CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH expresa preocupación frente a las deficiencias en la investigación de casos relacionados con asesinatos de afrodescendientes a manos de la policía en Estados Unidos

23 de agosto de 2016

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9001
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su profunda preocupación con respecto a los recientes hechos que consolidan un patrón reiterado de impunidad frente a los asesinatos de afrodescendientes a manos de la policía en Estados Unidos. Asimismo, la Comisión condena los recientes asesinatos de hombres y mujeres afroamericanas como consecuencia del uso excesivo de la fuerza letal por parte de agentes policiales. La CIDH insta a los gobiernos federal y estatal a avanzar en una investigación pronta, exhaustiva, independiente e imparcial que garantice el acceso a la justicia por parte de las víctimas frente a los recientes hechos. Asimismo, la Comisión Interamericana reitera que la inefectividad de la respuesta estatal fomenta altos índices de impunidad, los cuales a su vez propician su repetición crónica, sumiendo a las víctimas y a sus familiares en la indefensión.

De acuerdo con información de público conocimiento, el 27 de julio de 2016 la Fiscalía de Baltimore anunció la desestimación de los cargos contra dos oficiales de policía que se encontraban a la espera de juicio en el caso de la muerte bajo custodia de la policía del joven afroamericano Freddie Gray. Igualmente, otros tres oficiales involucrados en los mismos hechos fueron absueltos por el juez de circuito Barry Williams entre mayo y julio de este año. Adicionalmente, ninguno de los oficiales fue separado de su cargo. Lo anterior se suma a la ausencia de responsabilidad de oficiales en varios casos de asesinatos de hombres afroamericanos como los de Michael Brown (Ferguson), Tamir Rice (Cleveland) y Eric Garner (Staten Island) en los que los cargos fueron desestimados antes de llegar a juicio. La Comisión observa con preocupación que las decisiones sobre la investigación y acusación en la mayoría de casos parecen entrar en conflicto con la evidencia relacionada con los incidentes. Para la Comisión, cuando se trata del uso excesivo de la fuerza, la ausencia de intervenciones eficientes y eficaces de la administración de justicia genera un sentimiento de frustración y desprotección en amplios sectores de la población, lo que afecta seriamente la convivencia en una sociedad democrática.

La CIDH exhorta al Estado a adoptar medidas para ajustar las normas de uso de la fuerza por parte de la fuerza policial a estándares internacionales, en particular, a ajustar los marcos normativos federales y estatales al cumplimiento de los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad que deben guiar el uso apropiado de la fuerza letal por parte de agentes de policía. Las fallas en el cumplimiento de estos estándares llevan a la inefectividad de los mecanismos de investigación, procesamiento y eventual sanción del uso discriminatorio y excesivo de la fuerza.

La Comisión advierte con preocupación que las deficiencias en la investigación y la ausencia de responsabilidades institucionales constituya un patrón que lleve a la repetición de estos hechos como los acaecidos en el mes de julio y que resultaron en la muerte de los ciudadanos Alton Sterling y Philando Cassile en los Estados de Luisiana y Minnesota. De acuerdo con información de público conocimiento, el 5 de julio de 2016 en Baton Rouge, dos oficiales de policía dispararon en múltiples ocasiones contra Alton Sterling mientras se encontraba inmovilizado en el suelo. Por su parte, un oficial de policía disparó en cuatro ocasiones contra Philando Cassile, quien fue detenido para requisa de tráfico, mientras este se encontraba en su carro acompañado de su pareja.

La Comisión saluda la intervención del Departamento de Justicia en la investigación de estas muertes. No obstante, la CIDH insta al Estado a continuar esta investigación de manera exhaustiva, imparcial, independiente, efectiva y pronta, y sancionar judicialmente a las personas que resulten responsables, en particular, es relevante investigar los posibles nexos con otros casos. La Comisión urge al gobierno federal para que adopte medidas legislativas, de política e institucionales coordinadas y encaminadas a erradicar la discriminación racial y a capacitar a los miembros de los sistemas judiciales, cuerpos armados y organismos de seguridad sobre los principios y normas de protección de los derechos humanos, así como sobre los límites a los que debe estar sometido en toda circunstancia el uso de las armas por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan a sus países de origen o residencia.

No. 120/16