Resoluciones Asamblea General


AG/RES. 1553 (XXVIII-O/98)

COOPERACIÓN HEMISFÉRICA PARA PREVENIR, COMBATIR Y ELIMINAR EL TERRORISMO

(Resolución aprobada en la tercera sesión plenaria, celebrada el 2 de junio de 1998)

LA ASAMBLEA GENERAL,

VISTO el informe del Consejo Permanente sobre la cooperación hemisférica para prevenir, combatir y eliminar el terrorismo (AG/doc. 3718/98);

TENIENDO EN CUENTA la Declaración y el Plan de Acción sobre Cooperación Hemisférica para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo adoptados en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo, celebrada en Lima en 1996;

CONSIDERANDO que en el Plan de Acción sobre Cooperación Hemisférica para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo se recomienda, entre otras medidas, que en el marco de la OEA se efectúe el seguimiento de los avances del cumplimiento de dicho Plan de Acción, que se promueva "la pronta suscripción, ratificación y/o adhesión de los convenios internacionales relacionados con el terrorismo, de acuerdo con sus respectivas legislaciones internas" y que se inicie "en el marco de la OEA y a la luz de la evaluación de los instrumentos internacionales existentes, el estudio de la necesidad y conveniencia de una nueva convención interamericana sobre terrorismo"; y

TENIENDO EN CUENTA ADEMÁS que en ocasión de la Segunda Cumbre de las Américas, celebrada en Santiago de Chile, en el Plan de Acción adoptado, los Jefes de Estado y de Gobierno han convenido convocar, en el marco de la Organización de los Estados Americanos, la Segunda Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo para evaluar los progresos alcanzados y definir los futuros puntos de acción para la prevención, el combate y la eliminación del terrorismo,

RESUELVE:

1. Reiterar la importancia de la Declaración y el Plan de Acción sobre Cooperación Hemisférica para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo adoptados en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo, celebrada en Lima en 1996.

2. Reiterar, asimismo, que la vigencia del derecho internacional, el pleno respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales, el respeto a la soberanía de los Estados, el principio de no intervención y el estricto cumplimiento de los derechos y deberes de los Estados consagrados en la Carta de la OEA constituyen el marco global para prevenir, combatir y eliminar el terrorismo.

3. Reiterar, además, su más enérgica condena a todas las formas de terrorismo, cualesquiera sean sus agentes o modalidades, y repudiar estos actos que tienen graves consecuencias y que, como fue señalado en el Plan de Acción de la Primera Cumbre de las Américas, constituyen una violación sistemática y deliberada de los derechos de los individuos.

4. Encomendar al Consejo Permanente que continúe con el estudio de las recomendaciones y propuestas formuladas por la Reunión de Expertos Gubernamentales para examinar los medios que permitan mejorar el intercambio de información y otras medidas de cooperación entre los Estados miembros con el fin de prevenir, combatir y eliminar el terrorismo, que tuvo lugar en mayo de 1997.

5. Encomendar al Consejo Permanente que siga considerando los medios y mecanismos apropiados para el seguimiento y ejecución, según corresponda, de las medidas recomendadas en el Plan Acción sobre Cooperación Hemisférica para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo, aprobado en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo celebrada en Lima, Perú en abril de 1996, incluido el estudio de la necesidad y conveniencia de una nueva convención interamericana sobre la materia, a la luz de la evaluación de los instrumentos internacionales existentes.

6. Instar a los Estados miembros que aún no lo hubieran hecho a firmar, ratificar y/o adherir, de acuerdo con sus respectivas legislaciones internas, a los convenios internacionales relacionados con el terrorismo citados en la resolución 51/210 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y el Convenio Internacional sobre Supresión de Bombas Terroristas, abierto a la firma a partir del 12 de enero de 1998, en la sede de las Naciones Unidas.

7. Encomendar al Consejo Permanente que lleve a cabo los trabajos preparatorios de la Segunda Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo con vistas a su convocatoria.

8. Solicitar al Consejo Permanente que informe a la Asamblea General en su vigésimo noveno período ordinario de sesiones sobre el cumplimiento de la presente resolución.