Discursos y otros documentos del Secretario General

CIERRE DE LA CUADRAGSIMO QUINTA ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA

16 de junio de 2015 - Washington, DC

Hoy mi amigo Sergio Jellinek, a quien ustedes ya todos lo conocerán, me entregó algunos titulares de este tiempo. Unos de esos decían: “OEA cierra el paso a quiebra institucional de Guatemala”; “La OEA da luz verde a Almagro para iniciar proceso de reforma”; “República Dominicana se ofrece como sede de la próxima Asamblea OEA”; “Brasil quiere resucitar la OEA”; “Países de la OEA instruyen a Almagro a realizar reformas”; “Estados Unidos celebra idea de una OEA renovada”.

Amigas y Amigos todos,

Estos son algunos titulares de la prensa hemisférica y hay un largo etcétera despues de estos. No son los de una OEA irrelevante. Antes de que la Asamblea General 45 comenzara, muchos me preguntaron cuáles eran mis expectativas, qué significaría un éxito al final de esta Asamblea y les respondí que, para mí, sería exitosa si en el dialogo con los cancilleres pudieramos obtener una hoja de ruta para la modernización de la OEA, para realizar las transformaciones necesarias para que la coloquen más cerca de las necesidad de la gente en el hemisferio. Creo que hemos cumplido con creces y los felicito a ustedes por su trabajo.

Estoy convencido que el resultado es quizás tan importante como el proceso, ya que lo hemos hecho juntos, en un dialogo constructivo, que demuestra la voluntad política de todos los países miembros de darle un firme impulso a la organización para que pueda ponerse a tono con las necesidades del hemisferio.

La Asamblea General aprobó una resolución que faculta a la Secretaría General junto a ustedes, junto al Consejo Permanente, a realizar los ajustes organizacionales necesarios para que la visión de la OEA y sus cuatro pilares (Democracia, Derechos Humanos, Seguridad y Desarrollo Integral) estén alineados a una estructura ágil y funcional de la organización, evitando duplicaciones inútiles.

Concebimos una OEA actuando en tres dimensiones: la nacional prestadora de servicios a los países, como observación electoral, facilitadores judiciales, en el área de políticas públicas; la hemisférica, con diálogo político e iniciativas hemisféricas como seguridad ciudadana, escuela de gobierno; y la global, aportando soluciones a temas globales desde cambio climático hasta la intolerancia religiosa o el terrorismo.

Respecto de nuestro trabajo en la dimensión hemisférica, hago mías las recomendaciones efectuadas por los países miembros en el sentido de fortalecer la coordinación y sinergias del sistema interamericano y, paralelamente, buscar áreas de complementación con otras instancias como UNASUR y CELAC.

A esos efectos nombraremos un punto focal que estará exclusivamente dedicado a estas labores de coordinación.

Concebimos, entonces, una OEA que genera bienes públicos tanto a nivel hemisférico como a nivel nacional, y lo importante es que éstos sean usados por los países. Esto implicará hacer menos cosas, pero las que hagamos deberán hacerse con excelencia.

La resolución también nos permite trabajar en la incorporación de una cultura de resultados tanto externos como internos, para así poder expandir la legitimidad pública de la Organización.

Internamente, seguiremos forjando una alianza firme con el Consejo Permanente y el personal de la OEA, partes claves sin el apoyo de las cuales no habrá transformación posible.
Pero esta transformación interna está dirigida a que la OEA tenga un papel más dinámico y activo a nivel externo.

Por ello quisiera felicitarlos también por las resoluciones adoptadas durante esta Asamblea, entre las que se destacan el apoyo a la institucionalidad en Guatemala, la observación electoral en Haití, la convención para los adultos mayores, y el plan de acción para la inclusión social, por citar algunas.

Amigas y Amigos todos,

Quiero agradecerles a todos por el apoyo brindado en el periodo de transición y durante esta Asamblea, y me comprometo a mantener un dialogo sustantivo con ustedes para que el proceso iniciado hoy siga adelante y, mientras las reformas se llevan adelante, podamos ir mostrando resultados, realizaciones que vayan señalando el camino hacia donde todos queremos ir. Hacia una OEA que todos reconocen como suya, porque está en el centro de las preocupaciones de los ciudadanos del hemisferio.

Paso a paso, prometiendo menos y haciendo más podremos lograrlo

Muchísimas gracias