Contenido Caracterización

Recomendaciones

Además de determinar para la IS/DWC las mejores prácticas respecto a mecanismos de protección de hogares y comunidades, la investigación de campo también tenía como fin recomendar acciones para el Programa Estratégico de Acción de PROCUENCA-SAN JUAN y plantear sugerencias sobre cambios en las políticas para los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua. Estas sugerencias y recomendaciones se basarían en los problemas y necesidades insatisfechas que se descubrieran durante el estudio. Se pueden mencionar los siguientes:

  • Uno de los principales problemas en las partes más áridas de la CRSJ es que la falta de tanques de captación permite grandes pérdidas de agua.
  • Los recursos financieros para el mantenimiento de los sistemas de distribución de agua son escasos. El problema se debe en gran medida a la falta de pago de los recibos por el servicio de agua.
  • Existe el temor de que se privaticen los derechos del agua. Este problema se deriva de que algunos terratenientes poseen manantiales que comparten con sus vecinos. Con las nuevas leyes de privatización, estos manantiales tendrían que registrarse o podrían pasar a ser del dominio público.
  • Algunos ciudadanos dicen que los recursos hídricos se manejan de manera inadecuada y que el comité de aguas y las autoridades municipales no manejan con suficiente seriedad su suministro y distribución, por lo que los obligan a obtener agua de fuentes históricamente insalubres o ir a otros sitios por su agua.
  • Las comunidades establecidas recientemente se han ubicado en tierras más elevadas que los tanques de depósito de agua potable y los sistemas de bombeo son inadecuados para hacerles llegar el agua.
  • La actual demanda de agua no se previó cuando se construyeron los sistemas hídricos más antiguos.
  • Las organizaciones no gubernamentales consideran necesario un análisis imparcial que determine el impacto de la deforestación, la reforestación y los proyectos hidroeléctricos.
  • Existe una percepción negativa de las organizaciones gubernamentales por parte de muchas ONG activas en la CRSJ.
  • Las ONG acusan a las agencias gubernamentales de bloquear la participación de la sociedad civil en el manejo de las cuencas.
  • Se han construido casas y otras edificaciones, así como infraestructura de transporte en las llanuras propensas a inundarse, lo que las hace más susceptibles a daños provocados por estos fenómenos, además de agravar las inundaciones al desviar las aguas de su curso normal.
  • La información de naturaleza local sobre zonas y actividades específicas que se ven amenazadas por sequías, inundaciones y huracanes no es suficiente para reducir esas amenazas.
  • No todos los municipios y comunidades tienen planes activos para emergencias.
  • A pesar de las campañas para mantener ríos, arroyos y otras fuentes acuíferas libres de basura, suciedad, animales muertos y otros contaminantes, como pesticidas y productos químicos industriales, la calidad del agua en muchas partes de la CRSJ sigue siendo mala.
  • Las fuentes de estos contaminantes son los basureros oficiales y no oficiales y las prácticas inadecuadas de almacenamiento y aplicación de pesticidas y fertilizantes.
  • No todos los ganaderos pueden trasladar a sus animales a mejores pasturas durante las épocas de sequía.

Recomendaciones para el PROCUENCA-SAN JUAN

Directa o indirectamente, muchos de los problemas arriba citados ya forman parte del PROCUENCA-SAN JUAN. Por ejemplo, la planificación integrada y participativa para el uso sostenible y la conservación de los recursos en la CRSJ es una de las mejores maneras, sino la única, para enfrentar muchos de los problemas que mencionamos. Este proceso debe continuarse también a nivel de las subcuencas. Indudablemente, este tipo de planificación constituye el punto de partida para cualquier esfuerzo por resolver los problemas de las poblaciones rurales pobres. Y puesto que todo parece indicar que la migración es una manera de enfrentar los problemas de la pobreza y la desigualdad tanto como para aquellos provocados por la variabilidad climática, también en este caso resulta útil la planificación del desarrollo integrado y participativo.

Las actividades encaminadas a resolver muchos de los problemas específicos pueden realizarse a través de una continuación del modelo de talleres y proyectos de demostración tan importantes en las labores de PROCUENCA-SAN JUAN. Crear y apoyar a las asociaciones con agencias gubernamentales, organizaciones no gubernamentales, empresas y asociaciones de productores constituyen otras formas mediante las cuales se pueden abordar los problemas arriba mencionados. Por ejemplo, para cooperar con las actividades de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias de Costa Rica y con la Comisión Nacional de Emergencia de Nicaragua para establecer, organizar y apoyar comités de emergencia comunales y locales que funcionen, también se requiere trabajar con casi todas las demás instituciones de la comunidad. La labor de este tipo puede servir como catalizador de la cooperación transfronteriza a nivel local, regional (provincial y departamental) y nacional.

PROCUENCA-SAN JUAN también está investigando el papel que desempeña el género en la sostenibilidad del desarrollo en la CRSJ; esta labor es importante cuando el tema planteado es cómo responder mejor a las emergencias generadas por los extremos en la variabilidad climática. Las mujeres y los hombres se ven afectados de manera distinta por los desastres, y la mitigación de los desastres debe ser sensible a estas diferencias. Asimismo, por su historia cultural, sus hábitos y sus preocupaciones cotidianas, además de su estructura genética, los hombres y las mujeres responden de manera distinta ante las emergencias. Hay muchas cosas positivas que aprender del análisis de esas respuestas, y PROCUENCA-SAN JUAN debe guiar estos esfuerzos.

Recomendaciones a los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua

Las agencias ejecutoras de ambos gobiernos han avanzado substancialmente en sus respuestas a las emergencias generadas por la variabilidad climática extrema. Gran parte de este avance depende en buena medida directamente de la manera y el grado en que las distintas agencias —cada una de ellas con mandatos distintos y a menudo opuestos o antagónicos— cooperan y se coordinan entre sí durante épocas de crisis. La claridad y la cobertura de las políticas gubernamentales superiores son cruciales para el éxito de los esfuerzos de cooperación entre las agencias gubernamentales que tratan de cumplir con sus mandatos.
Por muchas razones, que incluyen el crecimiento demográfico y el hecho de que la CRSJ sea una cuenca transfronteriza, así como las necesidades cambiantes tanto dentro de la cuenca como en otras partes de ambas naciones, las políticas existentes deben ajustarse y es necesario plantear nuevas iniciativas de políticas. Por ejemplo, las necesidades económicas, sociales, culturales y de seguridad de las poblaciones de la CRSJ solían apoyarse casi en su totalidad en los bienes y servicios de la cuenca. Se contaba con agua de buena calidad libre y en abundancia, al igual que con terrenos y materiales para construcción. La naturaleza ofrecía un servicio de eliminación de todo tipo de desechos y contaminantes. La forma y rapidez con que estos servicios se sustituyan por servicios administrados por seres humanos dependerá de los procesos de gestión administrativa basados en políticas sabias. En las cuestiones relacionadas con las formas de enfrentar la variabilidad climática se requerirán iniciativas de políticas por lo menos en las siguientes áreas:

  • El manejo adecuado de los desechos sólidos y otras necesidades de saneamiento dentro de la CRSJ.
  • Apoyo técnico para campañas de información y enseñanza respecto a las mejores prácticas para enfrentar la variabilidad climática y su influencia en la cantidad y la calidad del agua.
  • Promoción de medidas de higiene que la situación requiera.
  • Movilización de recursos nacionales y externos para facilitar el desarrollo del sector de agua potable y saneamiento, posiblemente a través de la privatización de los componentes importantes del proceso.
  • Reforma y modernización nacionales del sector de agua potable y saneamiento, que incluya la movilización de recursos nacionales e internacionales.
  • Desarrollo y promoción de tecnologías de bajo costo, en particular para las poblaciones más vulnerables de las zonas rurales y de las zonas urbanas marginales.
  • Establecimiento de criterios y normas de control de calidad para el suministro de agua potable y vigilancia por parte de las autoridades de salud competentes.
  • Una autoridad de codificación y gestión del uso del suelo para el suministro y tratamiento del agua que no esté en riesgo de inundaciones o huracanes.
  • Capacitación de recursos humanos para el sector salud.
  • Incentivos para aumentar la participación de las comunidades en las cuestiones relacionadas con el agua y el saneamiento, en especial en las áreas urbanas marginales y rurales.
MINAE MARENA GEF UNEP OAS