CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH informa nueva etapa de acciones con el objetivo de superar el atraso procesal

9 de mayo de 2018

   Enlaces relacionados
   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9000
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Santo Domingo – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), reunida en República Dominicana con ocasión de su 168 Período de Sesiones, ha revisado un primer ciclo de medidas adoptadas en materia de fortalecimiento del sistema de peticiones y casos, e informa nuevas acciones para enfrentar el desafío del atraso procesal.

La CIDH destacó el fortalecimiento de la transparencia de la gestión de la Secretaría Ejecutiva como uno de sus ejes transversales y prioritarios y decidió hacer de público conocimiento las acciones que ha desarrollado con el fin de enfrentar los desafíos pendientes en el sistema de peticiones y casos. El conjunto de acciones implementadas por la Secretaría Ejecutiva desde 2014 y los importantes resultados producidos permiten un balance positivo, aunque persisten serios desafíos. 

Como se destacó recientemente, a lo largo de 2017 la CIDH aprobó 120 informes de admisibilidad, lo cual constituyó un récord histórico; 35 informes de fondo, que es más del doble que los aprobados el año anterior; el mayor número de reuniones de trabajo de su historia para facilitar acuerdos de soluciones amistosas; y otorgó 45 medidas cautelares. Asimismo, se logró reducir a un mínimo histórico el número de peticiones en etapa de estudio inicial; y evaluó el 100% de las peticiones recibidas el año inmediatamente anterior. Asimismo, ha mantenido un dialogo y armonización periódica con la Corte Interamericana, ha enviado 18 casos a la Corte, 4 solicitudes de medidas provisionales y ha retomado el envío de solicitudes de Opiniones Consultivas tras casi 10 años sin hacerlo. De esta manera, la CIDH alcanzó sus primeros objetivos para fortalecer el sistema de casos y peticiones y reducir el atraso procesal y para activar resultados concretos con miras a hacer más eficiente y oportuna la respuesta para los y las usuarias del sistema.

Entre ellas, se destaca la creación de una Secretaría Ejecutiva Adjunta exclusivamente dedicada a la atención del sistema de peticiones y casos, soluciones amistosas y medidas cautelares; el refuerzo del personal de esta Secretaría mediante la adición de nuevos profesionales en relación a agosto de 2016; la dedicación exclusiva de funcionarios y funcionarias en las coordinaciones de las secciones y el fortalecimiento de la estabilidad contractual del equipo de consultores y la elevación del status institucional de grupo de protección a una sección de medidas cautelares. La Secretaría Ejecutiva de la CIDH puso en funcionamiento en septiembre de 2017 una Unidad de Tramitación, la cual centraliza la tramitación administrativa de peticiones y casos en las distintas etapas procesales liberando los y las abogadas para desarrollar una labor exclusivamente jurídica. Asimismo, se han tomado diversas acciones de actualización del sistema informático de gestión procesal para agregar nuevas funcionalidades para facilitar el desarrollo del trabajo interno y la transparencia y efectividad.

En materia procesal, se adoptaron medidas como la aplicación estricta de los requisitos de apertura a trámite, la disminución del número de solicitudes de información, y la aplicación de una política de desactivación de peticiones sin actividad prolongada de la parte peticionaria. En total, se ha aplicado la Resolución 1/16 a 360 casos, con el fin de unificar el análisis sobre admisibilidad y fondo en un sólo informe. Asimismo, un conjunto de acciones complementarias al Plan de Acción del Programa de Atraso Procesal del Plan Estratégico fueron aprobadas en agosto de 2017, como por ejemplo, en la fase de admisibilidad, el uso de nuevo modelo de informe de admisibilidad más corto; en la fase de fondo medidas para reducir el marco fáctico y el tamaño de los informes buscando simplificar los informes en temas recurrentes; además de la especialización en portafolios de trabajo y el uso de la figura de acumulación. Todos estos cambios buscan incrementar significativamente la producción de informes sobre el fondo de los casos. La CIDH reitera que un dialogo constante con la Corte Interamericana es fundamental en la implementación de muchas de estas medidas y en este sentido, se realizan reuniones periódicas entre ambos órganos.

Para el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, “La CIDH cuenta con un mecanismo único para la protección de los derechos humanos en la región, que es el sistema de peticiones y casos y las soluciones amistosas. Este primer conjunto de medidas reflejadas en el Plan Estratégico estuvieron centradas en 3 ejes: reorganización administrativa; revisión de flujos, protocolos y sistemas de trabajo y dialogo con la Corte Interamericana. Debemos empezar con una segunda etapa de nuevas medidas como, por ejemplo, la contratación de 7 nuevos profesionales en los próximos meses para el área y seguir con la implementación de las demás actividades que apunta el Plan Estratégico”.

La CIDH creó un Grupo de la CIDH para acompañar el proceso de superación de atraso procesal.  El grupo está conformado por la Comisionada Esmeralda de Troitiño y los Comisionados Joel Hernández, Francisco Eguiguren y Luis Ernesto Vargas. Como primer paso, este grupo liderará una consulta abierta a todos los usuarios del Sistema en los siguientes meses para recibir sugerencias adicionales con el objeto de reforzar las medidas adoptadas para enfrentar el desafío de años de retraso procesal. En este sentido, llama a quienes quieran participar, a enviar propuestas, al correo electrónico cidhplaneacion@oas.org, hasta el 30 de junio.

“Instamos a los usuarios a pensar en propuestas que tengan una perspectiva comprehensiva del Sistema y sus usuarios. Son dos desafíos muy claros: cómo profundizar soluciones para un rezago de años y cómo mantener un trámite procesal para los casos actuales que sea célere y simplificado pero principalmente con tenga garantías de calidad, rigor jurídico y el debido acceso a la justicia a las víctimas”, afirma el Secretario Paulo Abrão.

La Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño expresa que se deben articular las acciones para enfrentar el atraso procesal con las acciones de seguimiento de recomendaciones. “El fortalecimiento de las acciones de seguimiento de recomendaciones es fundamental para enfrentar globalmente el incremento de la demanda. Cuanto más cumplimiento de las decisiones por parte de los Estados, menos desafíos en materia de violaciones a derechos humanos. La eficacia numérica debe estar conectada con la eficacia en la implementación". De acuerdo con el Plan Estratégico, se ha fortalecido el seguimiento de recomendaciones de la CIDH, de manera transversal a todo el trabajo de la Comisión. El seguimiento se desarrollará mediante programas y acciones que fortalezcan una implementación integral de las recomendaciones, incluyendo a diversos actores de sociedad civil, instituciones académicas y entidades autónomas; en coordinación con las autoridades estatales.

A su vez, el programa de fortalecimiento de las soluciones amistosas previsto en el Plan Estratégico deberá tener un rol fundamental para enfrentar el retraso procesal: “La expansión del uso del mecanismo de soluciones amistosas debe tener una centralidad. Una justicia adecuada es una justicia célere y con capacidad de generar una adecuada respuesta jurídica ajustada a cada caso concreto a la luz de los estándares existentes”, afirmó el Comisionado Francisco Eguiguren.

Las respuestas de la CIDH deben incorporar integralmente todos sus mandatos y herramientas de protección tales como las actividades de cooperación técnica para la implementación integral de las recomendaciones y estándares interamericanos. “Difundir el Sistema y aclarar sus protocolos y especificar los criterios de tramitabilidad pueden ayudar a disminuir, por ejemplo, el número de peticiones manifiestamente infundadas que generan mucho trabajo de la CIDH. Fortalecer la institucionalidad  y las políticas públicas gubernamentales en materia de derechos humanos, ayudan en la prevención y apuntan a generar soluciones estructurales para un futuro con menos violaciones de derechos humanos”, sostiene el Comisionado Joel Hernández.

El Comisionado Luis Ernesto Vargas resalta la importancia de incorporar experiencias comparadas exitosas en materia de atraso procesal. “Muchos países e incluso otros sistemas internacionales de protección a los derechos humanos  viven desafíos similares. En adición al incremento de recursos humanos, que tiene un límite claro de financiamiento, la CIDH ha adoptado y se compromete a adoptar nuevos procesos de trabajo y a realizar una fuerte inversión en tecnología para facilitar el acceso al SIDH”.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 097/18