El programa se lleva a cabo con la generosa contribución de la Misión Permanente de los Estados Unidos ante la OEA.