Trigésima Quinta Cátedra - Luigi Einaudi

Luigi Einaudi

Trigésima Quinta Cátedra - 14 de mayo de 2009

"Las Relaciones entre los Estados Unidos y las Am√©ricas Post V Cumbre de las Am√©ricas‚ÄĚ

Orador: Embajador Luigi Einaudi, ex Secretario General Adjunto de la OEA

Lima, Per√ļ, 14 de mayo de 2009.

Se√Īor rector, distinguidos miembros de la mesa, miembros del cuerpo diplom√°tico, amigos y amigas peruanos, estudiantes que nos honran con su presencia, estoy bastante conmovido al empezar esta conferencia, ustedes, en la presentaci√≥n han escuchado muchas cosas de mi, algunas que, incluso, mi madre no sab√≠a, no conoc√≠a. Pero esta presentaci√≥n me ha hecho recordar una cosa que explica parte de la emoci√≥n que tengo en este momento, es que cuando fui presentado como candidato a la Secretar√≠a General Adjunta de la OEA, uno de los cuatro pa√≠ses que me present√≥ fue el Per√ļ. Creo que puedo decir que el hecho que el Per√ļ, Ecuador y Bolivia quer√≠an nombrarme para ese cargo, hizo que el Departamento de Estado, que no se acostumbraba a pensar que un norteamericano podr√≠a servir como l√≠der de la OEA, aceptara tambi√©n nombrarme y que resultara elegido.

La otra raz√≥n por la cual me siento muy honrado de estar aqu√≠ con ustedes es que la C√°tedra de las Am√©ricas es una iniciativa peruana. El entonces rector Jos√© Antonio Chang dijo que el prop√≥sito de la C√°tedra era traspasar las antiguas fronteras de los estados-naci√≥n para convertir la informaci√≥n en conocimiento al servicio del ser humano. Y mi colega, el entonces Embajador del Per√ļ ante la OEA, Alberto Borea, subray√≥ que la C√°tedra era un esfuerzo profundamente democr√°tico para llegar, como el dec√≠a, a todas las personas con inquietud para extender sus horizontes. As√≠ que les agradezco estar aqu√≠.

Mi propósito es desarrollar algunos conceptos que nos puedan ayudar a entender mejor cuáles podrían ser las políticas de los Estados Unidos en las Américas durante la presidencia de Barack Obama y pienso desarrollar mis comentarios en cuatro periodos. Primero, quiero hablar de los Estados Unidos, después del mundo visto desde los Estados Unidos, luego algo sobre cómo está la situación actual de Latino América y el Caribe y finalmente, qué es lo que podemos esperar cuando se conjugan todas estas fuerzas.

Quien interpreta la √ļltima elecci√≥n en los Estados Unidos solo como cambio del partido pol√≠tico se equivoca profundamente. Lo esencial tiene que ver con la persona del nuevo presidente Barack Obama. Pero quiero decirles una cosa, creo que es obvio, pero vale la pena subrayarlo, hablo como Luigi Einaudi, en mi propio nombre, con mi entender de nuestras realidades y de lo que es verdad o lo que es falso, no hablo en representaci√≥n del gobierno de Estados Unidos ni de ning√ļn otro gobierno y si fallo, fallar√© pero lo voy a hacer en forma directa y honesta.

Mucho se ha comentado de Obama, como el primer presidente de los EE.UU. de raza negra. Es cierto y es mucho. Pero es solo la primera dama que representa la experiencia negra norteamericana en el sentido que desciende esclavos. El presidente es otra cosa. Hijo de madre blanca de Kansas en el coraz√≥n de nuestro middle west norteamericano y de padre negro de Kenia, en √Āfrica. Es negro de acuerdo a la terminolog√≠a norteamericana, mulato quiz√°s, en la mayor parte del mundo. Pero Obama escapa a todas estas definiciones, con una ni√Īez basada en Indonesia y Hawai, una formaci√≥n intelectual y profesional en las mejores universidades de √©lite de Estados Unidos. Es un personaje √ļnico que encarna en su persona conciencias e inteligencias distintas. A m√≠ me hace pensar a la raza c√≥smica del fil√≥sofo mexicano Jos√© Vasconcelos, quien esperaba que la revoluci√≥n mexicana sirviese para forjar una nueva s√≠ntesis nacional e incluso universal.

Es con este concepto que creo que empezamos a acercarnos al significado pol√≠tico de Obama. Muchos en los Estados Unidos est√°bamos hartos de la combinaci√≥n de nacionalismo ignorante, desprecio por lo extranjero y p√°nico amedrentado que se juntaron en la invasi√≥n a Irak. En todos esos sentidos Barack Obama es la ant√≠tesis de George W. Bush. Fue uno de los poqu√≠simos miembros de la clase pol√≠tica estadounidense a oponerse a la invasi√≥n a Irak. Su estilo tranquilo y sereno contrasta con los exabruptos de su predecesor, su inteligencia p√ļblica fomenta di√°logo en vez de dividir.

Dicho todo esto, es muy importante que nos demos cuenta de que el gobierno de Obama tardar√° en llegar. Un presidente es limitado necesariamente por las opiniones de la clase pol√≠tica y las capacidades ejecutivas de su gobierno, un hombre no puede gobernar solo, ser√° por lo menos un a√Īo y quiz√°s dos, antes de que Estados Unidos tenga un gobierno que funcione en la manera que refleje el pensar y las decisiones del actual presidente.

Un presidente de Estados Unidos tiene algo m√°s de dos mil altos cargos que llenar, seg√ļn el diario The Washington Post en los primeros cien d√≠as de su administraci√≥n el presidente Obama hab√≠a formalmente nombrado 204. Todos los que van a ocupar altos cargos tienen que ser investigados por su conducta √©tica, sus finanzas, su uso de drogas o no y sus posibles contactos con los enemigos de la naci√≥n. Completar estas investigaciones se requiere meses y despu√©s el proceso de confirmaci√≥n en el Senado puede requerir otros meses. De las 204 personas ya nombradas solo 65 han sido confirmadas y son en su mayor√≠a los miembros del gabinete y algunos subsecretarios.

Es evidente en situaciones como estas que un gobierno no se puede formar rápidamente. Pero hay otra razón bastante obvia por la cual en este caso tendremos que esperar y hacerlo con cierta incertidumbre, en cuanto a lo que se podrá producir. Es que los tiempos son pésimos. Estados Unidos está involucrado en dos guerras, existe una crisis económica y financiera gravísima a escala global, los problemas internos de reajuste económico y las dudas que han surgido en la industria automotriz, que en los Estados Unidos históricamente es una de las bases de la fuerza industrial norteamericana, hace que pensemos así.

Quiz√°s es Franklin D. Roosevelt, quien tuvo que dirigir la naci√≥n durante la gran depresi√≥n de los a√Īos 30, el que nos puede representar el precedente a seguir. Las grandes conquistas de Roosevelt, de las cuales de joven me sent√≠a orgulloso: el seguro social, la declaraci√≥n de ilegalidad del trabajo forzado de menores y una serie de otras conquistas sociales datan todas de su segundo periodo presidencial, seis a√Īos despu√©s de su primera toma de posesi√≥n.

Intervención Completa