Discursos y otros documentos del Secretario General

CAMBIO CLIMTICO, SEGURIDAD ALIMENTARIA Y MIGRACIN"

10 de marzo de 2017 - Washington, DC

Los desafíos que hoy enfrentan los Estados debido a los efectos estrechamente interrelacionados del cambio climático, seguridad alimentaria y migración en las Américas ponen a prueba la eficiencia de las instituciones, su capacidad de adaptación y sus respuestas. También sus efectos abarcan zonas geográficas que trascienden los límites políticos de cada Estado. Por ello, los mecanismos de colaboración y diálogo entre los Estados con enfoque en la responsabilidad compartida, son esenciales a la hora de atender las crecientes demandas de protección, bienestar y asistencia, en especial de los grupos vulnerables como mujeres, niñas y niños.

Amigos y amigas todos
• Hay un debate en curso sobre todos esto. La academia, los gobiernos y demás actores sociales cuestionan hasta qué punto el cambio climático y las consecuencias de los desastres naturales son los principales motores de la migración, hasta donde la inseguridad alimentaria sobretodo de niños, niñas son o no factores de expulsión de las comunidades, si determinados tipos de migración pueden causar o no degradación ambiental.

• A pesar que aún queda camino para recorrer en investigación de forma tal que permita diseñar respuestas más eficaces, algunas claves del problema se conocen
.
Sabemos que los migrantes se movilizan tanto dentro de sus fronteras como hacia fuera de ellas. Algunos se trasladan de una zona rural a otra zona rural, pero la mayoría en las Américas lo hace hacia a zonas urbanas. También la gente decide migrar por muchas razones desde la pobreza, la inseguridad alimentaria, pasando por la falta de empleo, situaciones de violencia o el aumento de la competencia por la escasez de tierras y recursos hídricos.

• En las próximas décadas, es probable que las fuerzas demográficas, la globalización y el cambio climático aumenten las presiones migratorias tanto dentro como entre los países.

• Las predicciones de la OIM para el 2050 (OIM, 2015) marcan un crecimiento extraordinario de la emigración debido a los efectos del cambio climático y su impacto en
el ascenso de los océanos, las subsecuentes inundaciones, las sequias y los huracanes.

Los desastres naturales repentinos y la variabilidad climática tienen una incidencia directa en los medios de sustento de los segmentos sociales más vulnerables de las Américas, incrementando exponencialmente la competencia por recursos naturales escasos; dando lugar a emergencias humanitarias en materia de conflicto territorial, inseguridad alimentaria, disponibilidad de recursos hídricos y salud pública.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA & OIM, 2015), los fenómenos naturales como las sequías prolongadas, afectan de manera considerable a las poblaciones más vulnerables de la sociedades de la región, quienes dependen en gran medida de una sola cosecha al año y por consiguiente reducen sus oportunidades de empleo; forzándolos a migrar como estrategia de supervivencia y en algunos casos de adaptación por medio de diferentes procesos de reasentamiento y recolocación por parte de la población migrante.

• Los panelistas que nos acompañan hoy van a dialogar con Uds. en profundidad sobre las dinámicas de todos estos fenómenos que contribuirán sin dudas a orientar mejores y más eficaces respuestas a estos desafíos.

• Desde la OEA hemos acompañado dos procesos liderados por el Programa Mundial de Alimentos que relacionan la inseguridad alimentaria con la migración y que esperamos sean solo el inicio de más trabajos como éstos.
En 2015, nos sumamos al PMA y a la OIM en el lanzamiento del estudio “El Hambre sin Fronteras: Los vínculos entre inseguridad alimentaria, violencia y migración,” que provee un análisis de cómo interactúan estos fenómenos, y el impacto que tienen en las vidas de decenas de miles de personas vulnerables que viven en el Triángulo Norte de Centroamérica.

• En 2016, acompañamos la preparación del estudio “Migración y Seguridad Alimentaria en el Corredor Seco del Triángulo Norte de Centroamérica” que profundizó sobre los factores desencadenantes de la emigración de las comunidades del Corredor Seco; ponderó la importancia de la inseguridad alimentaria como uno de ellos y q exploró los efectos potenciales de la violencia tanto en la inseguridad alimentaria y la emigración.

Amigas y amigos ,

Al tiempo que continuamos promoviendo la coordinación con otras organizaciones internacionales, reitero el compromiso de la Secretaria General en apoyar el diálogo hemisférico y los esfuerzos de los Estados para identificar y movilizar recursos técnicos y financieros que permitan fortalecer la cooperación y la capacidad adaptativa, reducir la vulnerabilidad e incrementar la resiliencia, particularmente en los países más afectados y las comunidades más vulnerables.

• Muchas gracias