Manejo Forestal Sostenible en el Ecosistema Transfronterizo del Gran Chaco Americano

El Gran Chaco Americano bioma cubre aproximadamente 1.000.000 km² de América del Sur. El bioma engloba la región norte-central de Argentina, (53% del área total del Gran Chaco y 22% de la superficie del país), el oeste de Paraguay (25% del área total del Gran Chaco y 60% de la superficie del país) y la región sur-este de Bolivia (14% del área total del Gran Chaco y 13% de la superficie del país). La población total en el Gran Chaco es aproximadamente 3.985.000 de habitantes, de los cuales 90% viven en el Chaco argentino, 3% en el Chaco paraguayo y 7% en el Chaco boliviano. La densidad de población general es baja, con 70% de las personas viviendo en áreas urbanos y el resto de 30% viviendo en áreas rurales con una densidad de solo un habitante cada kilómetro cuadrado. El Gran Chaco representa el ecosistema más grande de bosque seco en América del Sur. Su biodiversidad identificada incluye 3.400 especies de plantas, de las cuales 400 son endémicas, 150 especies de mamíferos, de las cuales 12 son endémicas, casi 500 especies de pájaros, 186 especies de anfibios y 297 especies de reptiles. El Gran Chaco consta de un mosaico ambiental de sabanas hasta pantanos, tanto como una de las piezas más grande de bosque seco en el mundo y el segundo más grande ecosistema forestal afuera del Amazonas en América del Sur. El Gran Chaco se extiende por el hueco entre el Cerrado brasileño y los Andes, conteniendo diversidad y endemismo significativo en su flora y fauna, los cuales definen el Chaco como un área clave para conservación de biodiversidad. .

>

Desde1996, Argentina, Bolivia y Paraguay han firmado varios acuerdos acerca del Gran Chaco, incluyendo una Declaración entre los Puntos Focales Nacionales, la Convención de Desertificación (UNCCD) y el mecanismo global, estableciendo así el marco para la cooperación regional para el desarrollo sostenible del Gran Chaco. La declaración se enfocó en tres aspectos principales: (i) la mejora de las condiciones socioeconómicas de las poblaciones locales; (ii) el establecimiento de acciones concretas para mitigar la degradación de los ecosistemas en el Chaco; y (iii) la promoción de acciones concretas para preservar la diversidad biológica, tanto como la diversidad cultural. Esta declaración fue confirmada y reforzada en marzo de 2007, cuando los tres países firmaran el Marco para el Acuerdo de Cooperación del Programa de Acción para el Desarrollo Sostenible del Gran Chaco Americano (SRAP). Como producto de este acuerdo, un concejo tri-nacional y una comisión fueron establecidas. Sus tareas principales son asegurar sinergia entre los Puntos Focales Nacionales y el marco regional y a la vez facilitar la implementación del SRAP.

Desafíos

Los recursos naturales del Gran Chaco han sido degradados severamente por procesos biológicos y socioeconómicos, los cuales han causado un progreso acelerado de desertificación e inundaciones recurrentes. Los impactos de actividades humanas en este ecosistema frágil, con su tierra arenosa y pobre, precipitación baja e irregular, vientos fuertes y temperaturas altas, dificultan la producción de la cantidad necesaria de biomasa por la biomasa vegetación nativa y la recuperación substancial de sobrepasar los procesos de degradación. Una serie de amenazas que afectan la estabilidad del ecosistema, con sus funciones, causas y barreras, han sido identificadas por los tres países. Estas amenazas son las siguientes: deforestación del bosque nativo, dependencia de la producción de ganado y explotación forestal, sobrepastoreo, fuegos forestales y praderas, manejo insostenible de recursos hídricos, pérdida de biodiversidad y cambio climático.

Son variadas las causas de estas amenazas considerables al Gran Chaco. La deforestación de bosques nativos es debido al hecho que silvicultura tradicional tiene un carácter extractivo y sobreexplota los bosques por madera y carbón, con pocas o ninguna práctica favoreciendo la regeneración del bosque nativo. Dependencia excesiva de la población ganado y explotación forestal provienen de numerosos elementos, incluyendo: (i) tierra pobre y precipitación baja; (ii) falta de diversificación agrícola de los pequeños y medianos productores; (iii) cría de animales de granja y prácticas forestales insostenibles; y (iv) falta de incentivos económicos para promover otras actividades tradicionales o usos alternativos del bosque. Sobrepastoreo es un problema que deriva de la desaparición de las especies de plantas apetecibles y la aparición de especies leñosas inapetecibles, reduciendo la calidad de tierra de la cual el ganado depende, pérdida de hábitat para especies nativas y una reducción considerable en ganado y productividad. Se utiliza fuegos forestales y praderas para vaciar la tierra para cultivación y cosecha, vaciar residuos de cosecha y estimular renovación y crecimiento de pasto en praderas nativas o pastos cultivados. Debido a la mala administración durante estos procesos, los fuegos alcanzan un estado incontrolable y afectan áreas muchos más amplios que pretendido. Se puede atribuir el manejo insostenible de recursos hídricos al uso de irrigación de la cosecha y al suministro de agua al ganado sin cumplir con las regulaciones actuales de gestión hídrica y sin evaluar suficientemente los impactos en los ambientes locales y del río abajo. La pérdida de biodiversidad se origina de deforestación y reemplazo de ambientes naturales por agricultura y cría de ganado, uso irracional y abusivo de pesticida y contaminación, sobreexplotación de ciertas especies nativas y la falta de consciencia de la sociedad en general de los temas relacionados a la conservación y el uso sostenible de biodiversidad. Por último, cambio climático y calentamiento global vienen de pérdidas de cubierta de bosque debido a la expansión de agricultura y áreas que producen ganado e infraestructura carretera, fuegos y el uso insuficiente de fuego y sus causas raíces asociadas, y aumento en ganado.

Objetivos del Proyecto

Este proyecto intenta contribuir a la inversión de las tendencias de degradación de la tierra en el Gran Chaco a través de apoyar el manejo sostenible de la tierra en el panorama productivo. Este proyecto complementará los esfuerzos de Argentina, Bolivia y Paraguay, bajo el Marco para el Acuerdo de Cooperación para El Programa de Acción para el Desarrollo Sostenible del Gran Chaco Americano (SRAP) a través de: (i) establecer los principales de SFM (manejo sostenible forestal) y SLM (manejo sostenible de la tierra) en los marcos políticos y legales; provenir la construcción de capacidad al nivel regional, provincial/departamental y local; (iii) desarrollar herramientas y instrumentos para establecer preocupaciones de SFM y SLM en los procesos de planeamiento y tomando decisiones; y (iv) deseñar e implementar inversiones locales, lograr una participación elevada de las partes interesadas para implementar prácticas sostenibles de manejo, para el fin de reducir degradación de tierra y combatir desertificación que contribuye a la pobreza.

Los beneficios ambientales de este proyecto reducirán las tasas de deforestación, regeneración elevada de vegetación nativa y el fortalecimiento de áreas de conservación y pasillos biológicos, contribuyendo a la recuperación de las funciones y servicios del ecosistema de las siguientes maneras: fertilidad de tierra y disponibilidad de recursos hídricos, balance del carbón, hábitats y especies de plantas y animales, capacidades del ecosistema y la recuperación consecuente de la resiliencia del ecosistema. Más importante para los habitantes del Gran Chaco, el logro de los beneficios ambientales contribuirá a la reducción de pobreza y a una calidad de vida mejor.

Más Videos