Discursos y otros documentos del Secretario General

LA LIBERTAD DE EXPRESIN Y EL PLURALISMO EN LAS AMRICAS

7 de abril de 2016 - Miami

Evento Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica (OTI)

Cotejar con texto pronunciado

La historia de la libertad de expresión y el pluralismo en América Latina no es lineal. Es una historia de acelerador y freno. Todos nosotros - los organismos internacionales como la OEA, la sociedad civil que se expresa también en las calles a protestar o a través de las redes sociales, los periodistas que arriesgan sus vidas a diario, los propietarios de medios, los gobiernos - todos tenemos un papel que cumplir para asegurar que la libertad de expresión y el pluralismo predominen sobre intereses particulares.


Amigos y amigas,

• La libertad de expresión es uno de los derechos humanos más relevantes para poder construir y consolidar nuestros sistemas democráticos. La democracia es el ejercicio pleno de derechos políticos y civiles -como la libertad de expresión- todos los días, y sin excepción.

• La comunicación libre, plural y participativa, es una condición necesaria para el progreso de las sociedades que valoran y respetan los derechos humanos.

• A pesar que todos los aquí presentes reconocemos la importancia y lo esencial de la libertad de expresión, su protección y salvaguarda en la vida democrática no ha sido un camino fácil. La libertad de expresión sigue siendo objeto de constantes amenazas y violaciones que dañan o limitan la evolución de la democracia.

• Todos - los organismos internacionales como la OEA, la sociedad civil en general que incluye activistas y ciudadanos que salen a las calles a protestar para salvaguardar el derecho a expresarse o los que lo hacen vía las redes sociales, los periodistas que arriesgan a diario sus vidas, los propietarios de medios, los gobiernos - todos nosotros tenemos un papel que cumplir para asegurar que de cara al futuro, la libertad de expresión y el pluralismo predomine sobre intereses particulares ya sean estos de carácter político o económico.

• La Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas en su Artículo 19 establece que “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”

• Del mismo modo, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR, por sus siglas en inglés) – que cumplió su 50 aniversario en diciembre pasado- consagra los mismos derechos en su Artículo 19, en el que hace hincapié en que la libertad se aplica a informaciones e ideas de toda índole.

• Por su parte, en nuestro sistema interamericano, la Convención Americana de Derechos Humanos en su Artículo 13 establece que “toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, comprendiendo la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

• Las transiciones a la democracia como sistema de gobierno en América Latina, tras el periodo autoritario de los setenta y los ochenta no desencadenaron un dividendo democratizador inmediato en el sistema de medios de comunicación. Por el contrario, en muchos casos se mantuvieron los sistemas clásicos de concentración y oligopolios que perduran hasta el día de hoy.

• El pluralismo en los sistemas de medios de comunicación no es simplemente que los medios presenten una programación variada, sino que exista una multiplicidad en la propiedad de los medios y que se pueda expresar en medios privados, públicos, del Estado, de la sociedad civil y del mundo académico.

• Un sistema de esa naturaleza, tiene que estar sólidamente basado en la más amplia liberta de expresión. Y es por eso que en mi visión el pluralismo y la libertad de prensa son dos caras de una misma moneda.

• Si aceptamos la regulación del mercado ya que el mismo es imperfecto, no veo porque no aplicamos el mismo axioma al mercado de los medios de comunicación.

• La concentración de los medios de comunicación en unas pocas manos, sean privadas o del Estado, no solo limitan el pluralismo sino la libre expresión de importantes sectores de la ciudadanía que no se sienten representados por esos medios monopólicos.

• En el continente americano, pero sobre todo en América Latina, la historia reciente del ejercicio de la libertad de expresión es una de cal y otra de arena.

• La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, creada en 1997, y que es parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recientemente presentó su Informe Anual respecto a la situación del continente en la materia en 2015.

• Se reconocen avances importantes, como por ejemplo, la aprobación de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública en México y algunas muestras contra la impunidad como la condena del autor intelectual del asesinato ocurrido en 2002 del periodista Orlando Sierra en Colombia.

• Asimismo, el informe destaca que las protestas que abogaban por reformas democráticas y contra la corrupción en Guatemala, fueron canalizadas positivamente.

• La Relatoría también valoró el rol de diversos altos tribunales en adoptar decisiones para garantizar el derecho de acceso a la información pública y la protección de las fuentes periodísticas.

• Además, es importante reconocer que desde la perspectiva de quienes ejercen la libertad de expresión, la magnitud de los ciudadanos que exponen sus opiniones y se expresan en las calles y/o medios sociales ha incrementado a un nivel nunca antes visto. En parte esto es propio de la composición socioeconómica derivada de la Década Dorada, particularmente, de un Hemisferio con una nueva y más amplia clase media.

• Existe en nuestra región una nueva y robusta clase media que exige y demanda más al Estado y a sus gobernantes. La libre expresión de demandas, descontentos y/o exigencias de la ciudadanía a los gobiernos es algo sano para la democracia.

• En sí mismo, el tener la libertad de expresión al alcance de la mano de los ciudadanos y ciudadanas en las Américas es un gran avance. Pero en definitiva, es condición necesaria pero no suficiente para la consolidación de nuestros sistemas políticos democráticos, ya que hay que poder ejercitarla.

• Es una realidad que en algunos casos no existe la libertad para opinar. Lo que predomina es el miedo para opinar. Existen lugares en nuestro continente donde expresar una opinión es equivalente a represalias.

• Se observan casos donde surgen tensiones entre los gobiernos, la ciudadanía, activistas y medios de comunicación que lamentablemente en ocasiones resulta en violencia, censura (auto-censura), y el uso de los medios como herramienta política.

• De hecho, en los últimos años la persecución y asesinatos a periodistas se han convertido en dos de los temas más apremiantes.

• La CIDH afirmó que en 2015 incrementó la violencia contra periodistas y comunicadores en las Américas. Indicó que “el Hemisferio se ha vuelto una de las regiones más peligrosas del mundo para ejercer el periodismo y las agresiones más graves como el asesinato y el secuestro se han vuelto las peores formas de censura”.

• Según la CIDH, los países en los que en 2015 ocurrieron asesinatos de periodistas fueron Brasil, Honduras, México, Colombia, Guatemala, República Dominicana, Estados Unidos y Paraguay. Los asesinatos y agresiones fueron en su mayoría, relacionados a la cobertura del crimen organizado, la corrupción y hechos que “representaban una robusta voz en sus comunidades locales”.

• La Relatoría reportó en su Informe Anual un total de 27 asesinatos de periodistas y trabajadores de medios de comunicación “en circunstancias que podrían estar relacionadas a su profesión, además de otros 12 casos en los que no es posible determinar sin una investigación exhaustiva el vínculo con la labor de informar”. En 2014 la Relatoría contabilizó 25 casos.

• Los asesinatos y agresiones incrementan año con año. Creemos que atentar contra comunicadores es atentar contra la democracia y los derechos humanos. Urge acabar con la violencia contra periodistas, que consideramos es la forma más extrema de censura.

• Según el informe 2015 de Reporteros sin Fronteras, cuatro países latinoamericanos siguen estando, desgraciadamente, a la cabeza entre los más sanguinarios del continente en el combate al periodismo: México, Brasil, Honduras y Guatemala.

• Reporteros sin Fronteras indica que diferentes países adheridos a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José), han desatendido ciertas recomendaciones y advertencias de la OEA. Uno de los ejemplos más claros en este sentido es que de las 17 medidas cautelares solicitadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado venezolano, solo dos fueron tomadas en cuenta.

• Asimismo, según el mismo informe de Reporteros Sin Fronteras, el deterioro de la libertad de expresión en América Latina en los últimos tres años ha sido el segundo más preocupante sólo debajo de la Unión Europea y los Balcanes, donde a pesar de que la UE obtuvo la mejor nota en materia de libertad de expresión con 18.6 , se observó una fuerte degradación (+5.6%) entre 2014 y 2015 por la incapacidad de los mecanismos europeos por proteger este derecho.

• Para volver al caso americano, en 2013 el continente obtuvo una calificación de 30, pero el deterioro sufrido hasta 2015 fue de +1.6% para llegar a 30.8%, superando el deterioro en África (+0.8%), Asía Pacífico (+0.9%), Europa del Este y Asia Central (+1.3%) y África del Norte y Oriente Medio (+1%).

• Estas cifras, reflejan principalmente la situación de Venezuela que ocupa el lugar 137 en el ranking internacional perdiendo más de 20 posiciones.

• Justamente el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, calificó como muy grave la condena penal al editor de Correo del Caroní en Venezuela por la cobertura sobre temas de corrupción.

• El caso de Ecuador también mereció la atención de variados informes, en razón de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) que fue aprobada y que contiene polémicos enunciados.

• Es menester de todos los actores que coexistimos en las sociedades democráticas de nuestro continente lleguen a un entendimiento que permita seguir fortaleciendo los principios democráticos de libertad de expresión y el pluralismo.

• Tenemos que propiciar un futuro en el cual los actos de disidencia no se criminalicen y generar sistemas de medios de comunicación que permitan la multiplicidad de voces.

• Ahora es tiempo de acción. Es hora de dar solución a cada derecho civil, como la libertad de expresión, en el continente. La democracia lo pide. Necesitamos apertura, pluralismo, tolerancia. Esto significa posicionar los valores de la democracia por encima de todo.

• El mundo está cambiando a pasos acelerados. El proceso de Datos y Conocimientos Abiertos son ejemplo de la tremenda velocidad, variedad y volumen de la información. El fenómeno de la democracia digital, de una sociedad más empoderada y más informada, de cada vez mayor acceso a
internet, es irreversible.

• En este contexto de apertura exponencial de la información, no podemos mantener estándares dobles en cuanto a la libertad de expresión y el pluralismo. Es el deber de todos proteger estos derechos que son pilares fundamentales del sistema democrático.

• No queremos ni monopolios u oligopolios privados o estatales, que de hecho restringen la libertad de prensa.

• Pueden estar seguros que en la OEA pueden encontrar un socio estratégico en la búsqueda de mecanismos para fortalecer la democracia y ampliar los derechos de todos los ciudadanos.

• Permítanme antes de finalizar, agradecer a Televisa y a OTI por el apoyo brindado en la campaña a favor de cada día logremos más derechos para más gente, incluyendo el derecho a las distintas formas de expresión.

• La campaña “Más derechos para más gente, “responde a una realidad ineludible: muchos ciudadanos en las Américas no tienen aún hoy acceso a algunos de los derechos básicos, que aún permanecen en el papel. En la OEA tenemos el compromiso de cambiar esto.

• ¿Por qué “más derechos para más gente”? En teoría, todos tenemos los mismos derechos, pero la realidad es otra. El terreno de juego está desnivelado cuando las oportunidades dependen de la raza, el lugar donde uno nace, la cuna social, el género o la orientación sexual.

• Expandimos esta campaña con tres vídeos cortos de interés público sobre grupos sub representados o marginados en nuestras sociedades: las mujeres, las personas con discapacidad y los afrodescendientes.

• Los invitamos a apoyarnos en esta campaña para asegurarnos que ser mujer, tener determinado color de piel o tener una discapacidad no signifique quedar marginado de derechos y oportunidades.

• La OEA debe es la voz que no calla ante la desigualdad y la discriminación.

• La OEA está a favor de que todos los ciudadanos del continente gocen de cada uno de sus derechos. Unamos nuestras voces,... unamos nuestras fuerzas para que cada día haya “Más derechos para más gente”.

MUCHAS GRACIAS