Discursos y otros documentos del Secretario General

II CONGRESO INTERAMERICANO SOBRE EL ESTADO DE DERECHO AMBIENTAL

6 de septiembre de 2017 - Santiago, Chile

* Cotejar con texto pronunciado *

La OEA está comprometida en la promoción de sociedades pacíficas, democráticas e inclusivas con un horizonte hacia el desarrollo sostenible. Para lograrlo, el acceso a la justicia para todos y la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles es fundamental.

• Me complace acompañarlos en el cierre de este exitoso II Congreso Interamericano, en el Palacio de los Tribunales de Justicia de Santiago. Nuestra presencia en este recinto y las conversaciones que mantuvimos son prueba fehaciente del compromiso de los jueces, abogados y servidores de la justicia con la promoción del derecho ambiental en las Américas.

• Hoy en día la preocupación por la sostenibildad de la casa común ha dejado de ser algo lejano. La vemos en nuestros ríos y cuencas, en nuestros paisajes naturales, en las inundaciones que dejan miles de damnificados, pero también en las imágenes de los medios, en los rostros de niños con enfermedades respiratorias y los adultos que deben enfrentar situaciones de emergencia cada vez más agudas.

• Los desafíos asociados al desarrollo sostenible son transversales y requiere de acciones consensuadas que se basen en un abordaje integral.

Es por ello, que la Secretaría General facilita, sobre la base de un enfoque de derechos, el diálogo y los intercambios entre los actores de los distintos poderes públicos, privados y de la sociedad civil.

• Ese enfoque de derechos es fundamental en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y para que nuestras comunidades puedan gozar de un ambiente sano que sea amigable con el desarrollo.

• El objetivo que nos mueve es precisamente el de asegurar un mundo con menor contaminación y con más derechos para más gente en las Américas.

Para lograrlo, es primordial el acceso a la justicia para todos y la vigencia del estado de derecho para construir sociedades pacificas e inclusivas.

• Nuestro Hemisferio es indudablemente la región más pacífica del mundo. Sin embargo, somos testigos de numerosos conflictos sociales que afectan a las comunidades y que se asocian cada vez más con el desarrollo y el uso de recursos naturales.

• Esto resulta, en gran medida, por la escasez o el deterioro de los recursos naturales, un diálogo poco participativo, la falta de una diplomacia preventiva alrededor de la toma de decisiones, la falta de diálogo político y de un marco legal consensuado para regir la explotación de los recursos y la distribución de los beneficios resultantes.

• Los Estados miembros de la OEA han priorizado la necesidad de construir sociedades que garanticen un acceso equitativo a la justicia a través de instituciones que ayuden a cerrar la brechas en nuestras sociedades y que se inspiren en :

- La vigencia del estado de derecho,
- El respeto a los derechos humanos,
- La buena gobernanza en todos los estamentos de la administración pública, y
- La transparencia y la rendición de cuentas ciudadana.

• Los poderes públicos del Estado, y especialmente el Poder Judicial, desempeñan entonces un papel cada vez más central en la satisfacción de estas necesidades, en particular en lo que respecta a la integridad ambiental y los derechos inherentes a las personas a compartir y preservar la Casa Común.

• Es en este sentido que la Secretaría General, desde la Cumbre de Rio +20, ha forjado una alianza con ONU Medio Ambiente y la Comisión Mundial de Derecho Ambiental, involucrando a actores clave tales como las autoridades ambientales, parlamentarias, fiscales y judiciales para avanzar en el diálogo y el fortalecimiento institucional para el estado de derecho ambiental.

• Recientemente con ONU medio ambiente reunimos a jueces, parlamentarios y académicos de 26 países del hemisferio en la sede del Poder Legislativo de Brasil para analizar los derechos ambientales de 24 Estados miembros de la OEA y como continuar avanzando en estos temas y en la consolidación del instituto judicial mundial para el medio ambiente.

• Además, hemos avanzado en el desarrollo de herramientas que apoyen el trabajo de los parlamentarios del Hemisferio en el ejercicio del control de la gestión pública y de la labor legislativa en torno al estado de derecho ambiental.
En este sentido me complace que los distintos foros parlamentarios como Parlaméricas, el Parlamentos Andino y el Parlamento Centroamericano formen parte de este esfuerzo.

• Por otro lado, el Programa Interamericano de Capacitación Judicial sobre Estado de Derecho ambiental, tiene ya este añosus primeros jueces egresados.

• Por otro lado, en 2016, tuve el honor de designar a embajadores de Justicia Ambiental, representados hoy por el Ministro Muñoz, el Ministro Benjamin y el Ministro Lorenzetti, que los acompañaron durante esta jornada.

• Estos embajadores han contribuido a crear las condiciones propicias para mejorar el diálogo y la adopción de decisiones sobre el acceso y el uso de los recursos naturales.

• Su esfuerzo sumado al de nuestros socios y el de los jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos , han dado una voz hemisférica al mensaje de que el cuidado de la casa común está en sintonía con nuestra visión de que cada día más personas gocen efectivamente de más derechos.

• Estos tres días en Santiago han resultado en avances en las directrices para poderes judiciales sobre derechos de acceso y medio ambiente, con insumos para la próxima Asamblea General de la ONU para el Medio Ambiente y apoyar los compromisos y aspiraciones de los Estados miembros de la OEA.

• Se han generado sinergias para fortalecer los marcos legales e institucionales para el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente.

• En este esfuerzo participamos junto a nuestros embajadores de justicia ambiental, y nuestros socios estratégicos de ONU Medio Ambiente, la Comisión Mundial de Derecho Ambiental, los poderes judiciales de las Américas y el Instituto Judicial Mundial para el Medio Ambiente, entre otros.

• Este es un buen inicio, pero nuestras alianzas deben llegar más lejos. Queda claro que estos esfuerzos son un paso en la dirección correcta que nos acerca donde queremos llegar para el bienestar de las generaciones presentes y futuras.

• Hoy a nivel mundial se construye una hoja de ruta para sociedades pacificas e inclusivas con acceso a la justicia. Sabemos que los desafíos son complejos, de tal relevancia que requieren la coordinación y el diálogo entre los tres poderes públicos.

• Tocan transversalmente a muchas instituciones y actores, cuya naturaleza no permite que su abordaje sea algo opcional o circunstancial.

• Es por ello que celebramos este intercambio constructivo orientado a encontrar soluciones y estrategias comunes de transformación. Necesitamos que todos y cada uno de nosotros seamos agentes de cambio. Transformando el conflicto en justicia y conciliación.

• Hablo de transformación, porque solo con el cambio podemos generar acciones integradas y condiciones propicias para lograr el cumplimiento de las metas de fortalecimiento de la paz, la justicia, la inclusión y las instituciones que garanticen los derechos, incluyendo los ambientales, para todos los ciudadanos.

Muchas gracias.