Discursos y otros documentos del Secretario General

CEREMONIA DE ENTREGA DE LA PROPUESTA DEL PLAN DE ACCIN EN HONDURAS

28 de septiembre de 2015 - Washington, DC

La corrupción en sus diversas formas es uno de los grandes flagelos que amenaza la gobernabilidad democrática, el Estado de derecho y el desarrollo de la democracia en nuestro hemisferio. Peor que la corrupción es la impunidad, o sea, que el Estado no tenga la capacidad para sancionarla.

Amigas y Amigos.

Hoy estamos aquí para anunciar una iniciativa integral para el combate a la corrupción y la impunidad en Honduras.

En respuesta a la solicitud presentada por el Gobierno de Honduras el pasado 14 de septiembre, la Secretaría General de la OEA ha elaborado una propuesta integral, que toma en cuenta las preocupaciones y clamores de la sociedad hondureña, y cuya expresión práctica es el establecimiento de una Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH).

La Misión estará dirigida por un jurista de reconocimiento internacional con probada experiencia profesional en la investigación de corrupción y el combate a la impunidad, y reportará directamente a la Secretaria General de la OEA.

Las cinco áreas de acción de la Misión son:

• El establecimiento de un grupo de reconocidos jueces y fiscales internacionales cuya labor es supervisar, asesorar y brindar apoyo a los órganos de control hondureños en la investigación y persecución penal de los delitos cometidos por actos de corrupción.

• La elaboración de un diagnóstico sobre el estado de la situación del sistema de justicia hondureño a través del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA).

• El apoyo en la implementación de las recomendaciones formuladas por el Mecanismo de Seguimiento de la Convención Interamericana contra la Corrupción en Honduras.

• La Asistencia en la implementación de las recomendaciones identificadas por las evaluaciones del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana (SNSC) realizado por la Organización de los Estados Americanos.

• La creación de un Observatorio de Justicia integrado por organizaciones académicas y de la sociedad civil hondureña para dar seguimiento y evaluar el progreso de la reforma del sistema de justicia hondureño.

Esta propuesta está orientada hacia el logro de soluciones que reflejen la realidad hondureña. Se ha construido en base a experiencias exitosas de otros países pero con singular apego al contexto hondureño.
Para todo esto, lo principal es el fortalecimiento de las instituciones de Honduras.

La Misión buscará la mejora en la calidad de los servicios que presta el aparato de justicia en Honduras y para ello trabajará conjuntamente con las instituciones del Estado y la sociedad civil.

Es evidente que la Misión irá más allá de ser un mecanismo de lucha contra la corrupción y la impunidad. Su espíritu es contribuir a que el sistema de justicia sea una herramienta efectiva en la lucha contra la impunidad, que logre ganarse el respeto del pueblo de Honduras y se convierta en pieza esencial del sistema democrático.

No será tarea fácil - si fuera fácil lo haría otro- es una transformación que requiere el apoyo de todos los actores del arco social, político y económico del país, además de las instituciones del Sistema Interamericano.

Hago pues un llamado para que recorramos juntos este camino, para que la democracia hondureña pueda gozar de la credibilidad, legitimidad y solidez que el pueblo hondureño se merece.

Agradezco al señor Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y a todos quienes han depositado su confianza en la OEA para poner en práctica esta iniciativa .

El hemisferio tendrá sus ojos puestos en Honduras. Definitivamente es nuestro trabajo hacer que todos seamos iguales ante la ley, y los ejemplos que en la materia está dando Honduras, son definitivamente ejemplos para todo el continente.

Muchas gracias