Contenido Caracterización

Hidrología en la CRSJ

La red de drenaje (Mapa 6) muestra que los ríos del sector Norte de la cuenca son de corta longitud, de orientación Este-Oeste, Oeste-Este y Sur-Norte en el subsistema del Lago Cocibolca y Norte-Sur en el Río San Juan. La mayoría de los ríos del sector Sur de la cuenca se originan en Costa Rica, en la cordillera de Guanacaste al Oeste, y a elevaciones de hasta 3,000 metros en la cordillera de Tilarán al Este. Los elevados niveles de precipitación a lo largo de la ladera Norte de la cordillera de Tilarán contribuyen aproximadamente en un 85% del volumen total del caudal del Río San Juan.

Los caudales estimados del Río son de 475 m³/s en San Carlos, en la salida del Lago Cocibolca, aumentando a 1.308 m3/s en la desembocadura del Río Sarapiquí. Un 26% del caudal total del Río en su desembocadura tiene su origen en el lago Nicaragua; un 6.5% de la afluencia entre San Carlos y El Castillo; y un 67.5% entre El Castillo y Sarapiquí.

Las aguas freáticas en la CRSJ son abundantes y de alta calidad, excepto en la planicie costera del Caribe, en donde son saladas. Se han hallado acuíferos con agua de alta calidad a profundidades de entre 45 y 105 metros en los límites Sur y Oeste de la cuenca, y a profundidades de entre 8 y 40 metros en las planicies interfluviales en ambas riberas del Río San Carlos, en donde proporcionan agua potable a las poblaciones de la zona.

En las partes superior y media de las vertientes de la cuenca se forman sedimentos fluviales, que son el resultado de fuertes lluvias, la fragilidad de muchos suelos volcánicos, la deforestación, la construcción de caminos, y el desarrollo agropecuario. El Lago Cocibolca es el depósito de los sedimentos acarreados por sus tributarios. También recibe el escurrimiento laminar y el drenaje subterráneo que acarrea pesticidas y fertilizantes disueltos o en suspensión. Se sabe poco del volumen de sedimentos que llegan al Lago Cocibolca. En la estación Terrón del Río San Carlos en Costa Rica, el aporte de sedimento se calculó en 817 toneladas/km²/año; en Peñas Blancas, 700 toneladas/km²/año; en Puerto Viejo y Veracruz en el Río Sarapiquí, se calculó en 216 toneladas/km²/año. En la estación Guatuso del Río Frío, se calculó un aporte de 298 toneladas/km²/año. En Nicaragua, la actividad agrícola y la deforestación han causado problemas de erosión y, como resultado, inundaciones y la desviación de corrientes de agua. No se han tomado muestras periódicas de sedimentos en suspensión en estaciones importantes; no obstante, puede confirmarse la sedimentación, ya que algunos lechos fluviales se han llenado de sedimentos, con los problemas consiguientes de desbordamientos, inundaciones, y la formación de nuevos bancos de arena y fango.

MINAE MARENA GEF UNEP OAS