CIDH

Comunicado de Prensa

CIDH condena muertes violentas en cárcel de Brasil

25 de octubre de 2016

   Datos de contacto

María Isabel Rivero
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
Tel: +1 (202) 370-9001
mrivero@oas.org

   Más sobre la CIDH
A+ A-

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa preocupación por los hechos de violencia ocurridos en la Penitenciaria Agrícola de Monte Cristo, en el estado de Roraima, Brasil. La CIDH urge al Estado de Brasil a investigar y esclarecer las circunstancias en que ocurrieron estos hechos, y en su caso, identificar y sancionar a los responsables. Asimismo, el Estado debe adoptar las medidas necesarias para prevenir que vuelvan a producirse incidentes de este tipo.

De acuerdo con información de público conocimiento, el 17 de octubre de 2016 tuvo lugar un motín en la Penitenciaria Agrícola de Monte Cristo, ubicada en Boa Vista, capital del estado de Roraima, Brasil. Según lo informado por el Batallón de Operaciones Especiales de la policía, el motín se habría dado cuando un grupo de reclusos ingresó a una sección de la cárcel ocupada por miembros de una facción diferente. El secretario de Justicia y Ciudadanía de Roraima, Uziel Castro, informó que unos cien familiares de los detenidos fueron tomados como rehenes en el enfrentamiento que ocurrió durante el horario de visita. El episodio dejó un saldo de al menos 25 muertos, de los cuales 7 fueron hallados decapitados y otros 6 carbonizados, según reportes periodísticos. La Comisión Interamericana advierte que este grave hecho se enmarca en un contexto de violencia que prevalece en las cárceles brasileras, las cuales generalmente tienen problemas de hacinamiento. Se estima que la prisión de Boa Vista tiene 1.400 internos, pese a que su capacidad es para 740.

Los Estados, como garantes de los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad, tienen el deber jurídico ineludible de adoptar acciones concretas para garantizar los derechos a la vida, integridad personal y seguridad de los reclusos. Esta obligación incluye garantizar las condiciones de detención requeridas bajo los estándares internacionales en materia de derechos humanos. La CIDH recuerda además que el Estado tiene la obligación de investigar de oficio y con la debida diligencia todas aquellas muertes de personas que se encuentran bajo su custodia. Estas investigaciones no sólo deben estar orientadas a establecer los responsables materiales de los hechos, sino también a los posibles autores intelectuales y a aquellas autoridades que pudieran ser responsables por acción u omisión.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos urge al Estado brasileño que adopte todas las medidas necesarias para prevenir la repetición de hechos similares, en particular la implementación de acciones para adecuar las condiciones de detención de la Penitenciaria Agrícola de Monte Cristo y otros centros de reclusión a los estándares internaciones, para garantizar la vida y la integridad de las personas privadas de libertad. El Estado debe mantener la seguridad interna de los centros penales y controlar el ingreso de armas y de sustancias ilícitas, así como la circulación de dinero dentro de las cárceles. Además, la CIDH urge a Brasil a crear e implementar mecanismos para reducir el hacinamiento en las cárceles y demás centros de detención del país.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 156/16