicas en los ministerios de medio ambiente en cada país con el fin de llevar a cabo un estudio de diagnóstico para evaluar la situación socioeconómica y ambiental en la cuenca y preparar conclusiones, recomendaciones y directrices para la formulación de un programa de acción estratégico a nivel de la cuenca. Este estudio de diagnóstico concluyó en 1997 y los dos gobiernos solicitaron la implementación y continuaron actualizando el programa estratégico de acción para garantizar la disponibilidad de los bienes y servicios obtenidos de los recursos hídricos de la cuenca y mantener las funciones de los ecosistemas de la cuenca en beneficio de las poblaciones presentes y futuras (OEA 1997). Desde sus inicios, el trabajo del PROCUENCA-SAN JUAN se basó en diálogos entre las instituciones y las comunidades de la cuenca y sigue actualmente las directrices de un instrumento más formalizado, la Estrategia Interamericana para la Promoción de la Participación Pública en la Toma de Decisiones sobre Desarrollo Sostenible.

La Estrategia Interamericana para la Promoción de la Participación Pública en la Toma de Decisiones sobre Desarrollo Sostenible (ISP):

La ISP tuvo sus orígenes en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), que dio lugar a la primera “Cumbre Especializada de las Américas sobre Desarrollo Sostenible” en el hemisferio. Esta Cumbre, que se realizó en Santa Cruz, Bolivia, en 1996, encomendó a la OEA formular una estrategia interamericana para promover la participación pública en la toma de decisiones sobre desarrollo sostenible.

La Estrategia contiene los siguientes seis principios básicos:

  • Un papel proactivo de los gobiernos y la sociedad civil para garantizar oportunidades de participación pública;
  • Inclusión de una diversidad de intereses y sectores;
  • Responsabilidad de compartir los compromisos y las cargas del desarrollo;
  • Amplitud del enfoque para garantizar la participación en todas las fases del proceso de toma de decisiones, con suficiente flexibilidad para hacer adaptaciones sobre la marcha;
  • Acceso a la información pertinente, al proceso político y al sistema de justicia; y
  • Transparencia de la información en y entre los organismos gubernamentales y de la sociedad civil para garantizar el uso eficiente de los recursos.

Estos principios, a su vez, dan lugar a las siguientes recomendaciones:

  • Crear o fortalecer los mecanismos de comunicación formales e informales existentes para alentar el intercambio de información, la colaboración y la cooperación entre los grupos de la sociedad civil, en y entre los diferentes niveles de gobierno y entre el gobierno y la sociedad civil;
  • Crear, ampliar y poner en práctica marcos legales y reglamentarios que permitan la participación de la sociedad civil en las decisiones sobre desarrollo;
  • Apoyar estructuras institucionales, políticas y procedimientos que promuevan activamente y faciliten la interacción entre el gobierno y la sociedad civil en las decisiones sobre desarrollo;
  • Desarrollar y fortalecer la capacidad de las personas, en los organismos gubernamentales y de la sociedad civil, de participar en la toma de decisiones sobre desarrollo con una base ampliada de conocimientos sobre los temas relativos al desarrollo sostenible y las prácticas de participación pública;
  • Obtener y ampliar los recursos financieros para iniciar, fortalecer y/o continuar las prácticas participativas en la toma de decisiones sobre desarrollo; y
  • Crear, fortalecer y apoyar foros formales e informales en los que se discutan actividades de desarrollo y se tomen las decisiones correspondientes.

Diálogos: En vista de la composición de la población en la cuenca y de sus atributos físicos y bióticos, los diálogos se llevaron a cabo en las siguientes líneas especializadas: Manejo de cuencas y recursos hídricos compartidos, manejo de áreas protegidas y conservación de la biodiversidad, incentivos para el desarrollo de actividades económicas sostenibles, superación de las condiciones de pobreza y atención a los grupos indígenas, fortalecimiento institucional y legislación que reconcilie los principales aspectos a lo largo de la frontera común y en América Central. Otros tres temas, que atraviesan todos los demás, también son tratados: género, migración y riesgos naturales.

1 - Se puede encontrar información sobre la ISP en http://www.ispnet.org/1pgmissi.htm

 

MINAE MARENA GEF UNEP OAS