CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH condena tiroteo masivo en Las Vegas, Estados Unidos

6 de octubre de 2017

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9000
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, DC – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el ataque ocurrido el 1 de octubre de 2017 en Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, que dejó al menos 59 muertos y más de 500 heridos, según la información disponible al momento de redactar este comunicado de prensa. La CIDH urge a las autoridades federales y del Estado de Nevada a adoptar medidas urgentes para investigar de manera exhaustiva este tiroteo masivo y las causas subyacentes que conllevaron a esta violencia, incluyendo medidas legislativas urgentes para reducir la violencia relacionada con las armas de fuego y prevenir futuras tragedias.

Según la información pública, al menos 23 rifles, incluyendo rifles de asalto de estilo AR-15, fueron encontrados en la habitación del hotel del perpetrador, junto con cientos de cartuchos de munición. Algunos informes indican que al menos tres de estas armas fueron compradas legalmente en el último año. En su casa se encontraron otras 19 armas. Estados Unidos es el país desarrollado con la tasa más alta de asesinatos por armas de fuego, según la Encuesta de Armas Pequeñas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Múltiples estudios científicos han demostrado que este hecho está estrechamente relacionado con la tasa de posesión de armas que, siendo de 88,8 armas por cada 100 habitantes, es la más alta del mundo.

El suceso en Las Vegas se convirtió en el tiroteo con el mayor saldo de muertos en la historia de Estados Unidos. El tiroteo de junio de 2016 en Orlando, Florida, que dejó 49 muertos, había sido el récord anterior. Según el Gun Violence Archive, un total de 521 tiroteos masivos han ocurrido en los Estados Unidos en los 477 días posteriores al tiroteo en Orlando, definiendo tiroteo masivo un evento en el cual cuatro o más personas son asesinadas o heridas por armas de fuego en un único momento y lugar. Desde el que tuvo lugar en la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut, en 2012, ha habido más de 1.500 tiroteos masivos, con un saldo de al menos 1.715 muertos y 6.089 heridos.

"Rechazamos inequívocamente el horrendo tiroteo masivo en Nevada y expresamos nuestras más sinceras condolencias a las víctimas, a sus familias y a todos las personas afectadas por esta tragedia", dijo la Comisionada Margarette May Macaulay, Relatora para los Estados Unidos.

"Lo más atroz de este último asesinato masivo es que era evitable. Esto evidencia una vez más la necesidad de una amplia reforma sistémica de las leyes que regulan las armas de fuego en Estados Unidos. Mientras la ciudadanía continúe teniendo acceso relativamente libre a las armas de fuego, incluyendo rifles de asalto de grado militar, los tiroteos masivos seguramente continuarán ocurriendo. El Congreso de los Estados Unidos debe tomar medidas inmediatas para reformar las leyes que posibilitan estas tragedias", agregó.

La CIDH reitera que Estados Unidos debe tomar medidas efectivas para prevenir y reducir sustancialmente la violencia relacionada con las armas de fuego, como por ejemplo mediante políticas eficaces de control de armas. Múltiples estudios académicos de estadísticas a lo largo de varias décadas y de múltiples países han demostrado que los factores que conducen a ambientes violentos incluyen el fácil acceso a las armas de fuego y el gran número de armas en manos de particulares, hallazgos en línea con recomendaciones anteriores dadas por la Comisión y el último ciclo de Examen Periódico Universal (EPU) de la ONU para los Estados Unidos. La CIDH reitera la importancia de la verificación efectiva de antecedentes penales y pruebas psicológicas, así como otras medidas efectivas relacionadas con la expedición de licencias y requisitos de registro. Esto incluye restricciones sobre las armas de asalto, tales como el rifle tipo AR-15 que fue utilizado por el perpetrador en este ataque, a fin de que su posesión sea limitada a fuerzas estatales, dada su naturaleza letal.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 154/17