CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH celebra avances en la protección de derechos humanos de hijos e hijas de migrantes y en la lucha contra la apatridia en Chile

22 de junio de 2017

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9000
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) saluda el lanzamiento del proyecto “Chile Reconoce”, mediante el cual se reconoce la nacionalidad chilena a las personas nacidas en Chile de padres o madres en situación migratoria irregular, que constituye un avance importante en el combate contra la apatridia en Chile.

El 25 de mayo de 2017, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, presentó el proyecto "Chile Reconoce", una iniciativa interinstitucional del Estado, la sociedad civil y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el marco de la campaña internacional #IBelong (Yo Pertenezco), destinado a erradicar y prevenir la apatridia en Chile. Como resultado de este proyecto, se le reconoció la nacionalidad chilena a cien niños y niñas. La Comisión destaca positivamente lo dicho por la Presidenta Bachelet al señalar que: “Esperamos seguir desarrollando este proyecto, este programa, para que los 2 mil chilenos que se encontraban inscritos como hijos de extranjeros transeúntes el año 2016 -según el Registro Civil- puedan ver reconocida su nacionalidad. Así, y tras enmendar el rumbo en esta materia, Chile reconoce oficialmente algo que hoy día era obvio, pero que nuestro ordenamiento jurídico había olvidado: que toda persona tiene derecho a una nacionalidad, y por el hecho de haber nacido en Chile, estos niños, niñas, adolescentes y adultos son, incuestionablemente, chilenos”.

Para concretar el proyecto, las entidades participantes del proyecto se trasladaron a las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá para contactarse con las personas registradas como hijos e hijas de extranjeros transeúntes y reconocerles finalmente su nacionalidad chilena. En este sentido, el proyecto beneficiará a más de 2,000 personas que fueron inscritas en el registro civil como “hijo de extranjero transeúnte” (HET), en lugar de reconocerles la nacionalidad chilena, situación que las ponía en riesgo de apatridia.

El proyecto “Chile Reconoce” va en línea de dar cumplimiento a las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos del Estado chileno, así como con los compromisos adquiridos de conformidad con la Declaración y Plan de Acción de Brasil de 2014 y el Plan de Acción 2014-24 Mundial para Acabar con la Apatridia del ACNUR. El proyecto Chile Reconoce va en línea con lo que ya había determinado la Corte Suprema de Chile al establecer que “el criterio administrativo original para distinguir a extranjeros transeúntes de los que no lo son ha sido modificado, prefiriéndose, como elemento principal, el de la residencia” y que “la nacionalidad es un derecho esencial a la persona humana, un atributo de la personalidad, que no puede ser desconocido sin causa justificada.”

“Ésta es una buena práctica a nivel regional y mundial de coordinación entre sociedad civil, organismos internacionales e instancias gubernamentales para ser replicada por otros Estados  de la región como una excelente forma de prevenir y erradicar la apatridia en el continente americano. A partir de medidas como ésta, nuestra región podría posicionarse como la primera a nivel mundial en haber erradicado la apatridia”, dijo el Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, Relator sobre los Derechos de los Migrantes de la CIDH. El Comisionado Vargas añadió: "Los países de la región tienen un compromiso. Un compromiso que nos compete a todas y todos y es que en 2024 no haya ni una sola persona apátrida en la región, que no hayan personas sin nacionalidad y sin derechos, que no haya nadie a quien hayamos dejado su vida suspendida. Por eso estas medidas de Chile importan tanto, porque son vidas que el Estado chileno ha recuperado. Desde la Comisión nos ponemos a disposición para colaborar con los Estados de la región en todo lo que esté a nuestro alcance con este tipo de iniciativas."

La CIDH exhorta a los Estados de la región a adoptar prácticas similares para erradicar y prevenir la apatridia y recuerda a los Estados que toda persona tiene derecho a una nacionalidad y que toda persona tiene derecho a la nacionalidad del Estado en cuyo territorio nació si no tiene derecho a otra. A su vez, la CIDH recuerda que constituye una práctica discriminatoria considerar la situación migratoria de una persona para conceder la nacionalidad, por lo que el estatus migratorio no puede ser una condición para el otorgamiento de la nacionalidad por el Estado, ya que su calidad migratoria no puede constituir, de ninguna forma, una justificación para privarla del derecho a la nacionalidad ni del goce y ejercicio de sus derechos; y que la situación migratoria de una persona no se transmite a sus hijos e hijas.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 082/17