Discursos y otros documentos del Secretario General

LA CORRELACIN ENTRE SEGURIDAD, DEPORTE Y DESARROLLO SOCIOECONMICO CONFERENCIA REGIONAL PARA LAS AMRICAS

25 de junio de 2015 - Washington, DC

El deporte -y en prácticamente todas las partes del mundo el futbol-, se ha convertido en un lenguaje universal, un común denominador capaz de derribar muros y barreras; un lenguaje que envuelve y reúne al mundo entero.


AMIGAS Y AMIGOS

El deporte es un instrumento que definitivamente puede ser utilizado para el desarrollo y el progreso, que nos lleva a enriquecernos culturalmente y que fortalece los intercambios. Pero obviamente no lo podemos desconectar de las realidades de nuestras comunidades, de nuestras propias vidas.

Ustedes no saben cuánto; por ejemplo, me controlé durante la 45 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, recientemente, para no expresarme respecto a mi querido equipo de futbol, el Club Nacional, cuando ganó también el 45 campeonato de Liga Nacional. El club más laureado en el mundo en campeonatos nacionales.

Eso significa sentimientos muy profundos, sentimientos que están arraigados en las pasiones y en las emociones que siente cada uno de los que están aquí y cada uno de nuestras comunidades. Obviamente que nuestras comunidades y nuestra opinión pública en estos momentos también llevan sus propias preocupaciones. En general, hoy vemos en nuestra opinión pública cada vez mayores sensibilidades y más alertas tempranas en cuanto a vincular la política con los negocios o con los enriquecimientos indebidos. Eso también debemos erradicarlo, en el mundo del fútbol, en el mundo del deporte, debemos desterrar a quienes quieren enriquecerse indebidamente, como lo demuestra el reciente escándalo de la FIFA.


No podemos hablar de seguridad en el deporte si no hablamos también de mantener el deporte blindado respecto a esas prácticas. Los grandes eventos deportivos, como los mundiales de futbol, las Olimpiadas, o los campeonatos continentales, pueden unir a los pueblos, acercarlos, cuando se actúa con transparencia, pero no cuando se utiliza la pasión por las competencias deportivas, para el enriquecimiento indebido.

Debemos fortalecernos trabajando como comunidad internacional en su conjunto, en este espacio de las Américas especialmente. Debemos seguir tejiendo alianzas con entidades de desarrollo, con la sociedad civil y el sector privado, y así podremos optimizar el impacto del deporte en las Américas.


Los grandes eventos traen consigo una amplia visibilidad, llaman la atención del público, generan la concentración de personas en lugares específicos y, por supuesto, atraen la atención de los medios. Debemos lograr los mejores resultados y debemos tener en cuenta la seguridad especialmente para mantenerlo fuera de la delincuencia común y de la delincuencia organizada, así como de los grupos asociados al terrorismo. No faltan ejemplos prácticos en esta materia.

La OEA hace frente a estas amenazas a través de la Secretaría del Comité Interamericano contra el Terrorismo, CICTE.

Su Programa de Seguridad en Grandes Eventos apoya y promueve la cooperación entre todos los Estados Miembros de la OEA en materia de planificación de la seguridad, fortaleciendo las capacidades de las instituciones involucradas.

Se ha ido optimizando el Observatorio Permanente Internacional (IPO) de las Américas, el cual es una iniciativa conjunta de la OEA y del Instituto Interregional de las Naciones Unidas para Investigaciones sobre la Delincuencia y la Justicia (UNICRI). Este es el primer servicio mundial de asesoría creado específicamente para promover el desarrollo de las capacidades de las autoridades nacionales encargadas de la seguridad en eventos masivos, para promover la cooperación internacional en la materia y para reunir a expertos nacionales de entidades públicas involucradas en la seguridad.

IPO Américas ha dado lugar a la creación de la primera Red de Puntos Focales Nacionales para Grandes Eventos que ha promovido el intercambio de información, conocimientos, documentos y tecnologías entre los países de la región. A la fecha, esta red cuenta con la participación de 29 países del continente americano.


No existe país que tenga todas las respuestas para mejorar la seguridad de los ciudadanos contra las amenazas del terrorismo. Sin embargo, al promover una mayor comunicación y colaboración, podremos crear una estrategia unida que permita establecer una mayor seguridad en las actividades deportivas, lo cual tiene implicancias positivas para los eventos deportivos en sí.

Hace dos años, la OEA firmó un acuerdo con el Centro Internacional para la Seguridad en el Deporte para crear innovadores métodos de cooperación que lleven a la conformación de estrategias nacionales de seguridad y la prevención de delitos en grandes eventos y así mantener la integridad y la seguridad en la práctica del deporte.

En el marco de nuestro esquema de cooperación vigente con el Centro Internacional para la Seguridad en el Deporte, hemos conformado una visión para establecer conjuntamente un Centro de Excelencia para las Américas. Mediante la investigación y el intercambio de información y mejores prácticas, este centro promoverá políticas encaminadas a proteger la celebración de eventos deportivos y proteger las oportunidades que este y otro tipo de eventos importantes generan en la región.

El Centro de Excelencia elaborará y promoverá además iniciativas para proteger los eventos deportivos en todo el mundo. Será un espacio para que los generadores de políticas del sector privado y el público (deportes, desarrollo, planificación, finanzas, seguridad, turismo, derechos humanos, salud, transporte, relaciones exteriores, así como ciudades y entidades académicas importantes) en las Américas compartan experiencias sobre la preparación de grandes eventos deportivos y la promoción del desarrollo socioeconómico a través de estos.

Asimismo, el Centro brindará a los encargados de la generación de políticas información sobre oportunidades de financiamiento para apoyar el fortalecimiento de los sectores encargados de la promoción del deporte.

Poner al deporte del lado del desarrollo, la equidad y la justicia social es tarea de todos.
MUCHISIMAS GRACIAS