CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH convoca concurso para Relator/a Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA)

16 de febrero de 2017

   Enlaces relacionados
   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9000
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informa la apertura de la convocatoria a un concurso público para el cargo de Relator/a Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA). El/la Relator/a Especial DESCA será el/la responsable de apoyar a la CIDH en el cumplimiento de su mandato de promoción y protección de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en las Américas.

El proceso por el cual la Comisión seleccionará al Relator Especial para Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales está regido por las normas reglamentarias pertinentes. Los nombres y antecedentes de los candidatos seleccionados como finalistas serán publicados en el sitio Web de la CIDH el 30 de mayo de 2017. Se recibirán candidaturas hasta el 15 de marzo de 2017, con base en los términos de referencia de la convocatoria. La Comisión espera completar el proceso de selección en julio de 2017, y que el/la Relator/a Especial DESCA asuma el cargo el 15 de agosto de 2017.

“Con la creación de la Relatoria Especial DESCA, la Comisión Interamericana busca fortalecer y profundizar su trabajo de defensa y protección de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales”, dijo el presidente de la CIDH, Comisionado James Cavallaro. “La CIDH confía en que continuará contando con el apoyo de los Estados Miembros y de la sociedad civil de la región en esta tarea”, añadió.

Por su parte, el Comisionado Paulo Vannuchi destacó el carácter histórico y la relevancia institucional que tiene el hecho de que la CIDH haya logrado, tras años de esfuerzos, asegurar los fondos necesarios para crear la Relatoría Especial DESCA.

“Este es un paso de gran trascendencia en la historia de la CIDH y en la historia de los derechos humanos en la región”, aseguró el Comisionado Vannuchi. “Esta convocatoria nos pone en el camino a contar con una Relatoría Especial, es decir, con un Relator o una Relatora trabajando a tiempo completo para defender, promover y proteger los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de los y las habitantes de América”.

La decisión de crear una Relatoría Especial para estos derechos fue adoptada por la CIDH en 2014. En abril de ese año, se decidió iniciar el proceso a través de la apertura de un fondo especial para recaudar los recursos necesarios para financiarla.

“La creación de la Relatoría Especial DESCA permitirá profundizar y ampliar el trabajo que la Comisión ha venido realizando en esta materia, con la implementación de un plan de trabajo que le permita el abordaje de las situaciones prioritarias en el hemisferio así como las temáticas emergentes”, señaló el Comisionado Vannuchi.

Por su parte, el Secretario Ejecutivo, Paulo Abrão, agradeció a quienes de una u otra manera brindaron su apoyo para llegar a esta meta. “Esta conquista es resultado del esfuerzo de muchos activistas sociales y también coincide con una aspiración de los Estados de la región”, señaló. “Se trataba de un tema pendiente hace tiempo para el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, que es el de equilibrar sus relatorías temáticas. Se abre ahora un conjunto de posibilidades nuevas para construir nuevos estándares interamericanos, para actualizar la agenda temática de la Comisión y, fundamentalmente, para ampliar su alcance social”.

La CIDH ha trabajado durante décadas en el respeto y garantía de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en la región. En 2012, la Comisión creó una Unidad sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que estuvo inicialmente a cargo de la Comisionada Rose-Marie Antoine y que desde enero de 2014 se encuentra a cargo del Comisionado Paulo Vannuchi. La Unidad DESC ha realizado un proceso de consultas regionales sobre la situación de los DESCA en Argentina, Colombia, Brasil, Costa Rica, México, Estados Unidos, y se encuentra prevista la última consulta en el mes de marzo en Jamaica. La finalidad de dicho proceso fue recabar información sobre las prioridades temáticas identificadas en las subregiones para abordar el trabajo sobre DESCA. La CIDH también ha elaborado un informe sobre “Acceso al Agua en las Américas: Una Aproximación al Derecho Humano al Agua en el Sistema Interamericano” y otro sobre pobreza, pobreza extrema y derechos humanos en América, que actualmente se encuentra en consulta pública.

Actualmente, la CIDH es parte del Grupo de Trabajo encargado de analizar los informes periódicos de los Estados partes del Protocolo Adicional a la Convención Americana en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”. Este instrumento ha sido ratificado hasta el momento por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, el Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Suriname y Uruguay. El Protocolo de San Salvador reconoce el derecho al trabajo, a condiciones justas, equitativas y satisfactorias de trabajo, los derechos sindicales, el derecho a la seguridad social, el derecho a la salud, a un medio ambiente sano, a la alimentación, a la educación, y a los beneficios de la cultura, entre otros. Este instrumento fue adoptado en 1988, y el texto se basó en un borrador preparado por la CIDH. La CIDH reitera su llamamiento a los Estados miembros que aún no han ratificado este instrumento a hacerlo, a fin de alcanzar su ratificación universal.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 015/17