Discursos y otros documentos del Secretario General

MODERNIZACIN EN LA OEA SEGUNDA PLENARIA DE LA 45 ASAMBLEA GENERAL

15 de junio de 2015 - Washington, DC

Gracias Señor Presidente. Es de conocimiento de ustedes que, durante los nueve meses en los que trabajamos en la posibilidad de asumir este cargo, realizamos consultas y gestiones permanentes a los efectos de enriquecer nuestro plan de trabajo y que nos llevaron a una realidad insoslayable para esta Organización: la necesidad de su reforma y de su modernización.

Es para nosotros imprescindible asumir este momento de verdad y, por lo tanto, alinear esta Organización a objetivos concretos y claros, y hacer la estructura y funcionamiento de la Organización de los Estados Americanos completamente consistente con los pilares de la visión estratégica que Ustedes aprobaron.

Es también fundamental que esta estructura y funcionamiento de la Organización tenga especialmente en cuenta las condiciones y motivación de los funcionarios para potenciar sus capacidades, respetar sus derechos, satisfacer su carrera y dar una renovada motivación a su trabajo.

Para tener una OEA ágil, que facilite la solución de problemas a nivel hemisférico, entre países, y también a nivel nacional, y también para que contribuya con su experiencia en plataformas globales, es imprescindible alinear la misión y los cuatro pilares con una estructura que tienda a llevarnos desde el Comando y Control tradicional de la OEA, hacia una organización que opere como matriz, basada en resultados donde las dimensiones hemisféricas y nacionales puedan retroalimentarse.

Este proceso, que ya se inició en el Consejo Permanente de la organización, despierta optimismo en el personal de la OEA, con quien realizamos recientemente un foro abierto para conocer todas las opiniones. Quedamos realmente impresionados por su nivel de compromiso y pasión con la misión de la Organización de los Estados Americanos.

Lo que no se pueda medir, difícilmente se pueda gestionar. Por ello es que queremos, junto a Ustedes, instaurar una cultura de resultados para que la institución, su Secretario General y el personal sean evaluados por lo que hacen y no por lo que dicen. Debemos ser más eficientes con nuestros costos y, a partir de los mismos, obtener mejores resultados.

Paralelamente a las dos dimensiones de acción que mencioné en mi discurso inicial, la hemisférica y la nacional, creo que existe un espacio para mejorar la coordinación del sistema interamericano y, de esa forma, ganar en eficiencias que beneficien a todos.

Hemos comenzado un dialogo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en esa dirección, y formaremos grupos de trabajo en varias áreas para evitar duplicaciones y aprovechar nuestras respectivas ventajas comparativas. Queremos buscar sinergías y ganar en eficiencia también con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Instituto Interamericano de Cooperación en Agricultura (IICA) y otras instituciones del sistema, al tiempo que estrechamos la cooperación con otras instituciones del ámbito global, como el Banco Mundial.

Hay también espacios de cooperación aun no aprovechados con UNASUR, CELAC, SICA, CARICOM, MERCOSUR, entre otros espacios regionales que exploraremos para fortalecer la acción hemisférica.

Hemos constatado, en las interacciones con el personal y el Consejo Permanente, que existen áreas donde es probable lograr mayores alineamientos y eficiencias. Les cito algunos ejemplos:

• Entre la visión estratégica, los 4 pilares y la organización actual de la OEA.

• Claras oportunidades de alinear mejor la demanda de servicios que los países requieren de la OEA con los que la organización puede ofrecer.

• Mejora en la interacción y cohesión entre las tres partes vitales de la OEA, su personal, sus dueños -o sea los gobiernos que Ustedes representan- y la Secretaría General. Ya hemos dado algunos pasos en esa dirección.

• En el área de la gestión organizacional, financiera y administrativa, es central el reorientar los procesos hacia resultados tangibles.

Es fundamental estructurar los procedimientos administrativos de esta Organización en función de nuevos diseños tecnológicos y de mejora de gestión.

Estas oportunidades de mejora en la Organización, para alinear la Visión Estratégica y sus cuatro pilares, requerirán quizás la eliminación, revisión y creación de algunas secretarías.

Es una discusión que queremos dar con los países de cara a la elaboración del próximo Presupuesto, y por eso hoy está sobre la Mesa una propuesta de resolución para que la Asamblea General autorice al Consejo Permanente la aprobación de los cambios necesarios, para que podamos construir una Organización basada en resultados y alineada con su visión.

Hemos comenzado ese intercambio y creemos que la aprobación de dicha resolución permitirá avanzar rápidamente con el Consejo Permanente en los cambios señalados. Hemos abierto la Secretaría General al diálogo, esperamos que ese diálogo nos dé ideas fecundas y nuevas posibilidades para trabajar juntos, apoyarnos recíprocamente y, a la vez, lograr mejores condiciones de gestión para esta Organización.

También pensamos que es necesario abordar la situación económica de la OEA y su deterioro gradual y acumulativo. Sin embargo, no queremos que la discusión de la reestructura se contamine con esta discusión financiera.

Por eso proponemos procesar los cambios en la organización sin alterar el techo presupuestal aprobado. Y éste es un compromiso.

No obstante, debemos ser conscientes que el Sistema actual de financiamiento de la OEA, así como el actual Sistema de ajustes de ingresos y gastos, debe ser discutido en profundidad, de forma de enfrentar las vulnerabilidades económicas y financieras de la Organización.

Esperamos en estos temas sus ideas, sin perjuicio a los estudios que hemos iniciado para racionalizar y hacer más eficientes nuestros gastos.

No podemos tener una Organización fuerte con una situación económica y financiera vulnerable. Esta es una discusión política y no de recursos, y en los próximos meses debemos encararla.

Amigas, amigos:

Creo que, a lo largo de estos meses, primero en el proceso eleccionario, y luego al responder el apoyo generoso que Ustedes me brindaron, he dado a conocer mi visión, el plan de trabajo y la voluntad de que juntos logremos implementarlo.

Tenemos una oportunidad única de mantener aquí un dialogo abierto y franco para que, con vuestra guía, podamos alinear la visión estratégica de la OEA y sus pilares a una estructura más racional, más ágil, que nos permita dar los primeros pasos hacia una OEA cada vez más cerca a los ciudadanos del hemisferio.

Es tiempo de cambio y juntos tenemos la oportunidad de poner la OEA al servicio de todos los ciudadanos de las Américas.

Muchísimas Gracias