Contenido Caracterización

Objetivos y metodología

El diálogo sobre agua y clima intenta responder dos preguntas: (1) ¿cuáles son los impactos que son provocados por la variabilidad climática sobre las fuentes, distribución, disponibilidad y conservación del agua? y (2) ¿cuáles son las “mejores” prácticas de hogares, comunidades e instituciones para enfrentar estos impactos? Las respuestas políticas y gubernamentales no constituyen el principal interés de la IS/DWC. No obstante, sí lo son para propósitos del PROCUENCA-SAN JUAN y los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua. Así pues, el diálogo debe también generar propuestas para ser incorporadas en el Programa Estratégico de Acción del PROCUENCA-SAN JUAN, además de recomendaciones para ambos gobiernos sobre nuevas iniciativas políticas en materia de variabilidad climática.

La metodología empleada en la investigación consideró estos objetivos, las áreas geográficas prioritarias en la cuenca y las partes interesadas que debían entrevistarse. Con base en una caracterización previa de la cuenca en términos de condiciones socioeconómicas, clima y amenazas derivadas de la variabilidad climática, se definió un área de trabajo que incluye los cantones y municipios más amenazados por la variabilidad climática extrema, considerando inundaciones (Mapa 2, Mapa 3), huracanes (Mapa 4) y sequías (Mapa 5).

Para la caracterización se utilizó información generada por la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) y del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) de Costa Rica y del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) en relación con las amenazas que plantea la variabilidad climática. La información proveniente de estas instituciones cubre casi cien años de registros e incluye casi 25 años de datos sobre el fenómeno de El Niño-Oscilación Sur (ENSO). La influencia del ENSO sobre las precipitaciones y las sequías constituye un tema importante de discusión respecto a la variabilidad climática, aunque cabe señalar que los períodos de sequía se dan sin la presencia de El Niño, como ocurrió en 2001. Las inundaciones, una de las causas más frecuentes de desastres en la cuenca, se presentan casi anualmente en las zonas más bajas. A pesar de ello, es común encontrar cultivos y viviendas, así como otras construcciones en las áreas propensas a sufrir inundaciones. Asimismo, las inundaciones no siempre dependen de algún episodio del ENSO, sino que pueden ser provocadas por lluvias persistentes en la misma zona, por precipitación intensa, incluso de corta duración, por obstrucción del flujo provocada por derrumbes o por el rompimiento de alguna presa.

Huracanes y tormentas tropicales han pasado directamente sobre la cuenca (Mapa 6) y la influencia de tormentas que se generan a cuatrocientos o quinientos kilómetros de distancia puede tener un efecto importante en la cuenca. A pesar de ello, sólo cuatro de los 37 municipios tienen un alto nivel de riesgo de huracanes en el sector nicaragüense de la cuenca. De hecho, las oficinas municipales en la cuenca rara vez informan de daños provocados directamente por huracanes, aunque sí señalan que las inundaciones provocadas por lluvias persistentes, depresiones tropicales y escurrimientos de las zonas deforestadas representan problemas en sus comunidades. Al igual que gran parte del occidente centroamericano, muchas zonas de la CRSJ sufren sequías regulares, y 31 de sus 37 municipios y siete cantones muestran un nivel alto de riesgo de sequías (véase la Tabla 3, Informe del Taller Binacional).

Esta información, aunada a los datos más recientes sobre los niveles de pobreza, permitió identificar e investigar a los protagonistas más importantes, así como las zonas geográficas prioritarias. Los sectores de interés resultantes fueron el abastecimiento de agua para consumo humano, la producción agrícola y ganadera, la industria (incluidos mataderos, plantas de procesamiento de productos lácteos y turismo) y comunidades y municipios. Se entrevistó a representantes de estos sectores en 16 municipios de Nicaragua, en el Sector Norte de la cuenca, y en siete cantones de Costa Rica, en el Sector Sur, (Tabla 2). En el Anexo I se plantean las preguntas muestra. Debido a su trabajo en la CRSJ, otras instituciones relevantes para esta investigación fueron ENACAL (Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios) y el SILAIS (Sistemas Locales de Atención Integral en Salud) de Nicaragua. En cuanto a Costa Rica, las instituciones relevantes fueron AyA (Agua y Alcantarillado) y, en el área de salud, los EBAIS (Equipos Básicos de Atención Integral en Salud), una organización nacional que ofrece servicios integrados de salud a nivel local. También pueden intervenir los comités nacionales y locales de emergencia y de defensa civil.

Tabla 2: Municipios y cantones prioritarios para la investigación en la CRSJ

Nicaragua (Municipalities) Costa Rica (Cantons)
San Carlos Cárdenas
Morrito Rivas La Cruz
San Miguelito San Jorge Los Chiles
Acoyapa Potosí Upala
Juigalpa Nandaime San Carlos
San Lorenzo Granada Sarapiquí
Teustepe San Juan de Oriente Guatuzo
Tipitapa Catarina Pococí

Aunque se usaron distintos cuestionarios para las entrevistas, según el sector, la mayoría de las preguntas buscaban respuestas respecto al tipo y la confiabilidad de las fuentes acuíferas, la protección de la fuente acuífera durante sequías o inundaciones, la persona o personas, institución o instituciones responsables de su mantenimiento y si existía o no un comité de aguas y un plan para casos de emergencia. Asimismo, se preguntó a las instituciones de salud sobre los tipos e incidencia de las enfermedades de transmisión por agua durante sequías e inundaciones. A las organizaciones gubernamentales se les preguntó sobre las responsabilidades en torno al abastecimiento de agua y la coordinación durante situaciones de emergencia. Estas preguntas estaban diseñadas para buscar definiciones de los problemas generados por la variabilidad climática y para localizar y definir las respuestas de las comunidades e instituciones de la cuenca para enfrentar estos problemas.

MINAE MARENA GEF UNEP OAS