CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH expresa preocupación por el incremento de la violencia rural en Brasil

2 de mayo de 2017

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9001
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su preocupación por los 9 campesinos asesinados en el contexto de conflictos por la tierra en el municipio rural de Colniza en la región de Taquarazú del Norte (Mato Grosso), Brasil, el 19 de abril de 2017.

Relatos indican que las 9 víctimas, que fueron ultimadas por personas encapuchadas, eran hombres adultos cuyos cuerpos presentaban marcas de violencia y señales de tortura. Algunos de ellos fueron amarrados y decapitados. Conforme la información de público conocimiento, las autoridades brasileñas se trasladaron al lugar de los hechos, que se encuentra en una zona de difícil acceso, y se encuentran realizando las investigaciones correspondientes.

Según el registro de la Comisión Pastoral de Tierra (CPT) de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB), serían 19 las personas asesinadas en lo que va del año en cinco estados del país debido al conflicto en el campo. Esta cifra se suma a los 61 asesinatos por conflictos de tierras registrados en 2016. La cifra de personas que reciben amenazas de muerte en este contexto también ha aumentado en un 39%, de 144 en 2015 a 200 en 2016. Asimismo, se ha registrado un incremento en el número de personas que han sido víctimas de violencia física, el cual pasó de 187 en 2015 a 571 en 2016, lo que refleja un aumento de 205%. Esta violencia se concentra en los estados de las regiones norte y nordeste.

La CIDH hace un llamado a las autoridades a continuar con la investigación de estos hechos y de otros actos de violencia contra campesinos sin tierra o asentados, con debida diligencia, a fin de identificar y sancionar a las personas responsables y así combatir la impunidad y evitar la repetición de hechos similares. Asimismo, la CIDH urge al Estado brasileño a atender las causas estructurales relacionadas con los conflictos vinculados a la lucha por reforma agraria.

La CIDH también expresa su profunda preocupación por el grave problema que enfrentan decenas de miles de familias del campo que año a año son dislocadas de las tierras que habitan u ocupan. De acuerdo a la CPT, se ha registrado un aumento en el número de familias expulsadas de los territorios donde habitan, pasando de 795 en 2015 a 2.639 en 2016, lo cual representa un crecimiento del 232%. Adicionalmente, el informe de la CPT indica que en el año 2016 fueron desalojadas por orden judicial 12.829 familias, e identifica que otras 31.278 familias están en riesgo de atravesar la misma situación. 

La CIDH insta al Estado brasileño a diseñar e implementar medidas inmediatas y sostenibles para dar una solución a este grave problema, aplicando los estándares internacionales sobre desplazamiento interno. En este sentido, la CIDH urge a Brasil a adoptar un marco normativo basado en los Principios Rectores De Los Desplazamientos Internos. La CIDH resalta asimismo que ante este tipo de situaciones el Estado brasileño tiene la obligación de adoptar medidas para prevenir el desplazamiento, proteger y brindar asistencia a las personas desalojadas durante su desplazamiento, prestar y facilitar asistencia humanitaria y facilitar soluciones duraderas.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 057/17