CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH saluda decisión de la Corte Suprema de Justicia de Chile

12 de abril de 2017

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9000
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aplaude la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Chile mediante la cual condena a 33 ex agentes del Estado por su responsabilidad en los secuestros calificados de cinco miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez en 1987. Esta decisión representa un significativo paso adelante en la lucha contra la impunidad de las graves violaciones de los derechos humanos cometidas en el pasado.

Según lo informado por el Poder Judicial de Chile, en septiembre de 1987 Julián Peña Maltés, Alejandro Pinochet Arenas, Manuel Sepúlveda Sánchez, Gonzalo Fuenzalida Navarrete y Julio Muñoz Otárola fueron detenidos, sin orden judicial, por agentes del Estado, en represalia por el secuestro del coronel de Ejército Carlos Carreño, ocurrido el 1 de septiembre de 1987. Los cinco detenidos fueron víctimas de desaparición forzada en un operativo conjunto entre la CNI, el Batallón de Inteligencia del Ejército (BIE) y el Comando de Aviación del Ejército, y sus restos fueron arrojados al mar en las costa de Quintay.

En la resolución emitida el 22 de marzo de 2017, la Corte Suprema condenó a los agentes: Álvaro Corbalán Castilla y Hugo Salas Wenzel a penas de 15 años de presidio, en calidad de autores en los secuestros calificados. Los otros agentes fueron condenados a penas que varían entre 3 y 10 años. En el aspecto civil, se confirmaron las demandas de indemnización presentadas en contra del Estado de Chile.

La CIDH saluda esta decisión por constituir un significativo avance en el cumplimiento de las obligaciones internacionales asumidas por el Estado de Chile como Estado Miembro de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Estado parte de la Convención Americana de Derechos Humanos. Bajo estas obligaciones, los Estados deben investigar, enjuiciar y sancionar a los responsables de graves violaciones a los derechos humanos.

“Esta decisión es un paso hacia la justicia por graves crímenes del pasado, y también es una decisión que impacta positivamente en el futuro de Chile y de la región”, dijo el Comisionado Paulo Vannuchi, Relator de la CIDH para Chile. “Sabemos que cuando permanecen en la impunidad las graves violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad perpetradas durante dictaduras o gobiernos autoritarios del pasado, corremos el riesgo de que se repitan. Este avance en la justicia es un acto de reparación para las víctimas, y es también una forma de prevenir que este tipo de crímenes horrendos vuelvan a ocurrir”, agregó. “Con esta decisión, la Corte Suprema de Justicia de Chile no sólo cumple con los estándares interamericanos en la materia, sino que contribuye a construir un futuro mejor”.

La CIDH saluda este paso hacia la verdad, la justicia y la reparación e invita al Estado de Chile a seguir avanzando en la investigación de los graves crímenes perpetrados durante el régimen militar, la identificación de sus responsables, la aplicación de sanciones, y la determinación de reparaciones justas.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 045/17