Vigésima Primera Cátedra - Ricardo Lagos Escobar

Ricardo Lagos Escobar


Vigésima Primera Cátedra - 19 de julio de 2007

‚ÄúPr√≥ximos desaf√≠os de Am√©rica Latina‚ÄĚ

Orador: Ricardo Lagos Escobar, ex Presidente de Chile

Quiero comenzar se√Īalando el significativo honor que es para m√≠ ocupar esta tribuna, especialmente en conocimiento de qui√©nes han sido los antecesores. Tratar√© de hacer un esfuerzo para corresponder a este honor y a esta invitaci√≥n.

Al plantear el tema de los desafíos de América Latina, creo que es importante partir haciendo una reflexión muy simple: dónde estamos y cuánto hemos progresado; porque a veces tendemos a ver la región, particularmente, en una situación en que se ve el lado oscuro y no el lado brillante de lo que tenemos, dentro de las luces y las sombras de nuestra América Latina.

El retorno a la democracia que tuvo lugar en los √ļltimos veinte a√Īos, el que hayamos tenido m√°s de 13 o 14 elecciones entre los a√Īos 2005 y 2006, nos permite decir que tenemos una democracia s√≥lida; nos permite decir que, aunque es cierto que a ratos hemos tenido cambios anticipados de muchos gobiernos y gobernantes, todos esos cambios se hicieron dentro de las normativas legales de cada uno de los respectivos pa√≠ses.

Tenemos econom√≠as ordenadas, pr√°cticamente no existe inflaci√≥n en la regi√≥n y todos sabemos lo que se puede y no se puede hacer en t√©rminos econ√≥micos. Sabemos lo que es un manejo responsable de las pol√≠ticas fiscales, y sabemos lo que podemos hacer en materia de pol√≠tica monetaria. Hay equipos t√©cnicos en la regi√≥n que en el pasado no exist√≠an. Es cierto que durante buena parte de los a√Īos ‚Äô90 el denominado consenso de Washington parec√≠a permear como una gran receta. Yo dir√≠a que s√≠, que probablemente es una gran receta para mantener la estabilidad econ√≥mica, pero no es una receta respecto de las carencias sociales que nuestras sociedades todav√≠a tienen. El solo crecimiento o el mercado no dan las posibilidades de avanzar desde el punto de vista social.

Y, por lo tanto, creo que uno de los primeros desaf√≠os que tenemos que abordar, si queremos aprovechar lo que hoy estamos viviendo -estos cinco a√Īos de crecimiento ininterrumpido y sostenido en la regi√≥n-, es c√≥mo lo aprovechamos, de manera de que no hablemos despu√©s de que tuvimos una oportunidad y la perdimos.

Creo, tambi√©n, que al mismo tiempo que tenemos estos elementos, tenemos tensiones sociales en la regi√≥n, porque b√°sicamente todav√≠a es una regi√≥n muy injusta. Recuerdo muchos a√Īos atr√°s cuando le preguntaron al Presidente Cardoso: ‚ÄúD√≠game, ¬ŅBrasil es un pa√≠s rico o pobre?‚ÄĚ y el Presidente Cardoso respondi√≥: ‚ÄúBrasil es un pa√≠s injusto.‚ÄĚ Creo que en ese sentido, es cierto, tenemos inequidades, pero tambi√©n es cierto que vamos siendo una regi√≥n, por as√≠ decirlo, de ingresos medios. Medios en el sentido de que no estamos a la altura de los pa√≠ses desarrollados, pero s√≠ tenemos un nivel de ingreso por habitante que hace que, si eso nos sirve para medir, pr√°cticamente muy pocos de nuestros pa√≠ses califiquen para ayuda externa. La asistencia financiera en nuestros pa√≠ses es para tres o cuatro de ellos, y no m√°s.

Intervención Completa