FRA  |  ENG  |  ESP  |  POR 
   
 

Publicada D.O. 18 ene/983 - N º 21402
*Denominada Decreto-Ley por Ley N º 15.738

Ley N º 15.365*

MINISTERIO PUBLICO Y FISCAL

SE APRUEBA LA LEY ORGANICA

El Consejo de Estado ha aprobado el siguiente

PROYECTO DE LEY

CAPITULO I

Objeto y organización

Artículo 1 º .- (Concepto orgánico. Objetivos). El Ministerio Público y Fiscal constituye un cuerpo técnico - administrativo jerarquizado al Poder Ejecutivo por intermedio del Ministerio de Justicia, bajo la jefatura directa del Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, integrado por la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación, Fiscalías Letradas Nacionales, Fiscalía Adjunta de Corte, Fiscalía Letrada Suplente, Fiscalías Letradas Departamentales y Fiscalías Letradas Adjuntas, que tiene como objetivos la defensa de la sociedad, la defensa y representación del Estado en el ámbito que las leyes le asignen y el asesoramiento al Poder Ejecutivo y a la Justicia cuando le sea requerido.

Artículo 2 º .- (Posición institucional). El Ministerio Público y Fiscal es independiente técnicamente en el ejercicio de sus funciones.

Debe, en consecuencia, defender los intereses que le están encomendados como sus convicciones se lo dicten, estableciendo las conclusiones que crea arregladas a derecho.

Artículo 3 º .- (Delimitación conceptual). Al Ministerio Público, en cuanto actividad funcional que tiene como objetivo la protección y defensa de los intereses generales de la sociedad, le corresponde el cometido primordial de comparecer ante los tribunales, con el objeto de actuar en materia civil o penal en representación de la causa pública, toda vez que ésta pudiera hallarse interesada.

Al Ministerio Fiscal, en cuanto actividad funcional que tiene como objetivo la vigilancia y defensa de los intereses patrimoniales del Estado, le compete fundamentalmente comparecer ante los organismos jurisdiccionales, en representación y defensa de los intereses del Estado cuando así corresponda, o en las situaciones especiales dispuestas por la Ley.

Artículo 4 º .- (Estructura orgánica). El Ministerio Público y Fiscal cumplirá sus objetivos y funciones por medio de la siguiente estructura orgánica jerárquicamente ordenada:

1)

Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación.

2)

Fiscalías Letradas Nacionales de lo Civil, de lo Penal y de Hacienda.

3)

Fiscalía Adjunta de Corte.

4)

Fiscalía Letrada Suplente.

5)

Fiscalías Letradas Departamentales.

6)

Fiscalías Letradas Adjuntas.

CAPITULO II

De la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación

Artículo 5 º .- (Titularidad y Funciones Jurídicas). Será ejercida por el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, a quien incumbe la máxima jerarquía del instituto, y quien, además de las atribuciones y deberes que, como Jefe del Servicio le asigna la Ley en el ámbito orgánico interno, tiene en particular, en los órdenes que se especifican, las que se precisan en los artículos siguientes.

Artículo 6 º .- (Competencia funcional en el orden judicial). Al Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación en el orden judicial, corresponde:

1)

Investir la representación del Ministerio Público y Fiscal ante la Suprema Corte de Justicia, con carácter privativo, ello, sin perjuicio de lo que, con respecto a los Fiscales Letrados en lo Penal, dispusieron otras leyes.

2)

Representar al Ministerio Público en las causas de competencia originaria de la Suprema Corte de Justicia y ser oído en todas las demás que tramiten ante dicha Corporación, cuando en ellas estuvieran comprometidos leyes o principios constitucionales o cuando resultaren afectados o pudieren serlo, los intereses generales de la Sociedad, del Estado o del Fisco.

3)

Intervenir en las solicitudes de declaración de inconstitucionalidad, según lo preceptúa la ley de la materia.

4)

Ser oído en los conflictos de competencia a resolver por la Suprema Corte de Justicia.

En todos estos casos de intervención preceptiva, el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación será oído en último término.

Artículo 7 º .- (Competencia funcional en el orden administrativo). Al Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, en el orden administrativo, corresponde:

1)

Ejercer la jefatura directa e integral del Ministerio Público y Fiscal con facultades de vigilancia y superintendencia directiva, correctiva, consultiva e instructiva de sus integrantes.

2)

Solicitar, de cualquier dependencia del Poder Ejecutivo, las informaciones que estimare necesarias para el mejor cumplimiento de sus cometidos y requerir directamente en el ejercicio de sus funciones, al igual que los demás miembros del Ministerio Público, el auxilio de la fuerza pública.

3)

Dirimir contiendas de competencia entabladas entre Fiscales.

4)

Proponer al Poder Ejecutivo, en su oportunidad, la designación de los Fiscales que deberán actuar en lo nacional y en lo departamental durante el período de vacaciones judiciales, y el de sus respectivos subrogantes.

5)

Proponer al Poder Ejecutivo la designación, el traslado y la promoción de los magistrados integrantes del Ministerio Público y Fiscal.

6)

Disponer, cuando correspondan, las subrogaciones de los magistrados del Ministerio Público y Fiscal, ciñéndose al régimen legal y reglamentario que las determinen.

7)

Proponer los traslados de funcionarios del Organismo de un despacho a otro de las unidades con sede en la Capital, y proponer su redistribución entre las sedes departamentales y de la Capital hacia ellas o viceversa, cuando razones atinentes a la mejor marcha del servicio así lo aconsejen.

8)

Poner en conocimiento del Ministerio de Justicia las circunstancias que a su juicio aconsejen modificar las disposiciones que rigen el servicio y sugerir la adopción de las medidas o la promoción de las gestiones que crea corresponder.

9)

Cometer al Fiscal Adjunto de Corte, al Fiscal Letrado Suplente y a los Secretarios Letrados de la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación, las tareas técnicas y administrativas que considere convenientes y acordes, respectivamente, con sus jerarquías.

10)

Elevar al Ministerio de Justicia, dentro de los seis meses de cada ejercicio, la memoria anual del Ministerio Público y Fiscal.

Artículo 8 º .- (Competencia funcional de asesoramiento). Al Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, corresponde:

1)

Asesorar al Poder Ejecutivo, cuando éste viere del caso recabar su opinión en materia jurídica.

2)

Asesorar a la Suprema Corte de Justicia en los trámites que correspondan al despacho administrativo de la Corporación.



CAPITULO III

De las Fiscalías Letradas Nacionales

Sección I

De las Fiscalías Letradas de lo Civil

Artículo 9 º .- (Objetivos y funciones propias). Los magistrados titulares de las Fiscalías de lo Civil de la Capital ejercerán el Ministerio Público en materia civil.

Artículo 10.- (Competencia funcional en el orden judicial). Corresponde al Ministerio Público en lo Civil:

1)

Representar y defender la causa pública en todos los asuntos en que pueda estar interesada.

2)

Defender la jurisdicción de los Jueces y Tribunales, siempre que sea desconocida o menoscabada.

3)

Vigilar por la pronta y recta administración de justicia pidiendo el remedio de los abusos y malas prácticas que notare, en la forma establecida por el artículo 34 de esta ley.

4)

Intervenir, además:

a)

en las contiendas sobre jurisdicción no penal;

b)

en el diligenciamiento de exhortos de autoridades extranjeras en materia no penal;

c)

en los juicios relativos al estado civil de las personas;

d)

en los incidentes de recusación que se promuevan contra los Jueces, y

e)

en general, en todo negocio en que las leyes prescriban expresamente su intervención.

5)

Actuar en todos los asuntos relativos a las personas e intereses de los menores, incapaces y ausentes, incumbiéndole en ese concepto los deberes que la ley le señale, y, expresamente, aquellos que derivan de la condición de protector Oficial de los menores e incapaces que esta disposición consagra.

6)

Dictaminar, a requerimiento de los Jueces, en los negocios que afecten al interés público.



Sección II

De las Fiscalías Letradas de lo Penal

Artículo 11.- (Objetivo y funciones propias). Los magistrados titulares de las Fiscalías de lo Penal de la Capital ejercerán el Ministerio Público en materia penal.

Artículo 12.- (Competencia funcional en el orden judicial). Corresponde al Ministerio Público en lo Penal:

1)

Ejercer la titularidad exclusiva de la acción penal pública que deriva de delito, e intervenir, como parte,en la instrucción y sustanciación de las causas de este orden, luego del enjuiciamiento y hasta su conclusión.

2)

Continuar los procedimientos penales por delitos perseguibles a denuncia de parte, luego de su iniciación por quien tuviera legitimación procesal para ello.

3)

Ejercer el Ministerio Público ante la Suprema Corte de Justicia en materia de casación penal, en la estación oportuna.

4)

Ejercer, respecto de los órganos jurisdiccionales de su materia, las funciones de defensa y vigilancia establecidas en los numerales 2) y 3) del artículo 10 de esta ley.

5)

Intervenir, además:

a)

en las contiendas sobre jurisdicción penal;

b)

en el diligenciamiento de exhortos extranjeros en materia penal;

c)

en los incidentes de recusación que se promuevan contra los jueces en lo penal, y

d)

en todo trámite en que las leyes prescriban expresamente su intervención.



Sección III

De la Fiscalía de Hacienda

Artículo 13.- (Objetivos y funciones propias). El magistrado titular de la Fiscalía de Hacienda ejercerá el Ministerio Fiscal en todo asunto respecto al cual la Ley prescriba expresamente su intervención.

Artículo 14.- (Competencia funcional en el orden judicial). Corresponde al Fiscal de Hacienda:

1)

Ejercer la acción fiscal, salvo que su ejercicio esté expresamente reservado por la Ley a órganos especiales.

2)

Intervenir en defensa de los intereses del Estado, con la reserva expresada en el numeral anterior, en todas las causas de la justicia ordinaria relativas a la Hacienda Pública y las de la justicia administrativa en materia de reparación patrimonial.

3)

Intervenir en todo otro negocio, respecto al cual las leyes prescriban expresamente su audiencia.



CAPITULO IV

De las Fiscalías Adjunta de Corte y Letrada Suplente

Artículo 15.- (Fiscalía Adjunta de Corte). A la Fiscalía Adjunta de Corte, adscripta al despacho del Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, corresponde:

1)

Cooperar con el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación en las tareas técnicas del servicios.

2)

Actuar como Fiscal Nacional de Feria, durante los períodos de vacaciones judiciales de cada año.

3)

Subrogar con carácter específico y provisorio, y cuando las necesidades del servicio así lo impongan a los agentes del Ministerio Público y Fiscal en el orden nacional, en los casos ocurrentes.

Artículo 16.- (Fiscalía Letrada Suplente). Al Fiscal Letrado Suplente, adscripto al despacho del Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, corresponde:

1)

Actuar como Fiscal Departamental de Feria, durante los períodos de vacaciones judiciales de cada año.

2)

Subrogar con carácter específico y provisorio, cuando las necesidades del servicio así lo impongan, al Fiscal Adjunto de Corte o a los agentes del Ministerio Público y Fiscal en el orden departamental, en su caso.

3)

Cumplir, cuando no estuviere desempeñando alguna de las actividades precedentes, las tareas técnicas, inspectivas y administrativas acordes con su jerarquía, que le fueran indicadas por el jefe del servicio.



CAPITULO V

De las Fiscalías Letradas Departamentales

Artículo 17.- (Objetivos y competencia funcional en el orden judicial). A los Fiscales Letrados Departamentales, conforme a lo que la ley establezca, compete:

1)

Ejercer las funciones especificadas para el Ministerio Público en lo Civil de la Capital, dentro de la jurisdicción que le fuere asignada.

2)

Hacer lo propio con las detalladas para los del Ministerio Público en lo Penal en los apartados 1), 2) y 4 del artículo 12 de esta ley, dentro de la jurisdicción criminal que para los órganos de la justicia ordinaria delimita el Código del Proceso Penal.

3)

Ejercitar los cometidos asignados al Fiscal de Hacienda en el artículo 13 de esta ley.



CAPITULO VI

De las Fiscalías Letradas Adjuntas

Artículo 18.- (Objetivos y funciones propias). Adscripto al despacho de cada uno de los Fiscales en lo Civil, de lo Penal y de Hacienda, habrá un Fiscal Letrado Adjunto cuyo cometido funcional será:

1)

Cooperar con el Fiscal respectivo en las tareas técnicas del servicio.

2)

Investir la representación del Ministerio Público y Fiscal:

a)

En materia civil y de hacienda, cuando así lo disponga el titular, bajo su responsabilidad.

b)

En materia penal, promoviendo con exclusividad las acciones fundadas en ilícitos contravencionales, interviniendo hasta su conclusión en la sustanciación de las causas de ese orden; y, además, compareciendo a las audiencias por causa de delito cuando así lo disponga el titular.



CAPITULO VII

Disposiciones Generales que regulan la organización y
funcionamiento del Ministerio Público y Fiscal

Sección I

Actuación Funcional

Artículo 19.- (Modos de intervención). El Ministerio Público actuará, según corresponda, como parte principal, como tercero interviniente o como dictaminante técnico auxiliar del Juez.

Cuando el Ministerio Público obre como parte principal, figurará en todos los trámites del juicio.

En los demás casos, deberá ser oído cuando el proceso se encuentre en estado de dictarse resolución, sin perjuicio de que intervenga cuando el Juez lo considere necesario o conveniente.

Artículo 20.- (Independencia). Los integrantes del Ministerio Fiscal defenderán los intereses patrimoniales del Estado, y deberán hacerlo de acuerdo a sus convicciones técnicas sin perjuicio de las instrucciones que les lucren impartidas por el Poder Ejecutivo y el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación.

Si hubiere discrepancia conceptual del agente del Ministerio Fiscal con las aludidas instrucciones o inclusive, con una posición de interés que favoreciera al Fisco, podrán excusar su intervención en forma fundada y reservada. La Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación elevará de igual forma, con su informe, la documentación del caso por intermedio del Ministerio de Justicia, debiendo estarse a lo que resuelva el Poder Ejecutivo.

Sección II

Nombramiento

Artículo 21.- (Nombramiento de los Fiscales Letrados Nacionales, Fiscal Adjunto de Corte y Fiscal Letrado Suplente). Para ser designado Fiscal Letrado Nacional, Fiscal Adjunto de Corte o Fiscal Letrado Suplente, se requiere:

1)

Cinco años de actuación en el Ministerio Público o Fiscal.

2)

Ciudadanía natural o legal con cinco años de ejercicio.

Artículo 22.- (Nombramiento de los Fiscales Letrados Departamentales y Fiscales Letrados Adjuntos). Para ser designado Fiscal Letrado Departamental y Fiscal Letrado Adjunto, se requiere:

1)

Título de abogado.

2)

Ciudadanía natural o legal con tres años de ejercicio.

3)

Habilitación psíquica, física y moral para el desempeño del cargo.

Es impedimento psico-físico el que resulta de enfermedades crónicas o permanentes que afecten gravemente la actividad de la personalidad física o psíquica.

Es impedimento moral el generado por el comportamiento socialmente degradante o por las condenaciones de carácter penal.

No puede ser nombrado Fiscal quien esté procesado por delito perseguible mediante acción pública.

Artículo 23.- (Interinato). La designación de magistrado del Ministerio Público Fiscal en cargos de ingreso, tendrá carácter de interino por el término de dos años, vencido el cual adquirirá efectividad. Durante el período de interinato, mediando propuesta fundada del Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, el Poder Ejecutivo podrá dejar sin efecto la designación dando cuenta al Poder Legislativo. Ello no obstante, esos nombramientos se considerarán efectivos desde el momento que se produzcan, cuando recaigan en ciudadanos que pertenezcan, con antigüedad de dos años, a la Judicatura, en destinos que deban ser desempeñados por abogados.

Artículo 24.- (Equiparación). Las funciones del Ministerio Público y Fiscal quedan equiparadas a la Judicatura, a los efectos de la antigüedad y promoción en las respectivas carreras, lo mismo que respecto a la dotación, jubilación y retiro. La equiparación dispuesta es extensiva, en lo pertinente, a los demas funcionarios que integren los cuadros del Ministerio Público y Fiscal.

Sección III

Régimen Estatutario

Artículo 25.- (Inamovilidad). Los Fiscales son inamovibles y durarán en sus empleos todo el tiempo de su buen comportamiento.

Artículo 26.- (Subrogación). La subrogación del Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación por razones de impedimento, excusación o recusación, corresponderá a los Fiscales de lo Civil por orden de antigüedad en el cargo. Si ninguno de dichos magistrados estuviere desimpedido, se estará a lo que en definitiva resuelva el Poder Ejecutivo, el que deberá circunscribir su elección a aquellos Fiscales que invistan la representación del Ministerio Público en lo Civil o Penal en el orden nacional.

Los Fiscales Letrados Nacionales y Departamentales se subrogarán recíprocamente en la forma que determine la reglamentación, la que deberá tener en cuenta como criterio determinante el de la analogía para los primeros y el de la cercanía geográfica para los segundos. Ello, sin perjuicio de la intervención que a esos efectos reserva esta ley al Fiscal Adjunto de Corte y al Letrado Suplente respectivamente.

Los Fiscales Adjunto se subrogarán entre sí.

Artículo 27.- (Incompatibilidad). Los cargos de Fiscales y los de técnicos profesionales pertenecientes al Ministerio Público y Fiscal son incompatibles con el ejercicio remunerado o no de los profesiones de abogado, escribano, contador o procurador, el del comercio, y con el desempeño de toda otra función pública retribuida, salvo el ejercicio del profesorado en la enseñanza pública superior en materia jurídica. También resultan incompatibles con el desempeño de cualquier función pública honoraria, permanente o transitoria, excepto las conexas con su propio cargo.

Los casos exceptuados requieren la inexistencia de coincidencia horaria que perturbe el desempeño de la función Pública; el previo conocimiento de la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación, y la autorización del Ministerio de Justicia.

Cesa la incompatibilidad de ejercicio profesional, cuando se trate de asuntos propios o de su conyuge, parientes consanguineos en linea recta y en la colateral hasta segundo grado y por los de sus pupilos

Artículo 28.- (Impedimentos). Las causas de impedimento respecto de los representantes del Ministerio Público y Fiscal, son las que expresamente establece la Ley para los jueces.

Tampoco podrán los Fiscales intervenir en ese carácter ante los Tribunales, cuando tengan con los integrantes de éstos parentesco por consanguinidad o afinidad en la línea recta, o colateral hasta el cuarto grado inclusive de consanguinidad o segundo de afinidad.

Artículo 29.- (Recusación). Cuando los Fiscales actúen como auxiliares del Juez o concurrentemente con otros interesados que sean parte prinicipal, estarán sujetos al mismo régimen de recusación previsto para los jueces.

Artículo 30.- (Abstención). En los supuestos de implicancia en que el impedimento fuera absoluto, y tan pronto como éste se manifieste los Fiscales, bajo la más seria responsabilidad, deberán poner el hecho en conocimiento del Juez, con el objeto de que se disponga su inmediato apartamiento del asunto.

Los Fiscales pueden pedir además el derecho de abstención por razones de decoro o delicadeza no enunciadas entre los motivos de recusación. Esta excusación debe ser solicitada, con noticia a la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación de la situación que la determina, ante el Tribunal que conozca en el asunto, que será el órgano competente para concederla.

Cuando se trate de un integrante del Ministerio Fiscal, la excusación deberá solicitarse reservadamente ante la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación, la que informará el pedido de igual modo al Ministerio de Justicia, estándose a lo que resuelva el Poder Ejecutivo.

Artículo 31.- (Ingreso y carrera del Ministerio Público y Fiscal). El ingreso al Ministerio Público y Fiscal se hará por el cargo de menor jerarquía.

El régimen normal de ascensos en el Ministerio Público y Fiscal se ajustará a los principios de la carrera administrativa, según el orden establecido en el artículo 4 º .

Sólo será admisible apartarse de estos principios en casos excepcionales, cuando así lo solicite el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación fundándose en el interés del servicio.

Artículo 32.- (Normas que regulan la carrera de los magistrados del Ministerio Público y Fiscal). El traslado de los Fiscales Letrados Departamentales a las sedes homólogas conceptuadas como de ascenso se hará de acuerdo a pautas de antigüedad calificada, sin perjuicio de dar prevalencia, en todo caso, a la especial aptitud funcional o a la versación científico - jurídica. La calificación de Fiscalía Letrada Departamental de ascenso se hará atendiendo exclusivamente a los principios que establecerá la reglamentación, con la finalidad de adecuar la calidad y cantidad de actividad de cada sede, con la proximidad de su radicación a la capital de la República.

La misma norma regirá, en lo pertinente, el ascenso de los Fiscales Adjuntos a las Fiscalías Letradas Departamentales; la de los Fiscales Letrados Departamentales a la Fiscalía Adjunta de Corte y, sucesivamente, la promoción a los cargos de superior jerarquía de acuerdo al orden establecido en el artículo 4 º .

Artículo 33.- (Deberes funcionales). El Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, los Fiscales Letrados Nacionales, el Fiscal Adjunto de Corte, el Fiscal Letrado Suplente, los Fiscales Letrados Departamentales y los Fiscales Letrados Adjuntos quedan sujetos a las siguientes obligaciones:

1)

Residir en el lugar donde tenga su asiento la Fiscalía correspondiente.

En casos especiales de imposibilidad debidamente justificados, el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación podrá conceder a dichos magistrados autorización temporal para residir en otro lugar, comunicándolo al Ministerio de Justicia, estándose a lo que éste en definitiva resuelva.

2)

Asistir diariamente a su despacho.

3)

Cumplir las obligaciones inherentes a su cargo y hacerlas cumplir a sus subordinados.

4)

Expedir sus dictámenes dentro de los términos fijados por las disposiciones vigentes.

5)

Abstenerse de emitir y hacer públicos juicios o censuras, manifiestos o encubiertos, en sus dictámenes o por cualquier otro medio, sobre gobernantes o jerarcas del servicio; dar a publicidad o facilitar de cualquier modo la difusión de antecedentes e informaciones sobre cuestiones o asuntos de cualquier naturaleza de que conozcan, o en que intervengan o hubieran intervenido en razón de sus funciones; promover gestiones relativas a la organización o funcionamiento del servicio a su cargo o de su situación administrativa o de la de sus funcionarios, de otro modo que por escrito y ante el jerarca respectivo.

Artículo 34.- (Deber de vigilancia). Siempre que un Fiscal, conociendo en un asunto de trámite, encontrara en la actuación y procedimiento de un Juez o Tribunal mérito suficiente en su concepto, para la imposición de confección disciplinaria, deberá hacer denuncia circunstanciada del caso ante el Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, para que éste proceda según lo viere del caso corresponder.

Artículo 35.- (Cese). Los titulares del Ministerio Público y Fiscal cesarán en el desempeño de sus respectivos cargos:

1)

Por haber cumplido los setenta años de edad.

2)

Por jubilación o renuncia aceptada.

3)

Por destitución.

4)

Por inhabilitación psíquica, física o moral.

5)

Por la aceptación de un desempeño público o privado incompatible con el ejercicio del Ministerio Público y Fiscal.

Sección IV

Estructura Interna y Receso

Artículo 36.- (Competencia administrativa). Los magistrados del Ministerio Público y Fiscal, sin perjuicio de la superintendencia del Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, ejercerán la jefatura de sus respectivas oficinas. Por consiguiente, como jerarcas inmediatos de los servicios dependientes, tendrán las atribuciones y deberes que les corresponden además las que esta Ley determina.

Artículo 37.- (Receso). El Ministerio Público y Fiscal tendrá dos períodos de receso al año, coincidentes con las Ferias Judiciales. Durante dichos períodos los magistrados del Cuerpo gozarán de licencia.

En el receso, el servicio funcionará en la forma establecida en los artículos 15 numeral 2, 16 numeral 1 y 7 numeral 4.

CAPITULO VIII

De la Disciplina del Ministerio Público y Fiscal

Artículo 38.- (Corrección disciplinaria). Habrá lugar a corrección disciplinaria de los Fiscales del Ministerio Público y Fiscal en los mismos casos y con las sanciones que la Ley prevé para los jueces, habida cuenta de sus funciones y en lo aplicable.

Artículo 39.- (Vigilancia correctiva). Sin perjuicio de las atribuciones que la ley les confiere para mantener el orden de los procesos y la policía de las audiencias, los Jueces y Tribunales no pueden corregir disciplinariamente a los magistrados del Ministerio Público y Fiscal.

Sin embargo, cuando dichos magistrados, en el ejercicio de sus funciones, no cumplan con los deberes de su cargo, o comprometan el honor, la delicadeza o la dignidad del mismo, los Jueces y Tribunales pondrán esos hechos en conocimiento del Fiscal de Corte, salvo que se trate de faltas cometidas por éste, en cuyo caso será la Suprema Corte de Justicia quien las noticiará al Poder Ejecutivo.

CAPITULO IX

Disposiciones Complementarias y Transitorias

Artículo 40.- Lo dispuesto en el artículo 27 de la presente ley no es aplicable a los funcionarios técnicos del Ministerio Público y Fiscal que a la fecha de su publicación ocupen cargos respecto de los cuales no rija incompatibilidad alguna.

Artículo 41.- Los actuales Fiscales Adjuntos que no fueren designados Fiscales Letrados Adjuntos, continuarán ejerciendo sus funciones como hasta el presente y hasta su cese, en las respectivas Fiscalías.

Artículo 42.- Comuníquese, etc.

     Sala de Sesiones del Consejo de Estado, en Montevideo, a 21 de diciembre de 1982.

HAMLET REYES,
Presidente.
NELSON SIMONETTI,
JULIO A. WALLER,
Secretarios.

MINISTERIO DE JUSTICIA

Montevideo, 30 de diciembre de 1982.

Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional de Leyes y Decretos.

GREGORIO C. ALVAREZ.
JULIO CESAR ESPINOLA.