Contenido Caracterización

Recursos naturales/actividades productivas en la CRSJ

Tanto en Costa Rica como en Nicaragua ha tenido lugar una expansión de la agricultura y la ganadería en sus partes respectivas de la CRSJ. Los bosques naturales de tierras bajas, las tierras de terrenos generalmente planos y no anegables, se emplean para la agricultura y, con la excepción de las reservas biológicas más significativas, los bosques naturales restantes han sido explotados extrayéndoseles su madera de mejor calidad, han perdido terreno a la agricultura, o han sido talados para la explotación ganadera. Se calcula que sólo queda un 8.5% del sector nicaragüense y un 8.0% del costarricense en bosques primarios o secundarios. A causa de esta pérdida de bosques, una gran área de la CRSJ ha quedado expuesta a lluvias tropicales de gran intensidad, con la consiguiente pérdida de tierra vegetal.

La agricultura cubre un 60% del territorio. En Nicaragua, la cuenca produce un 26% de la cosecha nacional de frijoles, casi un 21% de la de sorgo, y poco más de un 16% de la de maíz y caña de azúcar. El sector costarricense, produce un 54% de la cosecha de frijoles del país, un 11% de su caña de azúcar, un 6% de la producción de maíz y de bananos, y un 90% de la de tubérculos y de raíces comestibles. La frontera agrícola de Nicaragua todavía se está expandiendo, frecuentemente en tierras de baja capacidad productiva y en tierras protegidas (dicha frontera agrícola se expande hacia el Este, amenazando la Reserva Biológica Indio-Maíz). En Costa Rica, el cambio productivo del bosque a la agricultura ya ha ocurrido, y también hay presión para que se colonicen las áreas protegidas.

Las causas de dicho proceso se encuentran en una combinación de factores vinculados con la subsistencia de la agricultura, la tala de bosques para terrenos de pastoreo, el uso ineficiente de los recursos naturales, y migrantes recién llegados que buscan tierras para establecerse. La extracción de maderas ha sido con frecuencia un factor más, proporcionando caminos de acceso y gente para el proceso de colonización. Las técnicas de producción, en muchos casos inapropiadas, y el uso intenso de productos agroquímicos para ciertos cultivos, han afectado negativamente a la calidad del agua.

La agricultura en la CRSJ tiene asimetrías evidentes respecto del número de productores y las tierras disponibles. Los productores comerciales representan el 11% del número total de fincas, y sin embargo ocupan un 55% de las tierras agrícolas, mientras que los productores pequeños y de subsistencia representan el 89% de las fincas pero solamente un 45% del área agrícola total.

La ganadería desempeña un papel fundamental en ambos sectores de la cuenca, en donde se halla casi el 20% de los hatos nacionales de los respectivos países. Pero los hatos son diferentes, ya que los de Nicaragua generalmente producen carne y leche, mientras que en Costa Rica la producción es especializada. Tiene prioridad la mejora genética de los hatos, así como las condiciones de higiene y la ordenación de las tierras de pastoreo.

Hay actividades industriales conexas en la cuenca, en donde trabajan 70 aserraderos (10 en Nicaragua y 60 en Costa Rica). En el lado de Costa Rica, hay cuatro compañías bananeras en Pococí; una planta procesadora de cítricos en Los Chiles; tres ingenios azucareros y cooperativas lecheras en Ciudad Quesada y San Carlos; y numerosas plantas elaboradoras de café dispersas en las zonas de cafetales. En el sector nicaragüense, las actividades agroindustriales son los ingenios azucareros en el departamento de Rivas, una procesadora de tomates en la municipalidad de Nandaime, una planta de extracción de aceite de palma en El Castillo, y varias plantas procesadoras de café.

 

 

MINAE MARENA GEF UNEP OAS